Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 1996/11/25 00:00

A QUEMAR GRASA

Todo el mundo sabe que quemar grasa es necesario, lo que no sabe es que en cada década de la vida toca hacerlo en forma diferente.

A QUEMAR GRASA


LOS AÑOS NO VIENEN SOLOS. A MEDIda que el organismo va envejeciendo es cada vez más fácil almacenar grasa que perderla. La culpa de eso la tiene el metabolismo, cuyo ritmo se hace más lento. Por consiguiente, es necesario hacer, en cada década, los ajustes necesarios para conservarse en forma. Mientras a los 20 mantenerse delgado es un juego de niños, a los 30 requieré de un mayor esfuerzo y a los 40 exige una verdadera disciplina.
La razón que dan los expertos es que, a partir de los 30 años, la tasa del metabolismo (velocidad en la cual la comida se convierte en energía) desciende en 5 por ciento cada cinco años. Dicho en otras palabras, entre los 25 y los 45 años la tasa metabólica puede disminuir hasta en un 20 por ciento. Este bajonazo significa que si a los 25 años se requerían 1.800 calorías diarias, a los 45 esa misma cantidad puede ser un exceso que se instala en el organismo en forma de grasa. Y esto cuenta tanto para los hombres como para las mujeres. Sin embargo, para ellas puede resultar más difícil combatir el aumento de peso porque es precisamente en los años en que está pasando por la maternidad que el metabolismo se vuelve más lento.
De otra parte, muchos de los esfuerzos que se hacen para bajar de peso pueden ser infructuosos o incluso contraproducentes. Por ejemplo, algunos estudios recientes demuestran que hacer constantes dietas bajas en calorías puede llegar incluso a disminuir en forma permanente el ritmo metabólico. Esta es la venganza biológica cuando el organismo es sometido a prolongados períodos de hambre. Así que la única forma de ajustarlo es la actividad física regular.
Si el secreto para perder peso es un régimen alimenticio balanceado, para mantenerlo es indispensable el ejercicio. Y para obtener los mayores beneficios es necesario incluir en la rutina aquellas actividades que contribuyen a quemar más calorías y a construir el músculo que se pierde naturalmente con la edad. La actividad aeróbica es la que mejor permite darle un empujón al metabolismo.
Pero aunque todos los seguidores de dietas saben que la actividad física
quema calorías, pocos saben que la forma de quemar grasa es diferente a los 20, a los 30 o a los 40 años. Así que quien desee estar en forma debe realizar ciertos ajustes en sus hábitos de vida. Las siguientes son las recomendaciones que dan los expertos para evitar que cada década de la vida llegue con unos cuantos kilos de más.

A LOS 20 LOS GLORIOSOS
DURANTE ESTA DEcada la tasa de metabolimo; permánece alta. Es gracias a La biología que a esta dichosa edad se puede comer en exceso y no engordar. Sin embargo cuando el organismo quema más calorías da las que consume es fácii volverse perezoso en cuanto al ejercicio. Y aunque la balanza no lo registre en el cuerpo se están produciendo importantes cambios que harán que la inactividad con duzca a la pérdida de masa muscuiar y acumulación de grasa al finai de la veintena. Así que aunque los centimetros de más no le den la voz de alerta la holgazaneria en los años mozos no sólo conducira un aumento de peso al final de la veintena sino que hará más dificil acostumbrarse a un programa de ejercicios indispensable cuando se ingrese a la tercera década.
Lo aconsejable según los expertos: es experimentar con diferentes programas y deportes para aprender a disfrutar del ejercicio y convertirio en parte integrál del estilo de vida.
Quienes, sin embargo, a esta edad estén ya pasados de peso deben tomar medidas drásticas para evitar que esos kilos se instalen de por vida.
La recomendación general de los expertos es que aunque su cuerpo no exija un programa severo de ejercicios está en la edad ideal para acostumbrarlo a esta rutina y obtener con el paso del tiempo excelentes beneficios. Por eso aconsejan optar por una sesión regular de aeróbicos de 20 a 30 minutos de tres a cinco veces por semana.
También recomiendan practicar caminata enérgica o trotar, nadar o saltar lazo como una forma de poner el cuerpo a punto.
Cualquiera que sea la actividad, es importante saber que el entrenamiento de alta intensidad estimula el ritmo del metabolismo. Esto quiere decir que el cuerpo continúa quemando grasa almacenada en varias horas después de haber terminado el ejercicio. El truco consiste en no comer por lo menos media hora después del ejercicio. De esta forma el organismo tendra que quemar grasa que ya está almacenada en el cuerpo. Pero si el vigor del ejercicio le aumenta el apetito, recurra a alimentos que llenen pero no engorden.
Otro consejo de los expertos es no saltarse ninguna comida, porque esto hace que el metabolismo sufra un bajonazo y el apetito se abra cuando necesite esa energia para trabajar.

