Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2003/06/01 00:00

Separado... o divorciado

La mayoría de los colombianos se casan con todas las de la ley pero no hacen lo mismo al separarse. No tramitar el divorcio puede llevarlos a trabajar para su ex.

Separado... o divorciado

Si ya me organicé, ¿para qué arreglo papeles?", es la frase que se escucha con frecuencia entre separados que han mantenido sin problemas una segunda unión 'de hecho'. Pero aunque las cosas aparentemente funcionen, ante la ley el vínculo anterior sigue vigente con serias consecuencias legales.

Los abogados estiman que 40 por ciento de las parejas que se separan no tramitan su divorcio. El principal motivo para no hacerlo es la ignorancia de la ley. Así, mientras pasan por el doloroso trance emocional que implica una separación, obvian el trámite que les otorga un estatus civil legal y que les permite, si es el caso, legitimar una nueva unión.

Esto fue lo que motivó al abogado Helí Abel Torrado y a la periodista María Clara Mendoza a escribir el libro Verdades y mentiras sobre el divorcio, que acaba de ser publicado por Intermedio Editores, en el cual ponen a las parejas al tanto de sus deberes y derechos como ex cónyuges y como padres.

Uniones ilegales

Hace 10 años, cuando el divorcio se aprobó en Colombia -Ley 25 de 1992-, fue promovido como un instrumento para legalizar millones de uniones de colombianos separados que habían contraído nuevos matrimonios en el exterior ante la imposibilidad de hacerlo en el país. El divorcio permitió que estas uniones, que hasta entonces tenían un efecto más social que legal, pudieran legalizarse ante el Estado.

No obstante esta conquista jurídica muchas parejas permanecen aún hoy en un limbo legal porque alguno de sus integrantes no ha tramitado el divorcio. La gran mayoría no lo hace porque temen con ello revivir el tortuoso proceso de la separación pero ignoran lo que está en juego.

El divorcio permite disolver legalmente la sociedad conyugal formada por el matrimonio anterior. Y mientras una persona separada no liquide su sociedad conyugal seguirá atada jurídicamente a su ex cónyuge. Esto significa que todos los bienes y rentas que obtenga después de la separación de hecho seguirán incrementando el patrimonio de su ex cónyuge.

Pero además, si ha formado una nueva unión, en caso de que fallezca su nuevo compañero o compañera quedará en la calle puesto que no podrá reclamar nada. Para que el Estado reconozca los derechos y obligaciones patrimoniales de una segunda unión es indispensable que se haya disuelto o liquidado la sociedad conyugal conformada por el matrimonio anterior. De lo contrario el nuevo compañero o compañera no tendrá derecho a reclamar ningún bien del patrimonio conformado por esa unión marital.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.