Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/9/2013 12:00:00 AM

El hombre que se creía en ‘El Show de Truman’

Jonny creyó que era observado por cámaras y nada era real durante toda su adolescencia.

;
BBC
Si se es propenso a la ansiedad extrema o a los pensamientos obsesivos, quizás no sorprenda que una película como "El Show de Truman", protagonizada por el actor Jim Carrey, quede retenida en la mente y haga pensar, y pensar... y pensar.

Jonny Benjamin sólo tiene 26 años, pero desde su niñez le ha hecho frente a su enfermedad mental.
En el filme, El protagonista, Truman, pasa toda su vida frente a las cámaras para el placer de televidentes de todo el mundo.

"Nada en la vida de Truman es real", comenta Benjamin, quien vive en la ciudad inglesa de Manchester y trabaja para una empresa de producción. "Todo el mundo es actor y cada escenario es fabricado por el director. Él es el único que no lo sabe".

La película captó la imaginación de los aficionados al cine en 1998 y fue nominada a tres premios Óscar.
Benjamin recuerda que vio el filme con un amigo quien le comentó "ese puedes ser tú y no lo sabrías".
Desde ese momento, la idea empezó a darle vueltas en su cabeza y, durante los siguientes diez años, creyó que era observado por cámaras -tal y como le pasó a Truman- y nada era real.

Adolescencia de delirios

No fue hasta que, a sus 20 años, lo hospitalizaron y un psiquiatra le explicó que todo estaba en su cabeza. "Para mí ese fue un gran despertar. Me di cuenta que todo había sido un delirio", dice Benjamin.

Jonny Benjamin ahora tiene un videoblog y ha subido unos 40 videos en su sitio, que es seguido por miles de personas. En ellos, habla abiertamente sobre las voces que escucha, las dificultades que tiene para conseguir trabajo y muchas otras impresiones personales.

Izquierda: Jim Carrey, en "El Show de Truman". Derecha: Jonny Benjamin.

El mes pasado recibió el premio Janey Antoniou, que otorga la fundación para enfermedades mentales Rethink, por su lucha contra el estigma y la concientización sobre esquizofrenia y otras enfermedades psuquiátricas.

Algunos pueden pensar que divulgar en internet los detalles de su enfermedad mental puede afectar su futuro, de la misma forma en la cual fotos indiscretas publicadas en Facebook han afectado las oportunidades de trabajo de algunas personas.

"No me preocupa mucho", comenta Benjamin. "Prefiero ser abierto sobre mi salud mental que esconderla. Cuando estaba creciendo sufrí mucho porque lo mantuve todo en silencio. No podría volver a pasar por eso. Siento que debo ser abierto y honesto al respecto, por mi propia salud".

Televisión, la justa

Ahora que sus delirios del "Show de Truman" han pasado, Benjamin dice que es increíble pensar que allá afuera hay gente que podría creer que es parte de un 'reality show', aunque admite que "increíble" no es la palabra apropiada.

Afirma que los programas de entretenimiento de la pantalla chica tienen el potencial de actuar como detonantes negativos.

"Necesito limitar lo que veo de programas como 'Factor X'. Puede que me den delirios y crea que puedo cantar o que puedo obtener un contrato de grabación", señala.

"Necesito ser cauteloso. Todo el que tiene esquizofrenia necesita tener cuidado de no ver mucho de estas cosas", relata.

Benjamin asegura que conoce a mucha gente con esquizofrenia que piensa que recibe mensajes de su televisor, en particular de los 'reality shows', que prometen tanto.

"Veo a muchos jóvenes, especialmente en redes sociales como Twitter, que están comprando la idea de la fama instantánea. Veo que muchos de ellos están engañados y eso es muy preocupante", afirmó.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.