Jueves, 23 de febrero de 2017

| 2009/04/18 00:00

Pobres resultados

El país conserva su discreto desempeño en ciencia y tecnología.

Pobres resultados

De nuevos nos fue mal en indicadores de Ciencia y Tecnología. Colombia está muy por debajo de la media latinoamericana en cuanto a inversiones pública y privada en investigación y desarrollo y aunque el volumen de la inversión en el país se mantuvo estable en la última década, los vecinos mejoraron sus indicadores, lo que deja a Colombia en incómoda posición. El país invierte el 0,38 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), mientras los países latinoamericanos invierten en promedio el 0,9 por ciento de su PIB. Se considera que economías como la nuestra tendrían que invertir, al menos, el 1 por ciento. Brasil, por ejemplo, está en el 1,3 por ciento; Chile, en el 1 por ciento, y ni hablar de los países desarrollados; Estados Unidos destina a este campo más del 3 por ciento del PIB anual.

El Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología acaba de entregar su último informe, con un balance consolidado del período 2000 a 2007. Tenemos 5.000 y pico de compatriotas con doctorado -una cifra nada despreciable, hay que decirlo-, de los cuales algo más de la mitad están trabajando en investigaciones dentro del país. No se sabe qué está haciendo el resto porque no se les conoce investigación científica reciente y es probable que no pocos de ellos estén dedicados a oficios diferentes a la investigación. Algo inquietante está ocurriendo en los programas de doctorado de las universidades colombianas: la tasa de graduaciones es extremadamente baja y del total de 12.000 investigadores trabajando actualmente en proyectos avalados por Colciencias, menos del 20 por ciento tienen nivel de doctorado.

Tiene razón la doctora Mónica Salazar, directora del Observatorio, cuando sostiene que la culpa no se puede endilgar en particular a este gobierno por destinar más dinero a la guerra que a la educación y la ciencia. Toda la vida, gobierno tras gobierno, modelo económico tras modelo económico, Colombia ha puesto la ciencia en lugares muy modestos en su lista de prioridades. El gobierno actual sólo ha mantenido esa deprimente tradición.

El maestro Carlos Vasco, quien coordinó la famosa 'Comisión de Sabios' que durante 1993 a 1995 preparó por encargo del gobierno de César Gaviria una política pública para revolucionar la ciencia, la educación y el desarrollo, relató hace poco que los siete gruesos volúmenes que el grupo elaboró con tanto esmero (además del profesor Vasco estaban allí Gabriel García Márquez, Rodolfo Llinás, Eduardo Posada y Manuel Ekin Patarroyo, entre otros) nunca fueron distribuidos ni divulgados y tuvo que rescatarlos años después de un garaje de Presidencia, en donde yacían arrumados sobre el piso y envueltos en papel encerado.

Aunque el informe es descorazonador, si se hace un esfuerzo se puede ver el vaso medio lleno; en los ocho años que cubre el estudio, se triplicó el número de investigadores activos; se pasó de 2.000 grupos de investigación en el año 2000, a 6.200 grupos en 2007, y las revistas científicas colombianas indexadas con categoría A (las de mayor calidad) pasaron de cuatro a 36. El doctor Eduardo Posada, presidente de la Academia Colombiana para el Avance de la Ciencia y líder histórico de la comunidad científica que promueve políticas públicas en la materia, es optimista y considera que la actual crisis económica se atravesó en un momento en que los indicadores empezaban a mejorar. Consultado sobre qué tendría que ocurrir para que el país dé un salto serio en sus indicadores, responde "que los empresarios entiendan que hacer investigación y desarrollo es el mejor negocio del mundo, como lo entendió Corea". Él insiste en la responsabilidad que cae sobre los hombros del sector privado colombiano para que el país evolucione en esa dirección.

Finalmente, hay que destacar la labor del Observatorio Colombiano de Ciencia y Tecnología, que monitorea estas cifras año tras año, y ofrece a la Nación un importante instrumento para las políticas públicas. El libro completo se puede descargar de: http://www.ocyt.org.co/colombia2008.pdf. n

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.