A LOS 30 LOS GOZOSOS
POR CUENTA DEL trabajo o de los hijos en esta década se está más ocupado que nunca pero también menos activo físicamente. Es por eso que durante
la treintena lagrasa está buscando la forma de instalarse en lugares donde no ha estado antes. Y si no se ejercita cada vez que pierde masa muscular ésta es reemplazada por grasa.
Pero es también la década en que las viejas lesiones empiezan a hacerse sentir y la recuperación de las nuevas es más lenta. Si ese es su caso busque una rutina de ejercicio que no ponga a prueba esa parte de su cuerpo que ya está resentida.
Los expertos recomiendan mantener la actividad aeróbica. Esto ayuda a fortalecer el corazón y los pulmones pero además a quemar calorías (cerca de 300 en 30 minutos) y mantener elevada la tasa metabólica.
Si comprueba que su resistencia ha mermado no se preocupe. Incluso los atletas llegan a ser susceptibles a la fatiga inducida por el ejercicio. Baje la intensidad de entrenamiento y aumente el tiempo de ejercicio =de 45 a 60 minutos=, nuevos estudios muestran que se obtiene el mismo beneficio.
Como el ritmo de vida es más agitado, el problema es encontrar tiempo, así que es posible que tenga que reemplazar el trote al aire libre por una máquina que le permita hacerlo en casa. Otra opción es ir a un gimnasio para no perder la motivación y combatir el aburrimiento con un nuevo programa de actividad.
Lo más importante en la treintena es que debe agregarse el entrenamiento muscular en la rutina semanal. Recuerde que si no se construye músculo se perderá.
Si se hace ejercicio regular se puede mantener el mismo consumo calórico de los 20. Pero si no se tiene una rutina de actividad fisica programada debe bajar el consumo de calorias diarias. Cuando se hace el cambio de ejercicio de alta intensidad a moderada pero en sesiones más largas es necesario aumentar también la resistencia. Una dieta rica en carbohidratos complejos le ayudará, pero no ahorre en proteínas, estas son esenciales para reemplazar y mantener la masa muscular.

A LOS 40 LOS DOLOROSOS
EL HABiTO DEL EJERcicio ayuda a atravesar por los 40 luciendo como de 20.
Sin embargo es imposible no sentir los efectos de la edad. El reto de esta década es encontrar la forma de quemar grasa sin poner en riesgo innecesario los músculos las articulaciones y la columna. El consejo de los expertos es asegurarse de hacer ejercicios de calentamiento durante 10 minutos antes de iniciar cualquier actividad física. Realizar ejercicios sin calentar los músculos es el primer paso hacia las lesiones. Si sus articulaciones están resentidas siga un programa de ejercicios de bajo impacto.
El levantamiento de pesas es importante durante estos años para mantener el ritmo del metabolismo alto, aumentar la masa muscular y fortalecer los músculos. Recuerde que la flexibilidad cobra más importancia a me dida que se envejece porque reduce el riesgo de lesiones y ayuda al cuerpo a permanecer ágil.
Permanecer fisicamente activo mantiene también el peso regular con las mismas calofias diarias. Sin embargo, recuerde que las comidas altas en grasas saturadas aumentan su riesgo de enfermedad coronaria, particularmente ahora en la cuarentena. Los nuevos estudios señalan que a pesar de los cambios en la intensidad se pueden conservar los beneficios del ejercicio. Según los expertos, 10 minutos de vigorosa actividad fisica realizados en intervalos a lo largo del dia son tan eficaces como una sola sesión de 30 minutos. Así que programe varias sesiones diarias de ejercicio.
Varios estudios recientes han relacionado la pérdida de estrógeno en las mujeres y testosterona en los hombres con un aumento de peso y un cambio en la distribución de la grasa en el cuerpo; pero esta no tiene que ser una mala noticia para quien le atraviesa la cuarentena. En mantener una actividad física regular y llevar una dieta baja en grasas está la clave; para mantener alejados esos kilos que tienden a instalarse a medida que pasan los años.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.