Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1999/11/29 00:00

SALDO EN ROJO

Estudios muestran que la población de espermatozoides de los hombres colombianos se ha <BR>reducido casi a la mitad. Los expertos culpan al medio ambiente de este fenomeno.

SALDO EN ROJO

Hace tres años, cuando un grupo de científicos de la Universidad de Copenhague,
Dinamarca, reveló los resultados de sus estudios sobre semen, el mundo quedó boquiabierto. Los expertos
por primera vezconfirmaban que la calidad de la esperma de los hombres se había reducido
considerablemente en los últimos años. A pesar de las conclusiones muchos hombres en el país creyeron
que el asunto nada tenía que ver con ellos. Pero la verdad es que nuevos estudios han confirmado que la
calidad del semen esta deteriorándose en todas partes del mundo, incluyendo a Colombia. Según datos del
genetista Emilio Yunis, en el país el hombre es responsable de más del 40 por ciento de los casos de
infertilidad y comparte con la mujer un 20 por ciento adicional. Las pruebas realizadas por Mauricio Llano,
médico endocrinólogo, indican que hace dos décadas el recuento de espermatozoides era de 120 millones
por centímetro cuadrado eyaculado. "Hoy esa cifra no pasa de 43 millones".
Cuando los médicos hablan de que la calidad del semen ha desmejorado no sólo se refieren a la baja en la
población de espermatozoides. También significa que estas microscópicas células nacen con
malformaciones o con deficiencias en su motilidad, lo que les impide llegar al óvulo. Los espermatozoides
escasos y lentos han disparado las cifras de infertilidad en el mundo. En el último congreso de medicina
reproductiva, realizado en Toronto, quedó establecido que un 70 por ciento de los tratamientos en Estados
Unidos eran practicados en el hombre. En Colombia, según un estudio realizado por el médico Alvaro
Espinosa con hombres y mujeres de 8.867 empresas de flores que trabajan con altos niveles de fungicidas,
se halló un aumento en la demora de la concepción de más de dos años y un mayor número de abortos
espontáneos en el primer trimestre de embarazo. Los expertos calculan que si hoy se casaran 100 parejas
entre 25 y 35 años y cada una estuviera dispuesta a encargar un niño, lo más probable es que al cabo de un
año un 80 por ciento de ellas reciba la visita de la cigüeña. El 20 por ciento restante _dos millones de
parejas_ no lo logrará por más que lo intente.

Estrógenos en el aire
¿Qué ha ocasionado la notable disminución de la población de espermatozoides? La gran mayoría de teorías
apuntan a la contaminación medioambiental. Para Llano, concretamente, las actuales investigaciones
señalan como responsable de este fenómeno al aumento de sustancias estrogénicas, como el plomo,
insecticidas y fungicidas, e incluso alimentos de la dieta diaria.
Los estrógenos interfieren a nivel hormonal en el organismo de las especies. En muchos casos puede llegar a
causar hermafroditismo y homosexualismo. "A las niñas les acelera su desarrollo y provoca una disminución
en la talla final", explica Llano. Y a los hombres les afecta la producción de esperma. Y cuando entran en el
organismo se establecen para siempre en el tejido graso.
Actualmente Llano realiza una investigación a partir de los grupos de alimentos. La idea suya es mirar los
estrógenos naturales presentes en cereales, carnes, verduras y frutas y si los fungicidas que emplean
en su cultivo tienen estrógenos. Ha encontrado, por ejemplo, que cuando el maíz está a una temperatura
determinada puede ser colonizado por hongos y convertirse en un alimento con alto contenido estrogénico.
Los científicos creen que la acción de estas hormonas no sólo ha recaído en el hombre sino en muchos otros
animales, como pumas, águilas o el salmón. Otro caso que preocupa es el de las ballenas belugas en el
golfo de San Lorenzo, cuya población ha disminuido pese a que crecen en ambientes protegidos. Muchas
de ellas tienen problemas de infertilidad o crías hermafroditas. Algo similar sucede con los pumas de la
Florida. Al hacer los exámenes los expertos han hallado sustancias tóxicas en su organismo como DDT,
un pesticida que fue ampliamente usado hace unos años en Estados Unidos y que, aunque está prohibido su
uso en ese país desde 1972, se emplea en otras regiones del mundo. Según Llano, 16 por ciento de los
pesticidas que se emplean en la agricultura tienen efectos estrogénicos en hombres y mujeres. "Los
productores de naranja aplican 17 químicos desde la floración hasta la recolección de la fruta y de estos
productos cinco o seis tienen efectos estrogénicos en el ser humano", dice el experto.

