Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/11/2012 12:00:00 AM

¿Por qué Usain Bolt va a competir contra un atleta sin piernas?

Hasta hace poco era inimaginable ver correr en los Olímpicos a Usain Bolt, el hombre más rápido de la tierra, al lado de un velocista con prótesis de carbono en vez de piernas. El sudafricano Oscar Pistorius hará esto posible, aunque muchos se opongan.

Pistorius partió en dos la historia del deporte. El sudafricano, conocido como "el hombre más rápido sin piernas", va a representar a su país en la prueba de los 400 metros planos y hará parte del equipo de relevos de 4 por 400 metros. Será el primer atleta paralímpico, con doble amputación, que va a una cita olímpica y se enfrenta a rivales sin limitaciones físicas.

Pero no todos han aplaudido su logro, algunos creen que la tecnología le da una ventaja sobrehumana.

Oscar Pistorius nació sin peronés ni tobillos. Pasó sus primeros meses con las piernas enyesadas, pero el tratamiento no funcionó. Cuando cumplió 13 meses los médicos diagnosticaron que su malformación ósea era progresiva, así que sus padres decidieron amputarle las dos piernas justo por debajo de las rodillas para frenar su enfermedad.

Las prótesis se convirtieron en parte de su vida. Con ellas dio sus primeros pasos y practicó en el colegio toda clase de deportes: rugby, tenis, waterpolo y lucha libre. Pero su verdadera pasión la encontró en las pistas de atletismo, a los 17 años.

Descubrió que podía correr rápido, tan rápido que al siguiente año participó en los Juegos Paralímpicos de Atenas, en 2004, y rompió el récord mundial de los 100 metros planos. Cuatro años después obtuvo tres medallas doradas en las justas celebradas en Pekín, en los 100, 200 y 400 metros planos.

Tan rápido que, con sus piernas biónicas, ha sido el único atleta discapacitado convocado para representar a Sudáfrica en el principal evento deportivo del mundo.

Pistorius compite con una especie de cuchillas en forma de jota fabricadas en fibra de carbono que pesan dos kilos, cuestan unos 35.000 dólares y son conocidas como las Cheetah (guepardo), en honor al felino más rápido de la Tierra.

Unas prótesis que le han permitido superar sus limitaciones, pero que también han despertado desconfianza entre la Federación Internacional de Atletismo (IAAF).

Desde que en 2007 este organismo prohibió el uso de "cualquier dispositivo técnico que incorpore resortes, ruedas o cualquier otro elemento que proporcione a quien lo usa una ventaja sobre otros atletas", Pistorius ha luchado por demostrar que sus prótesis no dejan a sus rivales en desigualdad de condiciones.

Pero después de estudiar su desempeño en las pistas con cámaras de alta definición, un grupo de científicos determinó que Pistorius usaba una especie de “dopaje tecnológico”, pues sus prótesis son más flexibles y potentes que cualquier pierna humana. Entonces la IAAF le prohibió asistir a los Juegos Olímpicos de Pekín.

La investigación concluyó que las láminas que usa le dan una ventaja frente a sus rivales que pueden llegar a ser de hasta 10 segundos. Son ultralivianas por lo que para moverlas se requiere menos esfuerzo muscular, se consume un 25 por ciento menos de oxígeno y se acumula menos ácido láctico.

Esto hace que Pistorius tenga un remate de carrera sui generis entre los atletas convencionales. Es el único que corre en negativo, es decir, registra mejores tiempos en la segunda mitad de la carrera y no en la primera. En Sudáfrica lo llaman "Sea Biscuit", como el legendario caballo de carreras de los años 30, célebre por su lentitud en el arranque y sus impresionantes remates.

"Jamás me habría imaginado despertarme un día y que me digan que un joven sin piernas es un aventajado", ironizó Luca Pancalli, presidente del Comité Paralímpico Italiano.

Pistorius no se dio por vencido y el caso fue llevado por el atleta al Tribunal de Arbitraje del Deporte (TAS), que determinó que el atleta no tenía diferencias significativas sobre sus competidores: las ventajas de las prótesis de Pistorius eran contrarrestadas por las desventajas de sus amputaciones.

"Se fabricaron más de 20.000 pares de prótesis como las que yo uso y se las dieron a cientos de atletas en todo el mundo, y ninguno estuvo ni cerca de los tiempos que yo hago", declaró Pistorius en su defensa.

Manipular las prótesis es difícil y sus bondades se transforman en un pesado lastre en el momento en que suena el disparo de salida. Al inicio de cada carrera su tiempo de reacción suele ser bastante malo porque no se puede situar bien en el taco. Además, tiene problemas en las curvas, sobre todo en las cerradas.

El TAS autorizó su participación en los Olímpicos pero en esa oportunidad no pudo alcanzar los tiempos mínimos para clasificarse. Se consoló de nuevo en los Paralímpicos y se proclamó campeón en los 100, 200 y 400 metros.

Esta vez va a ser diferente y a comienzos de agosto Pistorius va a empezar una nueva era en el mundo del deporte. Si bien el sudafricano no alcanzó el tiempo mínimo exigido para colarse en Londres 2012, bastó una invitación especial, sumada a su marca de 46,34 segundos, para que pudiera vestir la camiseta de su país en los Olímpicos.

Las opiniones están divididas. Para algunos Pistorius es un ejemplo de superación y ya es toda una estrella que acapara los flashes a donde va. Incluso los patrocinadores se lo disputan y ya presta su imagen a Visa, Honda, Ossur, Nike y Oakley. De hecho algunos bromean con que es más popular y carismático que el propio Bolt.

Sin embargo, otros lo tildan de tramposo al usar la tecnología para romper las reglas. Temen que en un futuro los atletas biónicos puedan llegar a correr más rápido o saltar más alto que los mejores atletas que utilizan sus extremidades naturales y ese sea el fin del juego limpio y el honor en el deporte. De ser así las habilidades pasarían a un segundo plano y ganaría quien tenga la tecnología de punta. Lo cierto es que la participación de Pistorius le ha hecho preguntarse al mundo ¿quiénes son los verdaderos "discapacitados".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1839

PORTADA

Odebrecht: ¡Crecen los tentáculos!

Las nuevas revelaciones del escándalo sacuden al Congreso y al director de la ANI. Con la nueva situación cambia el ajedrez político al comenzar la campaña electoral.