Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/13/1999 12:00:00 AM

QUIEN LLAMO A LA CIGUEÑA

El crecimiento en las ciudades es casi cero pero en las zonas rurales la población <BR>colombiana crece a ritmo acelerado.

En materia de planificación familiar el país ha logrado grandes objetivos en las últimas
décadas. En 1965 la tasa de crecimiento anual era de 3,5 por ciento. Esto significa que, en promedio, las
parejas o las mujeres daban a luz siete bebés. Pero esa cifra desde los 90 ha empezado a bajar y hoy se
habla de que el país crece a una tasa anual de 1,9. Esto quiere decir que nacen en promedio 2,9 bebes por
pareja. Si no hubiera sido por los esfuerzos en la planificación familiar que han hecho Profamilia y otros
sectores de la empresa privada en 1999 Colombia tendría 53 millones de habitantes y no 41,6 la población
nacional actual.Aunque en las principales ciudades se ha logrado un crecimiento que se aproxima a cero,
similar al de otros países desarrollados, en las zonas rurales y en los litorales Atlántico y Pacífico se ha
estado creciendo a una tasa de 4 por ciento. Y lo grave es que, si bien la tasa de fecundidad ha bajado en
todos los estratos de edades, en el de las adolescentes se ha mantenido estable.Según un estudio de
Profamilia esto se debe en gran parte a que en estas zonas no se ofrece el servicio necesario para los
programas de planeación familiar. Esto sucede pese a que con la Ley 100 el derecho de planificar es una
obligación del Estado. "Lo curioso es que los hombres y mujeres de estas zonas tienen conocimiento
sobre los métodos anticonceptivos pero la falta de servicio hace que no los usen bien", afirma María Isabel
Plata, directora ejecutiva de Profamilia. De acuerdo con una encuesta realizada en 1995 se estableció que
por el simple hecho de vivir en zonas rurales, en donde no existe este servicio de planificación en
forma, las mujeres tienen en promedio dos hijos más de los deseados. "Lo ideal es que sean todos
embarazos deseados pero sólo 55 por ciento lo son. El 21 por ciento restante viene por falta de buenos
métodos de planificación", dice Plata.Las consecuenciasEl hecho de que el crecimiento de la población
siga alto en las zonas más alejadas y deprimidas golpea al país desde muchos frentes, empezando por la
violencia. En el hogar se genera violencia familiar debido a que los niños no buscados por lo general son
repudiados en la familia. "En condiciones de pobreza genera falta de escolaridad y más tarde desempleo, y
con ello más violencia", afirma Angela Gómez, presidenta de la junta directiva de Profamilia.El aumento de la
población a una tasa tan alta también genera problemas en la cobertura de salud puesto que es difícil ofrecer
estos servicios en sectores pobres y alejados. "Muchos de ellos no se han podido 'sisbenizar'. No tienen
buen servicio de salud y ni siquiera se puede pensar en salud preventiva", dice el demógrafo Gabriel Ojeda.
La falta de buenos programas de planificación familiar también afecta el medio ambiente, pues más población
implica más tala de árboles, deforestación, erosión y, por consiguiente, inundaciones. Se cree que en 12 años
en ciertas zonas donde la población crece sin control habrá serios problemas de deforestación.Teniendo en
cuenta que en el litoral Pacífico la necesidad insatisfecha en relación con la planificación familiar alcanza
cifras de 20 por ciento los demógrafos creen conveniente impulsar planes para ofrecer este servicio a
aquellas parejas que lo necesitan. De esta manera se evitará que el país crezca a un ritmo acelerado y, sobre
todo, que nazcan niños no deseados.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1829

PORTADA

Gran encuesta presidencial

Vargas Lleras arranca fuerte, Petro está estancado, Fajardo tiene cómo crecer y los partidos tradicionales andan rezagados. Entre los uribistas, Ramos se ve fuerte. Y Santos tiene 35 por ciento de aceptación. Gran encuesta de Invamer para Caracol Televisión, Blu Radio y SEMANA.