Sábado, 21 de enero de 2017

| 1991/05/06 00:00

¡ QUE SEA UN MOTIVO !

Un nuevo estudio demuestra que es posible prevenir la cirrosis hepática inducida por el alcohol.

¡ QUE SEA UN MOTIVO !

HASTA ahora los efectos nocivos del trago sobre el hígado parecían irremediables. Sin embargo, ha surgido la primera evidencia de que se puede prevenir el desarrollo de la cirrosis generada por el alcoholismo. Como se sabe, la cirrosis es una enfermedad degenerativa caracterizada por una fibrosis progresiva que, si no se controla a tiempo. termina por destruir el hígado.

Hace 10 años, el doctor Charles Lieber, del Centro Médico Monte Sinaí, de Los Angeles, notó que el hígado de los pacientes cirróticos tenían bajos niveles de fosfolípidos, sustancias grasas que componen las membranas celulares. Pensó entonces que, quizás, con un consumo extra de fosfolípidos. podría prevenirse la enfermedad. Entonces le dio a un grupo de monos una dieta en la cual la mitad de las calorías eran obtenidas del alcohol. A una parte de los animales les suministró además lecitina de soya, un fosfolípido usado industrialmente. Ocho años después, cuando comparó los animales, encontró que tres cuartas partes de los animales que consumían alcohol tenían hígados severamente cicatrizados. En contraste, todos los que habían obtenido lecitina con el alcohol no presentaban fibrosis hepática. Sin embargo, cuando dejó de darles lecitina a varios menos que habían sido alimentados con el suplemento y el alcohol, todos desarrollaron cirrosis en los siguientes dos años. Esto fue suficiente para persuadir al doctor Lieber de estudiar la acción preventiva de la lecitina en la cirrosis. Aunque el segundo estudio apenas comienza hay razones de sohra para pensar en pasar por un almacén de productos vegetarianos antes de ir a un bar.

GUAYABO NEGRO
Tomarse una aspirina antes de la hora del coctel puede convertir a un bebedor social en un ebrio. Una investigación reciente demuestra que la costumbre de tomar un analgésico antes del trago para disminuir el guayabo, puede tener el efecto contrario. La aspirina neutraliza la acción de una enzima estomacal que ayuda a metabolizar el alcohol antes de que llegue a la corriente sanguínea. Según el estudio, dos drogas comunes contra la úlcera -cimetidina y ranitidina- tienen el mismo efecto.







.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.