Lunes, 5 de diciembre de 2016

| 2016/08/03 19:00

La escandalosa cifra de menores de edad que se hacen cirugías plásticas

Estas fueron las razones que llevaron al Congreso a prohibir las intervenciones estéticas en menores de edad.

Colombia está entre los 10 países donde más se realizan cirugías estéticas. Foto: .

El 30% de los 340.000 procedimientos estéticos que se realizan en el país corresponde a cirugías hechas en menores de edad. Esto quiere decir que en Colombia alrededor de 100 mil pacientes menores de 18 años van al quirófano a arreglarse algún defecto físico o algo que no cuadra con su expectativa de belleza. En los últimos cinco años el aumento de la tendencia ha sido mayor, según Lina Triana, presidenta nacional de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva (SCCP). Por esta razón el Congreso aprobó la ley que prohíbe a los cirujanos plásticos realizar intervenciones estéticas a menores de edad.

En Colombia, los jóvenes buscan en primer lugar lipoesculturas, en segundo, aumento de senos y en tercero, aumento de cola con grasa”, afirma Triana. La moda entre las niñas es cambiar la fiesta de 15 años por una cirugía. “Desde los 15 ellas empieza a ir a  consultas para procedimientos estéticos con los cirujanos plásticos y esto es preocupante porque a esa edad el cuerpo no está listo para ello”, asegura Triana.

Este tipo de procedimientos fueron prohibidos porque las niñas a esta edad aún no se han desarrollado ni física, ni psicológicamente para asumir un cambio así. Otro de los procedimientos populares a esta edad es la aplicación de bótox en los labios para lucir como actrices de cine como Angelina Jolie y modelos como las hermanas Kardashian. Algunas llegan al extremo de optar por tratamientos de rejuvenecimiento a pesar de tener menos de 18 años.

Los procedimientos que estas niñas buscan y quedaron prohibidos son la blefaroplastia, una cirugía para corregir el exceso de piel en los párpados, la mentoplastia, que busca proyectar o reducir el mentón y la queiloplastia, que mejora la forma de los labios. También la ritidectomía, un rejuvenecimiento facial; la abdominoplastia, para marcar el abdomen; los injertos de cuero cabelludo; los implantes malares, de senos y glúteos; las lipoesculturas y la vaginoplastia. Todas estas intervenciones no son necesarias y solo que tienen como finalidad una mayor armonía facial y corporal.

Ante el auge de procedimientos cosméticos a bajo costo como la carboxiterapia, que elimina grasa localizada inyectando dióxido de carbono bajo la piel, hidrolopólisis, ultracavitación y mesoterapia, que inyectan ampolletas con sustancias que ayudan a reducir la grasa, la ley también es estricta porque son potencialmente más peligrosos ya que se llevan a cabo en centros de estética y en muchos casos con personal no calificado.

Con la nueva ley se busca proteger la vida y salud de las adolescentes y “darles a  entender que esto va a cambiar su físico de por vida”, asegura Triana. Hay médicos que prefieren no operar cuando llegan menores de edad porque entienden los riesgos pero otros no tienen reparos en hacerlo. Una recomendación es que “las mamás acompañen a la consulta a sus hijas para que el médico las convenza de que es mejor no hacer la cirugía”, concluye Triana.

Según el senador Mauricio Lizcano las cirugías que están permitidas son la rinoplastia, las reconstructivas para mejorar los daños producto de quemaduras y las que se hacen para mejorar la estética de las orejas. Estas intervenciones no presentan mayores problemas pues dichas estructuras se han desarrollado entre los 3 y 5 años de edad y un cambio puede mejorar la funcionalidad y la calidad de vida de los jóvenes. “Hacerme la rinoplastia una buena decisión porque mi autoestima mejoró y ahora me siento más cómoda conmigo”, relata Catalina Niño, quien pidió de regalo para sus 15 años una rinoplastia. “Yo no me sentía contenta con el aspecto de mi nariz y por eso preferí esto que una fiesta”, asegura.

Los tratamientos de depilación láser y para manejar el acné tampoco tienen restricción para menores de edad, así como las que son producto de patologías físicas, o psicológicas, como la necesidad de un cambio de sexo. “Las niñas con gigantomastia, que es el crecimiento desproporcionado de los senos, se excluyeron siempre y cuando el caso pase por junta médica y esta decida que se necesita la intervención. Igual con los casos de cambio de sexo”, explica Triana. 

Colombia está entre los 10 países donde más se realizan cirugías estéticas. Según datos de la Sociedad Internacional de Cirugía Plástica, en el país se realizan 7,4 intervenciones de este tipo por cada 100 mil habitantes.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.