Hombres vulnerables
No obstante hay muchos otros factores de riesgo que hacen al hombre más vulnerable que a las
mujeres. Las características anatómicas es uno de ellos. Según explica Espinosa, la posición de los
testículos hace posible que la temperatura sea un factor importante en el daño testicular. "Los órganos de
la mujer, por el contrario, están resguardados a nivel abdominal", dice Espinosa.
Además los hombres encabezan las estadísticas de mayores consumidores de nicotina, alcohol y
narcóticos y todas estas sustancias tienen incidencia en la capacidad de concebir de las personas. A todo
esto se suma que el sexo masculino ha sido por cultura y tradición llamado a realizar ciertas actividades
extremas que lo colocan en mayor riesgo.
El estrés al que están sometidos también es un factor que incide en la infertilidad. Hoy se ha establecido
que en los tiempos de la Alemania nazi, cuando los hombres estaban sometidos a grandes presiones y
angustias, la producción de semen cesaba.
Pero gracias a la ciencia médica la gran mayoría de las parejas que sufren de infertilidad podrán recurrir a un
tratamiento médico que _aunque demorado y costoso_ les dará esperanzas de conseguir el esperado hijo. Y
tal vez de esta manera la raza humana correrá con mejor suerte que otras especies, como los esturiones,
peces que no se volvieron a reproducir a causa de la contaminación ambiental y que, a partir de 2004, dejarán
a los seres humanos sin la posibilidad de volver a consumir un exquisito manjar llamado caviar.

Tutela 'in vitro'
En Colombia los tratamientos para la infertilidad están excluidos del Plan Obligatorio de Salud, POS. Sin
embargo ha habido casos de tutelas que obligan al Estado a pagar estos costosos procedimientos. El tema
ha generado una gran controversia. Para Jorge Ramírez, director de la Fundación Génesis, la Corte
Constitucional ya ha hecho un reconocimiento del 'Derecho a la Procreación', lo cual indirectamente acepta la
infertilidad como una enfermedad que debe ser tratada dentro del POS. "Una pareja que sufra de infertilidad
en Colombia puede poner una tutela y lograr que el Estado le pague el tratamiento". Según su parecer,
esto es justo no sólo porque se está tratando una enfermedad sino porque están afectados dos millones de
colombianos.
Sin embargo hay quienes dicen que el POS se creó con el fin de establecer procedimientos de mayor
frecuencia, efectividad y seguridad para atender al mayor número de personas. Para la asesora jurídica de la
Asociación de Clínicas y Hospitales, Ana María de Brigard, incluir la infertilidad en el POS podría llevar al
Seguro Social a la quiebra. "Tenemos niños que se mueren de diarrea en Colombia y las tutelas están
prefiriendo la salud casi suntuaria. Se está deteriorando la base para favorecer la punta y esa es una
inequidad que no estaba pretendida en el sistema".
Expertos en el tema jurídico consultados por SEMANA opinan que se necesitan mecanismos que protejan
al sistema de seguridad social de los excesos porque es claro que financieramente no es viable cubrir ciertos
procedimientos médicos.

Factores de riesgo
Según el médico Alvaro Espinosa, la calidad del semen y la infertilidad en la pareja se pueden afectar por tres
tipos de factores medioambientales:
·Químicos Nicotina Alcoholl Narcóticos (cocaína, heroína, morfina) Metales pesados (plomo, cobre y zinc)
Fungicidas Pesticidas
·Físicos Temperatura Polución (altos niveles de CO2 y sílice, el agua que viene en tuberías de PVC y que
se degrada en tóxicos de las hormonas)
·Sicológicos Estrés Hábitos culturales (usar ropa apretada)

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.