Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/7/2012 12:00:00 AM

Sexo a distancia

Cada vez hay más casos de parejas que usan el computador, los teléfonos inteligentes y los dispositivos digitales para mantener viva la llama del amor.

No hay nada más duro para una pareja que la distancia. Especialmente en materia de sexo. Pero gracias a las nuevas tecnologías, este obstáculo cada vez es menos importante. Muchos psicólogos incluso afirman que aquellos que viven un amor de lejos o deben separarse con frecuencia por cualquier motivo deberían hablar a calzón quitado del cibersexo, es decir, la posibilidad de vivir la sexualidad por medio de las nuevas tecnologías.

Los sexólogos han visto que, más que una perversión, esta opción podría traer muchas bondades en la vida sexual de la gente. Verónica, de 26 años, y Luis, de 28, lo saben. En el año que llevan de novios han experimentado las delicias del sexo virtual. "Vivimos en la misma ciudad, pero muy lejos el uno del otro. Cuando no podemos vernos por alguna razón y queremos estar juntos, nos enviamos mensajes y, en una especie de toma y dame, llegamos al orgasmo. Con una buena dosis de diálogos 'picantes' revivimos lo que ya hemos experimentado", señala Verónica.

Antes, se le veía como un asunto de depravados e ineptos que se escondían tras el anonimato que da una pantalla de computador para vivir su sexualidad. Sin embargo, a medida que ha aumentado el número de parejas que viven romances a distancia, el tema ha dejado de ser visto como algo anormal. Los expertos señalan que antes las personas tenían que sublimar la sexualidad y pensar en otra cosa, pero hoy no hay necesidad. "Ella está en Medellín, él en Bogotá. Ambos se quieren y no desean desahogar su energía sexual con otras personas. La solución es conectarse a internet a través del teléfono o el computador, y así se relacionan", dice la sexóloga Flavia dos Santos.

Según ella, este tipo de experiencias conecta a las parejas mucho más porque las aleja de la tentación de ser infieles y, a su vez, las ayuda a mantener su sexualidad. "Esto les permite reconocerse de otra manera y les ayuda a encontrar nuevas formas de relacionarse, lo que enriquece la relación", señala la experta. Con ella coincide el sexólogo Leonardo Romero, quien piensa que este tipo de encuentros les hace bien a las parejas que viven aparte. "Antes la gente usaba el sexo telefónico, pero ahora está el computador, la cámara y el micrófono. Ya lo demás es ponerle creatividad al asunto", dice el experto.

Ana, una joven de 27 años, pasa mucho tiempo sola porque el trabajo de su esposo exige que él se desplace no solo a países de Latinoamérica, sino a Europa. Ella estaba empezando a molestarse con sus viajes cuando descubrió que la tecnología podía ayudar a que sus ausencias no fueran tan largas. "Fue un día que sin proponérnoslo terminamos hablando por teléfono, excitándonos y en cuestión de nada estábamos teniendo un orgasmo", dice Ana, que afirma, además, que luego de ese clímax trasatlántico empezaron a planear más ese tipo de encuentros.

Muchos creen que el sexo virtual tiene que ser explícito, pero en realidad no es así. Un mensaje inesperado o una foto insinuante pueden hacer volar la imaginación de cualquiera. Esto es cierto sobre todo para aquellas parejas que han estado juntas por mucho tiempo. En estos casos, dice Regina Lynn, autora de Sexier Sex, la tecnología como instrumento para mejorar la intimidad y compartir las experiencias vividas puede tener más impacto que un orgasmo.

Para Cristina, de 28 años, la tecnología fue la única manera de mantener una relación con un extranjero, a quien conoció en Bogotá. Como solo se veían un mes al año, el resto del tiempo recurrían al chat para describir con palabras una relación sexual que se traducía en excitación. También era común tomarse una foto en ropa íntima que su pareja recibía como una muestra de fidelidad. "Algunas parejas han descubierto así que la sexualidad que tenían no era ni el 20 por ciento de lo que podían dar", dice Romero. Añade que esto sucede porque aprovechan al máximo el medio y en ciertos casos el individuo se desinhibe más que cuando está en la misma habitación con el otro.

