Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/1/1996 12:00:00 AM

QUE PASA CON LAS CULONAS?

A DIFERENCIA DE OTRAS TEMPORADAS, ESTE AÑO LAS FAMOSAS HORMIGAS ESTUVIERON ESCASAS

Las tradicionales hormigas culonas, que únicamente se consiguen en el noreste de Colombia, se encuentran en peligro de desaparecer. Estos insectos derivan su nombre de un abultado abdomen, quizá la parte más exquisita para los degustadores y por la cual las personas son capaces de pagar hasta 25.000 pesos por libra, cifra que en el exterior puede llegar a 100 dólares. Pero en esta temporada la producción de este manjar, que es tan apetecido y valioso como el café, las flores o las esmeraldas, estuvo bastante escaso. Para muchos esta situación se debe a las constantes fumigaciones de los terrenos y a las alteraciones de las temporadas de lluvia y sequía en la región, una condición esencial para que las famosas hormigas salgan de sus colonias construidas como laberintos en las tierras ácidas de Santander. Pero, además de lo anterior, otro aspecto que según los expertos ha contribuido a disminuir la cosecha de culonas este año es que ya son pocas las personas que disponen del tiempo y la paciencia para capturar a estos bichitos. La verdad es que el rito para buscarlas, capturarlas, tostarlas y almacenarlas es bastante dispendioso, y así como requiere tiempo también exige un alto grado de destreza para agarrarlas. La situación ha llegado a tales extremos que muchas de las personas que antaño se dedicaban a este oficio opinan que ya no paga hacerlo. El cazador no sólo tiene que esperar al borde del hormiguero a que salgan los machos llamados cabezones para saber que ya vienen las culonas, sino que debe ser lo suficientemente entrenado como para no dejarse aguijonear por una de ellas cuando está tratando de atraparlas. Luego las hormigas son depositadas en bolsas plásticas y mueren por asfixia. Después les quitan las alas y patas y son tostadas a fuego lento en recipientes de barro, tal y como lo hacían los indígenas de la región. Lo único claro de esta situación es que los degustadores esperan que esta no sea una advertencia de la posible extinción de estos animales y que en el futuro puedan seguir saboreando y sintiendo los mágicos efectos de este exótico manjar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.