Lunes, 23 de enero de 2017

| 2016/10/03 10:02

Los pandas no quieren tener sexo

Según los expertos, la población de estos adorables osos está en peligro de extinción por las razones más increíbles: poco interés en el sexo. ¿Les podría pasar algo similar a los humanos?

Los expertos calculan que hay cerca de 1,600 pandas gigantes que viven en libertad en China, según datos del año 2015. Foto: Schoenbrunn Zoo via AP

Los osos pandas están en peligro de extinción y los expertos desde hace años diseñan campañas para que se adopten medidas urgentes que los salven. El problema es que su caso no se debe a que los humanos estén destruyendo su hábitat, aunque eso influye, ni a que los  capturan como mascotas o los persigan por su piel, como les sucede a otros animales también en peligro de desaparecer. Todo se debe a su poco entusiasmo por el sexo. Prefieren comer, dormir y hasta jugar antes de saborear los placeres de la carne. En esas circunstancias es muy poco lo que los humanos pueden hacer. Lo más curioso es que ellos están en una situación similar.

Pero primero, los pandas. La razón por la cual su libido esté siempre por el piso se debe a que la hembra panda solo entra en calor una vez al año, en la primavera, y cuando lo hace sus posibles parejas solo cuentan con una ventana de oportunidad de 72 horas a lo sumo para consumar el acto. Si no se avispan, tienen que esperar otro año para volver a tener ese chance. Esto lleva a otro problema, y es que como el sexo entre pandas es tan poco frecuente este animal no es propiamente un casanova en la materia.

Los expertos han notado que aquellos pandas no tienen como aprender con el ejemplo, mucho menos cuando están en cautiverio. Se calcula que menos del cinco por ciento de los machos puede copular de manera natural en estos espacios. Para superar este obstáculo los expertos del Centro de Investigación para la Procreación del panda en Chengdu, China, país que es dueño de la mayor población de estos osos en el mundo, optaron por exponerlos al porno. Con videos de otros pandas copulando, esperan que se exciten, y con otras estrategias como ejercicios para fortalecer los músculos de las piernas se ha logrado avanzar. Se calcula que así 60 por ciento de los pandas han logrado tener sexo sin problemas. Hace 20 años esa cifra era de apenas 25 por ciento.

Le puede interesar: Juguetones osos panda impiden que limpien su canasta

Ahora, el caso de los hombres. Aunque no es tan grave como el de los pandas, preocupan los recientes informes sobre la falta de interés en el tema sexual de algunos grupos, como los millenials. Hace poco científicos estadounidenses encontraron que estos jóvenes, nacidos en los años 90, eran menos activos sexualmente que sus padres y abuelos debido a que la tecnología evita que interactúen cara a cara.

En Japón, donde se encuentra la población más vieja del mundo, la situación es más grave y la preocupación llegó al gobierno. En una reciente encuesta el 42% de los hombres y el 44,2% de las mujeres solteras dijeron ser vírgenes. Esta proporción ha aumentado con respecto al año 2010, cuando el 36,2% de los hombres y el 38,7% de las mujeres declararon no haber tenido su primera relación sexual. Los jóvenes no sólo no parece interesarles formar familia, ni siquiera les llama la atención el sexo. Están priorizando su independencia y tratan de alejarse de los "problemas" que puede traer una relación amorosa.

En el caso de los millenials la solución no es el porno pues este fenómeno es parte del problema. Hay evidencia de que los más jóvenes distorsionan su visión de la sexualidad al observar videos triple X. Robert Weiss, experto en adicciones, dice que en los últimos 20 años los problemas sexuales de los jóvenes que consumen porno online aumentaron hasta un 25 por ciento debido a que tanto estímulo eleva la dopamina a tal punto que “cuando estos jóvenes van a acostarse con alguien, sufren de algún tipo de disfunción sexual y no lo disfrutan”, dice.

Le recomendamos: ¿Por qué los pandas sobreviven comiendo bambú siendo carnívoros?

Los pandas tienen un problema similar y es que son criaturas solitarias y muy exigentes cuando se trata de escoger pareja. Solo quieren ir un paso más allá cuando están seguros de que les gusta alguien del sexo opuesto y eso sucede muy rara vez. Por eso están como están. Del verano hasta finales del otoño el macho panda no está interesado en sexo. Solo en el invierno y la primavera sus niveles de testosterona empiezan a aumentar en preparación para la temporada de apareamiento que inicia en marzo y dura apenas un par de días. Muy poco tiempo para los estándares humanos.

Cuando finalmente se da el encuentro entre dos pandas, no siempre la copulación termina en un embarazo. Meghan Martin Wintle, una investigadora de la organización PDXWildlife, de Oregon Estados Unidos, quien que trabajó en el centro de Chengdu, decidió exponer a las hembras pandas a muchos potenciales pretendientes. Cuando notaba que alguno era de su interés se lo ponían junto con otro macho en su jaula.

La estrategia del menage a trois funcionó. Martin-Wintle encontró que tanto el macho como la hembra inician el cortejo cuando previamente han mostrado intereses en un panda. Y cuando esto sucedía era mucho más fácil que la copulación terminará en el nacimiento de un bebé. El mejor resultado se vio cuando ambos se eligen mutuamente como pareja. Esta atracción mutua ofrece hasta 75 por ciento de éxito en la reproducción. Otros factores afectan el proceso. Por ejemplo, si las hembras han sido criadas por sus padres y no por humanos, hay más posibilidades de que tengan hijos. Los machos viejos y grandes también tienen mayor opción de ser padres.

Le sugerimos: El Oso panda, de amenazado a vulnerable

En Gran Bretaña uno de cada cinco jóvenes entre 16 y 24 años no tiene una pareja sexual lo cual acaba con aquel estereotipo de que los jóvenes hoy son muy activos en esta materia y desde una edad muy temprana. Aunque todo eso es preocupante, los humanos no están en peligro de extinción. Es posible que la situación de los millenials sea pasajera y todos resuelvan su falta de sexo con el tiempo y sin intervención externa. Eso mismo se espera de los pandas. En China ya algunos han sido liberados a su hábitat natural. Ahora, el reto es que encuentren una pareja ideal para desfogar toda su energía sexual, en marzo y en cuestión de 72 horas.

Le puede interesar: ¿Sexo? No, gracias

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.