Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2015/12/12 21:00

Jugar fútbol y luego tomar trago, ¿qué consecuencias tiene para la salud?

Dos estudios recientes revelaron datos sorprendentes sobre la relación entre la bebida y el ejercicio.

Hacer ejercicio y tomar trago son actividades que van de la mano. De hecho, en Colombia quienes juegan fútbol siempre abren espacio para el ‘tercer tiempo’, en donde festejan con trago el encuentro. La semana pasada dos estudios recientes revelaron datos sorprendentes sobre la relación entre la bebida y el ejercicio. En el primero, investigadores de Pennsylvania State University reclutaron a 150 hombres y mujeres entre 18 y 75 años, a quienes además de analizarles su estilo de vida les dieron un teléfono inteligente para registrar el consumo de bebida y práctica de ejercicio durante 21 días. La investigación, publicada en Health Psychology, halló que la gente bebió más de lo usual el mismo día en que hizo más ejercicio, pero no logró demostrar que el ejercicio fuera el culpable de beber, o viceversa. El otro estudio, publicado en Fronteras de Psiquiatría, fue hecho con roedores, y mostró que el ejercicio y el alcohol incrementan la actividad en partes del cerebro relacionadas con las recompensas. Es posible, dicen los expertos, que la gente haga ejercicio para quemar las calorías de la bebida, o que por camaradería termine en el bar luego de hacer ejercicio, y en ambas recibe gratificación. No es necesariamente una relación preocupante pero no está de más estar atento a ella, sugieren los expertos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.