Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/12/2014 12:00:00 PM

Compañeros de trabajo perjudiciales para la salud

Las malas relaciones laborales pueden ser fuente de muchas renuncias. Envidias, complejos e inseguridades son algunas causas de los conflictos.

Salir del trabajo indignado a hablar mal de algún compañero es una práctica común de muchos empleados. Las relaciones laborales frecuentemente no son fáciles de llevar. Los celos, la envidia y la competencia pueden provocar guerras silenciosas pero sucias.

Para manejar esta situación es conveniente saber identificar a esas personas ‘tóxicas’ para el ambiente laboral. Mentiras, indiferencia, manipulación, pretensiones de opacar al otro y comentarios malintencionados son actitudes comunes en este tipo de personas.

El psicólogo y escritor José Enrique Vázquez describe a una persona tóxica como aquella que en las relaciones interpersonales desgasta, culpabiliza, intimida y le roba la energía al otro. “No aportan nada positivo, no ayudan, no son empáticos ni asertivos y, sobre todo, suelen ser tremendamente egoístas, egocéntricos y no quieren saber de respeto y tolerancia con los demás”, le dijo al diario El Mundo de España.

“Una persona envidiosa es capaz de utilizar la insidia y la mentira en sus actuaciones. Nuestra respuesta y actitud debe ir encaminada a debilitar sus estrategias. El envidioso sólo se frena ante nuestra seguridad”, asegura María Jesús Álava Reyes, directora del centro de psicología Álava Reyes de Madrid y autora del libro Trabajar sin sufrir.

No solo el rendimiento, sino la estabilidad laboral y la autoestima pueden verse afectados a raíz de un conflicto laboral, lo que en ocasiones termina por provocar la renuncia de las víctimas. “Hay muchas renuncias inducidas por malas relaciones con los compañeros o incluso con el propio jefe”, dice Mila Cahue, psicóloga del mismo centro. Estas situaciones suelen producir estrés o ansiedad, lo que en muchos casos disminuye el rendimiento y puede llevar a dejar el trabajo.

“Del 50% al 60% de las ausencias al trabajo que se producen al año están ocasionadas por situaciones de estrés”, según un informe elaborado en 2009 por la Agencia Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo. Investigaciones recientes de la Organización Mundial de la Salud también señalan que “la ansiedad y la depresión serán la principal causa de baja laboral en las naciones desarrolladas en el año 2020”.

Aprender a lidiar con estas personas, manejar el estrés y mantenerse seguro es la clave para tolerar e inclusive para neutralizar al otro. En los eventos más graves, conviene marcar límites y hablar cara a cara sujetándose estrictamente a los hechos, siempre usando un lenguaje asertivo y respetuoso.

Una herramienta útil es comunicarse por escrito. En las conversaciones verbales se es más propenso a reaccionar y dejar salir las emociones y, ante una persona ‘tóxica’ la mejor opción es pensar con cabeza fría. Sin embargo, es bueno tener presente que pretender cambiar a los demás es un despropósito.

Aunque generalmente se tiende a atribuirle la culpa a la otra persona, los expertos aseguran que la solución está solo en uno. Evitar reaccionar ante las provocaciones es más efectivo que dejarse contagiar y actuar con la misma actitud. Al fin y al cabo, los compañeros de trabajo no se escogen y no dejarán de existir. Y puede que no sean amigos pero tampoco serán extraños. 

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

TEMAS RELACIONADOS

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.