Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2016/08/23 12:57

El riesgo de la terapia para la menopausia

Un nuevo estudio revela que la terapia de reemplazo hormonal aumenta tres veces el riesgo de sufrir de cáncer de mama.

La menopausia consiste en la desaparición definitiva del flujo menstrual. Se puede hablar de menopausia con certeza cuando el flujo menstrual desaparece por un período de 12 meses consecutivos.

La terapia de reemplazo hormonal (TRH) es un alivio para  aquellas mujeres que se encuentran en la etapa de la menopausia. De hecho, fue una gran solución para los calores, la sudoración y otros problemas que surgen después de los 50 años producto del cese de producción hormonal por parte de los ovarios.

Sin embargo, su uso decreció en los años 90 debido a que algunos estudios pusieron un manto de duda por el riesgo de cáncer que generaba la exposición a estas hormonas por más tiempo. Ayer, un estudio hecho por el Instituto de Cáncer de Gran Bretaña en Gran Bretaña volvió a agitar el avispero al encontrar que  la TRH triplica el riesgo de padecer cáncer de mama.

Le puede interesar: ¿Embarazo después de la menopausia?

Se trata del trabajo más amplio jamás hecho sobre los efectos de la TRH, y en el participaron 100.000 mujeres mayores de 40 años que tomaron el tratamiento durante cinco años. En ellas, el riesgo de aparición de cáncer aumentó 2,7 veces. Quienes tomaron el tratamiento durante 15 años o más, el riesgo se elevó a 3,3 veces.  Este resultado confirma que esta terapia tendría alta incidencia en riesgo de producir cáncer de mama.

Esta conclusión refuerza una investigación realizada en 2002 que afirmó que el riesgo de cáncer de seno se triplicaba con el uso de la TRH. Por esta razón, muchos médicos en el mundo prefirieron no recetar más esta terapia. En cambio, en otros países, como Colombia, se ha incentivado su uso al argumentar que la evidencia no es suficiente para desestimar el tratamiento mientras sí alivia los efectos de la menopausia.  

Ante esta neuva evidencia, muchas mujeres no saben qué hacer. El presidente de la Asociación Colombiana de Menopausia, el ginecólogo Camilo Rueda explica que "estos son estudios que han evaluado el riesgo de la terapia hormonal de reemplazo por fuera del contexto clínico de las mujeres que usualmente la utilizan. En la actualidad no existe evidencia sólida ni suficiente que confirme que la TRH produzca cáncer de mama."

Le sugerimos leer: Duración real de los calores en la menopausia

Cuando una mujer llega al final de su etapa reproductiva, la producción de hormonas, principalmente de estrógenos, empieza a disminuir. Lo que hace esta terapia es "la reposición de las hormonas producidas en el ovario de la mujer que se van disminuyendo durante la menopausia", explica Rueda. Precisamente, por su efectividad demostrada para disminuir los síntomas más molestos como los sofocos, cambios de ánimo, irritabilidad, insomnio, falta de energía, depresión, cambio de peso y falta de deseo sexual, es que muchas mujeres buscan la TRH como tratamiento para “envejecer mejor”.

En la práctica, la TRH consiste en dar estrógenos con progestágenos a la mujer para controlar estos síntomas, e incluso favorecer la prevención de enfermedades como la osteoporosis. Según Rueda, esta terapia es "recomendada para aquellas mujeres con síntomas que afecten su calidad de vida en la menopausia" y añade que está "contraindicada en aquellas mujeres que hubiesen tenido en el pasado alguna trombosis,  un cáncer de mama o endometrio, en aquellas que padezcan de una enfermedad en el hígado o una enfermedad cardiovascular sin adecuado control médico"

La recomendación de los investigadores ingleses, más allá de pedir la prohibición de esta terapia, es que tanto la paciente como el médico cuenten con la mejor información posible para que juntos evalúen los riesgos, los puntos a favor y en contra de acceder a esta terapia.

Si la decisión es no tomar el tratamiento, existen otras formas, de controlar los síntomas de la menopausia, aunque no tan contundentes. La primera opción es mantener hábitos de vidasaludables, comer balanceado, hacer ejercicio, evitar el consumo de alcohol y cigarrillo. Pero además, "existen tratamientos de origen no hormonal, algunos derivados de medicinas bio-reguladoras, productos naturales y fármacos que actúan en el sistema nervioso central y que pueden tener acciones en la mejoría de algunos de los síntomas de la menopausia", concluye Rueda.

Por el momento, la comunidad médica europea han dicho que estudiará con detenimiento el resultado de la investigación para decidir qué posición toman frente a la terapia de reemplazo hormonal.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.