Sábado, 21 de enero de 2017

| 1997/10/27 00:00

PRUEBA DE FUEGO

Cirec, entidad pionera en rehabilitación,premió el esfuerzo de ocho discapacitados.

PRUEBA DE FUEGO

a finales de 1979 los médicos dieron por muerto a José Guillermo Acuña. Durante un paseo a orillas de la quebrada Padilla, se estrelló contra una piedra que le lesionó la columna vertebral. Los médicos dijeron que quedaría postrado en una cama de por vida pero él no se dio por vencido. Cirugías, fisioterapia y mucha fuerza de voluntad le permitieron con el tiempo sentarse en una silla de ruedas. Hoy es un líder comunitario que creó una microempresa cuyos recursos han ayudado a rehabilitar a otros como él. El viernes pasado Acuña y otras siete personas discapacitadas, fueron premiados con la Estrella de la Esperanza por la fundación Procirugía Reconstructiva _Cirec_, como reconocimiento a quienes se han rehabilitado y reintegrado a la sociedad. Entre los homenajeados estaban Luis Fernando Raga Osorio, Hilda Gutiérrez, Martha Lucía Ospina, Luz Stella Quijano, Alvaro Robledo Riaga, Antonio Narváez y Guillermo Pastor Moreno. Hace dos décadas el panorama para una persona con limitaciones físicas era desalentador. Eran marginados de la sociedad porque no existían programas para ayudarlos a sobrellevar su incapacidad. Para llenar ese vacío se creó Cirec, entidad sin ánimo de lucro que a través de un programa interdisciplinario comenzó a trabajar con estas personas para rehabilitarlas integralmente. Hoy esta fundación es un centro piloto para todo el continente y la única que brinda atención médica así como asesoría sicológica y terapias físicas y ocupacionales para que funcionen dentro de la sociedad. Han atendido 25.000 personas, la mayoría de ellas de escasos recursos. Un alto número de los pacientes de Cirec sufren limitaciones físicas o sensoriales, a causa de accidentes de tránsito o de enfermedades cardiovasculares. La población discapacitada en Colombia ha aumentado debido a la violencia. Ahora buena parte de los amputados son jóvenes campesinos y niños víctimas de las famosas minas 'quiebrapatas'.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.