Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2004/02/29 00:00

Proteína protectora

Una molécula presente en los macacos 'rhesus' puede ser clave en la lucha contra el sida.

Los macacos no se infectan por el virus del VIH aunque pueden padecer una versión del sida. Por eso son los animales más interesantes para estudiar.

Durante años, los científicos han estado buscando un modelo animal perfecto para estudiar el comportamiento del VIH. Los ideales son los monos rhesus pues no desarrollan la enfermedad aunque sí pueden padecer una versión simia del sida conocida como SIV.

Estos monos no desarrollan el VIH debido a que producen un factor que logra detener el virus antes de que se instale en el organismo. La gran noticia es que acaban de encontrar esa sustancia. Se trata de una proteína que recibió el nombre de TRIM5-alpha. En el estudio, publicado en la revista Nature, científicos de la Universidad de Harvard lograron establecer que cuando se limitaba la acción de esta proteína los micos se infectaban con el virus y que cuando se les agregaba esta proteína a las células humanas el virus no se instalaba.

Según estas conclusiones se puede afirmar que la proteína funciona al inhibir la habilidad del virus para quitarse su capa protectora, lo que debe hacer antes de replicarse.

El descubrimiento es de gran importancia pues da la base para desarrollar nuevas terapias anti-VIH. Una de las posibilidades es que se les suministre este factor a los pacientes a través de terapia genética, con lo que se podrían rescatar células que aún no han sido infectadas. Otra aplicación podría ser aumentar el poder de la versión humana del TRIM5-alpha, que es 87 por ciento idéntica a la de los monos pero mucho más débil.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.