Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/18/2010 12:00:00 AM

Peleas en 140 caracteres

En 2010 Twitter se convirtió en la herramienta preferida de muchos para expresar sus opiniones. Para algunos, es el nuevo escenario del debate político.

"Llevo 10 años pidiéndole a Piedad Córdoba muy decentemente que me arregle las goteras, pero ha sido imposible. ¡¡pido públicamente ayuda!!". De ese modo la actriz Diana Ángel le reclamaba a la ex senadora por una gotera que estaba dañando su habitación y la de su hijo. Y no habría dejado de ser un simple altercado entre vecinas de no ser porque Ángel lo convirtió en un asunto público a través de su cuenta de Twitter. El escándalo pronto salió en los medios, que siguieron paso a paso la riña que se desató en esta red social. La senadora acusó al papá de Ángel de robarse un dinero de la administración del edificio, y la actriz, a su vez, la reprochó por utilizar artimañas políticas para evadir su responsabilidad.

Al final el problema se solucionó y la senadora arregló las goteras. Pero este episodio, que parece banal, mostró el poder de Twitter en Colombia, la red social que más crecimiento ha tenido en el último año en el país y en Latinoamérica. Colombia aparece en el puesto 15 entre los 20 países en donde esta página ha tenido mayor penetración y, aunque no existen cifras oficiales, se calcula que hay más de 800.000 colombianos registrados. Si bien los números son pocos en relación con los usuarios de Facebook (11.764.900), la influencia de esta herramienta ha sido más evidente, según Víctor Solano, tuitero consagrado y experto en el tema, por el tipo de personas que han ingresado.

Varios líderes políticos han encontrado en Twitter una nueva forma de comunicarse, y para algunos se ha convertido en la herramienta preferida para masificar sus opiniones. Personajes como el ex presidente Álvaro Uribe se han valido de esta aplicación para hacerles frente a las críticas, y en ocasiones este espacio se ha transformado en un verdadero ring político con sus opositores ideológicos. La bronca más reciente tuvo como protagonista al columnista Daniel Samper Ospina, a quien Uribe le dijo en los 140 caracteres permitidos que era un humorista y un parásito. A lo que Samper le contestó en forma de burla que no se refiriera así a Alfredo Rangel, otro columnista de marcada tendencia uribista.

El ex mandatario también se ha enfrentado a punta de trinos (como se les conoce a los mensajes que se publican en este portal) con Piedad Córdoba y con el ex presidente César Gaviria, y en varias ocasiones lanza mensajes enérgicos contra tuiteros que discrepan de su gobierno. "No se esconda en Twitter o en cualquier otra capucha", escribió en alguna ocasión. Con el escándalo que desataron los cables de WikiLeaks sobre Colombia, el ex asesor presidencial José Obdulio Gaviria publicó en su cuenta: "Twitter es mi emisora", y les pidió a los periodistas que siguieran sus trinos en lugar de llamarlo a Suiza.

Para el antropólogo Juan Pablo Quintero, Twitter permite este ambiente confrontacional debido a que la web 2.0 ha generado en el público la percepción de que se puede opinar libremente. Así mismo, la idea de la virtualidad le da a la persona cierto sentimiento de libertad, "pues finalmente es más fácil decir lo que uno piensa a través de Twitter que decirlo de frente", señala Quintero. El problema es que algunas de esas peleas han traspasado el mundo virtual, como ocurrió con el congresista Rodrigo Lara, a quien Uribe demandó por calumnia luego de que Lara escribió: "Presidente, qué piensa hacer usted para aclarar la muerte de dos incómodos testigos en su contra: Pedro Juan Moreno y César Villegas".

El mayor auge de tuiteros políticos se vivió durante las elecciones, cuando los candidatos tanto al Congreso como a la Presidencia echaron mano de la tecnología para cautivar a sus votantes. El fenómeno de la ola verde, en cabeza de Antanas Mockus, debió parte de su acogida a los 140 caracteres que le permitieron al candidato replicar sus ideas y de paso ahorrarse unos pesos en su campaña. Según el sociólogo Fabián Sanabria, así como en 2004 los españoles se enteraron a punta de mensajes de texto sobre el responsable real de los atentados en la estación de Atocha y esto incidió en el resultado de las votaciones, en Colombia las personas pudieron conocer minuto a minuto lo que pensaban tanto sus candidatos preferidos como sus detractores.

Solano considera que el fenómeno de las elecciones pasadas fue el mismo que en 2006 generaron los blogs de opinión. Pero reconoce que Twitter ha tenido más acogida debido a la sencillez de la aplicación. "Mientras los blogs traían textos largos y elaborados, los 'tweets' son más directos. Y la gente prefiere las frases emotivas y espontáneas, porque esto genera reacciones", señala Solano. Para el psicólogo Diego Castrillón, el atractivo de esta red social es la inmediatez con que la gente expresa sus ideas. "El rasgo característico de los humanos es la socialización, y con Twitter hay una comunicación permanente que les permite a las personas saber lo que el otro piensa en tiempo real y sin estar cerca -explica el experto-. Es como leer la mente", agrega.

Sanabria, por su parte, atribuye el éxito de las redes sociales a la necesidad natural de los individuos de mostrarse y de que hablen de ellos sin importar si lo que dicen es bueno o malo. Además, considera que el arribismo de algunos colombianos ha hecho que esta aplicación sea más popular, pues les permite a algunos sentirse reconocidos dentro de la sociedad. "Cuando alguien sigue a Shakira o cuando Uribe le responde un trino a una persona del común, esta siente que el personaje se interesa por ella y que es parte de su vida. Es una herramienta para acercar las élites al pueblo", anota Sanabria. Además, la persona no tiene que solicitar la amistad y esperar a que la acepten, sino que los usuarios pueden seguir a los que aman como a los que odian, lo que les da una sensación de inclusión.

Pero el auge también se debe a que los usuarios le han dado funciones diferentes a la de contestar la pregunta con la que surgió esta aplicación: ¿Qué estás haciendo? Hoy en día no existe un medio de comunicación importante que no tenga una cuenta de Twitter por la que alimentan de noticias a sus seguidores, y algunas empresas lo utilizan para conocer las preferencias de sus clientes. Otros encuentran en esta red un canal de denuncia, como el usuario que puso hace poco: "Están atracando un bus por la 7a sentido norte sur entre 120 y 90. Por favor, si alguien ve algo, paren a ese hp". Y algunos encuentran en esta red una herramienta de trabajo, como el caricaturista Bacteria, quien a veces acude a Twitter para orientar el tema de sus ilustraciones. "Hay semanas en las que ocurren tantas cosas, que es difícil escoger un tema para dibujar. Entonces pregunto por Twitter a mis seguidores qué opción es la que más les interesa. Es una especie de termómetro para medir cómo están los ánimos", cuenta el artista.

En México, a comienzos de este año, los tuiteros utilizaron esta red social para avisar a los conductores sobre la ubicación de retenes de la Policía que controlan los niveles de alcohol. Y en Venezuela, los trinos han sido un canal para expresar opiniones que de lo contrario no podrían compartir. La fuerza de persuasión de esta herramienta ha sido tal, que hace un par de semanas el gobierno de Hugo Chávez propuso un proyecto de ley para castigar a quienes envíen mensajes irrespetuosos a los poderes públicos a través de las redes sociales, por considerar que estos crean zozobra y promueven el desconocimiento de las autoridades legítimas.

La influencia de Twitter ya se siente en el mundo entero. Por eso Solano afirma que en menos de dos años esta será la red social dominante.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.