Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/3/2017 8:00:00 AM

El mal de calentar silla en el trabajo

Crece la evidencia de que el presentismo, ese hábito de aparentar ser el más trabajador al permanecer más tiempo en las oficinas, enferma a los empleados.

Mientras el teletrabajo y la flexibilidad de horario toman fuerza en algunas compañías, hay quienes consideran que la forma más efectiva de mostrar su desempeño laboral es no pararse del puesto, mostrarse estresado frente al computador por exceso de carga laboral, ir enfermo a la oficina y salir de último, preferiblemente después del jefe.

A eso se le llama presentismo, una palabra que denota la idea de estar en la oficina sin hacer algo productivo, solo por aparentar y dar la imagen de ser un buen trabajador. Es la situación contraria al ausentismo practicado por quienes evitan ir al trabajo, un fenómeno que se creía más perjudicial para las empresas por los días laborales perdidos. Sin embargo, numerosos estudios muestran que calentar puesto, como se le dice coloquialmente, podría ser un hábito laboral más dañino no solo para la compañía, sino para el empleado.

Puede leer: “Los dos males del mundo son la depresión y la falta de autoestima”

Aunque calentar silla y esperar a que el jefe se vaya parece una simple pérdida de tiempo, a largo plazo podría causar enfermedades. El estudio más reciente, publicado por American Journal of Epidemiology en Estados Unidos, revisó los trabajos sobre el tema en los últimos 50 años y encontró que quienes pasan demasiado tiempo en la oficina tienen de 40 a 80 por ciento más posibilidades de sufrir enfermedades cardiacas. También son más propensos a padecer cáncer, en comparación con quienes trabajan de 35 a 40 horas a la semana, es decir, alrededor de 6 a 8 horas diarias. Un estudio de University College de Londres encontró datos similares. Aquellos que trabajan entre 42 y 48 horas semanales tienen un 10 por ciento de riesgo de sufrir derrame cerebral, pero los que lo hacen de 49 a 54 horas tienen un aumento del 27 por ciento, causado principalmente por la acumulación de estrés. Finalmente, estos hallazgos evidencian que estar sentado en el escritorio aumenta un 13 por ciento la posibilidad de enfermedad coronaria.

La salud mental también se ve afectada. Se supo que estar sentado fingiendo trabajar perjudica la tranquilidad, crea frustración, y aumenta la ansiedad, el nivel de estrés y la tensión laboral. “Esta tendencia incrementa los niveles de la hormona del estrés (cortisol), los malos hábitos alimenticios y la falta de actividad física debido a un tiempo de ocio limitado”, dijo la doctora Marianna Virtanen, una de las autoras del estudio.

Le sugerimos: Ser bueno paga: un acto de bondad al día reduce el estrés

La psicóloga organizacional Milena Chavarro considera que los avances tecnológicos han logrado hacer el trabajo más fácilmente y en menos tiempo. “Sin embargo, en Colombia la cultura de terminar las obligaciones e irse temprano está catalogada como una ofensa o falta de compromiso”. Es así como la gente prefiere permanecer más tiempo en su puesto por miedo a que su jefe piense que no trabaja y correr el riesgo de ser despedido.

Algunos expertos consideran que a Colombia le falta mucho para que los directivos consideren el teletrabajo como una opción en las empresas. Clara Rojas, psicóloga fundadora de CRM Psicología Organizacional, asegura que “más del 70 por ciento de las organizaciones en Colombia mantienen una cultura organizacional antigua, donde el desempeño del trabajador todavía se mide por las horas de trabajo en su sitio, más no por su desempeño”.

Le recomendamos: ¿Estar desempleado mejora la salud mental?

El problema radica en la falta de confianza de los directivos y jefes. “La gente debe estar orientada en los resultados del empleador. Así el trabajador será más proactivo”, dice Adriana España, directora ejecutiva de la Asociación de Gestión Humana (Acrip) en Bogotá. De hecho, numerosos estudios señalan que trabajar largas jornadas reduce la capacidad de producción de las personas. John Pencavel, investigador de la Universidad de Stanford, dice que trabajar muchas horas al día o por muchos días consecutivos reduce a largo plazo la productividad. “Los trabajadores necesitan tiempo para recuperarse”, señala. Los expertos dicen que los jefes tienen la solución si fomentan una cultura organizacional que permita equilibrar el trabajo y la vida privada, de modo que el empleado logre cumplir con sus obligaciones, pero también disfrutar de un tiempo de esparcimiento para recuperarse.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.