Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1991/09/02 00:00

A RITMO CARDIACO

Un reciente estudio comprueba que una hora de caminata diaria es suficiente para mantener el corazón en buen estado.

A RITMO CARDIACO

HACE 20 AÑOS, la recomendación general en cuanto a ejercicio era sudar la gota en un gimnasio para lograr obtener protección contra los problemas cardíacos. Luego, en los 80, los investigadores demostraron que un par de horas de ejercicio vigoroso tres veces por semana era suficiente para proteger el corazón. Ahora los expertos han bajado el mínimo aún más al llegar a la conclusion de que no se requiere mucho esfuerzo para obtener saludables beneficios.

Esto significa que la salud y la longevidad están disponibles para todos aquellos que siempre han encontrado disculpa para no hacer ejercicio. Una nueva investigación ha demostrado que para mejorar el estado físico es suficiente caminar un promedio de una hora diaria.
Siguiendo esta rutina por lo menos durante tres o cuatro meses, se pueden apreciar significativas ganancias en la resistencia cardiorrespiratoria, bajar la presión arterial, mejorar los niveles de colesterol y reducir la grasa corporal.

Aunque desde hace rato se viene hablando de las saludables ventajas del ejercicio, no se había llegado a precisar si estos beneficios podían obtenerse sin necesidad de quedar exhausto. Pero ahora la respuesta es positiva. Desde hace dos años un grupo de investigadores intenta determinar cuanto ejercicio es necesario para mantener una buena salud. En 1989, el doctor Steven Blair del Instituto de Investigación sobre Aeróbicos de los Estados Unidos, se dedicó a analizar las ganancias obtenidas por un gran grupo de población que dividió en tres categorías, según el tipo de ejercicio que realizaban periódicamente: bajo, moderado e intenso. Los resultados mostraron que la gente que realiza un nivel bajo de actividad tiene tres veces más probabilidades de morir de ataque cardíaco que aquellos que lo hacen a un mayor nivel.
Sin embargo, su estudio dejó sin responder la pregunta de cuánto ejercicio es necesario para escapar al grupo de alto riesgo de infarto.
Entonces se inició un segundo estudio en busca de esta respuesta.

Un centenar de personas que llevaban una vida sedentaria, pero no habían tenido problemas cardíacos significativos, ingresaron en un programa de ejercicio durante seis meses. Los voluntarios fueron divididos en tres grupos, que caminaban cinco kilómetros diarios, aunque a diferente paso. El promedio de los caminantes más rápidos llamados

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.