Viernes, 9 de diciembre de 2016

| 1995/12/25 00:00

¿QUIEN DA MAS?

Por cuenta de la disputa entre el Aga Khan y su ex esposa, las joyas de la princesa batieron records de precios en la subasta de Christie's.

¿QUIEN DA MAS?

LA PRINCESA SAlima Aga Khan recaudó el doble del valor calculado por la casa Christie's en la subasta de sus joyas realizada la semana anterior en Ginebra (Suiza). Luego de una victoria legal sobre su ex esposo el Aga Khan, quien trató de impedir la venta, los precios de las joyas se dispararon. Sus pequeñas piezas alcanzaron una cifra cercana a los 28 millones de dólares.
Semanas antes de la subasta las joyas fueron motivo de una disputa judicial entre la pareja. Pese a las protestas del Aga Khan, la venta fue aprobada por un tribunal de Ginebra. Los precios de catálogo para la colección ascendían aproximadamente a 15 millones de dólares. Los expertos coincidieron en que la disputa legal atrajo el interés de los compradores. "Al intentar detener la venta, todo lo que el Aga Khan consiguió fue asegurar una fiebre de compras y elevar los precios", dijo un especialista.
La cifra recaudada colocó las joyas de la Begum Salima en el segundo lugar de precio pagado a un solo dueño, después de los 50 millones de dólares alcanzados en 1987, por la casa Sotheby's, por las magníficas joyas de la fallecida duquesa de Windsor. El director del departamento de joyería de Christie's, Francois Curiel, estaba encantado con la venta total de las joyas de la princesa.
La esposa del Aga Khan -una ex modelo británica llamada Sarah Croker Poole- no se presentó a la conferencia de prensa anunciada por Christie's para después de la subasta. Sin embargo su director, Francois Curiel, confirmó las declaraciones de la princesa en el sentido de que donará gran parte de la recaudación obtenida por la venta de sus joyas a obras de caridad.
El Aga Khan -líder de la comunidad ismaelita y uno de los hombres más ricos del mundo- y su esposa se divorciaron en marzo pasado luego de 25 años de matrimonio. La pareja tiene tres hijos. En la partición de bienes del divorcio la princesa recibió la propiedad de las joyas. El acuerdo estipulaba que en lo posible las gemas deberían permanecer en la familia y que sólo se podían vender en circunstancias extremas. Por ello, cuando la princesa anunció su intención de subastarlas, el Aga Khan alegó que ella no tenía derecho de venderlas. Luego de la batalla legal, una corte de Ginebra aprobó la venta al excluir 23 joyas en las que el príncipe había expresado un interés específico, que incluyen piezas religiosas y regalos reales.
La reclamación del Aga Khan no sólo atrajo a los compradores sino que provocó febriles pujas entre la audiencia de 700 personas, compuesta por los joyeros más famosos del mundo. Sin duda todos deseaban poder ofrecerlas después, a un mayor precio, al líder ismaelita.
La pieza más preciada, el famoso 'Begum azul', un diamante de 13,8 quilates que hace parte de un impresionante collar, fue comprada por el comerciante de gemas londinense Laurence Graff en 7,8 millones de dólares. El joyero neoyorquino Sam Abram, dueño de la firma Siba con base en Hong Kong, adquirió un vistoso anillo con un diamante azul de 4,4 quilates fabricado por Boucheron, por el que pagó 2,5 millones de dólares. La gema duplicó su valor estimado y estableció un récord mundial en el precio para un diamante azul: 568.741 dólares por quilate. Un raro diamante rosa de 7,4 quilates, diseñado por Cartier en 1925 que fue vendido en seis millones de dólares, también rompió el récord en este tipo de piedras. En total, la famosa casa de subastas logró una venta por 70,9 millones de dólares, la mayor cifra obtenida por joyería alguna en toda su historia.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.