El computador, el celular y los dispositivos son los nuevos juguetes eróticos, según Lou Pager, autora del libro The Great Lover Playbook. Todos estos aparatos ayudan a mantener la intimidad entre la pareja de la misma manera en que antes lo hacía una llamada erótica.

Pero esta tendencia no solo se ha visto en parejas constituidas, sino en aquellos que buscan sexo virtual con nuevas parejas en la red. Dos Santos cuenta el caso de una mujer viuda que quería tener una vida sexual activa, pero su trabajo no le dejaba tiempo para salir a conocer personas. Esta sequía terminó cuando encontró que internet le ofrecía la posibilidad de ingresar a salas de chat, hacer amigos y entablar con alguno de ellos una relación más íntima, todo desde la comodidad de su cuarto.

Sin embargo, cuando sus amigas se enteraron, le dijeron que era adicta al sexo y casi la tildan de pervertida. Lo primero que Dos Santos le dijo fue que no había nada de malo en acudir a este medio para vivir su sexualidad. "Con esta opción -dice Dos Santos-, ella no corre riesgos ni peligra su integridad física". Señala que la gente devora todo lo que tiene que ver con sexo, pero vive criticando a los otros y encontrándoles patologías cuando experimentan algo que no cuadra con lo que cada cual considera normal. "Hay que quitar todas esas telarañas", dice.

Romero señala que incluso muchos pagan por tener una relación virtual anónima. La gente mira las fotos, escoge a alguien y paga por una hora de sesión en la cual una mujer aparece dispuesta a hacer lo que el cliente le pida. Según Pablo Zapata, gerente de GuiaCereza.com, una de las páginas web para adultos más visitadas del país, hay una creciente comunidad de usuarios que ingresan a diferentes salas de videochat donde las posibilidades son tan amplias que van desde conocer a alguien hasta hacer striptease en línea. "En internet se encuentra lo mismo que hay en la vida real", dice Dos Santos. Y esto aplica también a los peligros.

Muchos creen que involucrarse en estas experiencias puede ser riesgoso, sobre todo cuando se practica con desconocidos. No faltan las historias de quienes se hacen pasar por personas de otro sexo o se quitan años. Incluso algunos temen entablar una relación con un pervertido. Pero Dos Santos señala que esas posibilidades también existen en el mundo real. "¿Qué tal que el que se siente al lado en la fiesta sea un pervertido?".

Otro peligro latente es que, en caso de separación, alguno de los ex haga un uso indebido de todo el material fotográfico o de video que la otra persona envió en los momentos más álgidos de pasión. Ese ha sido el caso de muchas personas, incluidas famosas como Jennifer López, a quien su exesposo Ojani Noa le publicó en internet videos que habían grabado juntos haciendo el amor. Algunos psicólogos recomiendan deshacerse de toda la evidencia, pero aún así el riesgo está ahí. Como dice Dos Santos, "riesgo hay en todas partes".

No todo el mundo está dispuesto a vivir este tipo de relación. Algunos se sienten cohibidos por las cámaras y prefieren el sexo tradicional. Pero esto puede cambiar debido a que las nuevas generaciones están más familiarizadas con la tecnología. En todo caso, para disfrutar del sexo a distancia lo más importante es contar con una conexión de banda ancha a internet, un programa de chat, uno de videollamadas y, preferiblemente, una webcam. Pero lo más importante, sin duda, es estar dispuesto a experimentar y a aplicar toda la creatividad.
 
El cibersutra
 
• Texto
El juego de seducción se reduce aquí al poder de la palabra escrita. La pareja o los sujetos que intervengan en la conversación envían mensajes de texto que incluyen descripciones con contenido sexual explícito a través de un chat o por SMS. Dentro de esta relación pueden utilizarse los sexo-emoticones, íconos animados que ilustran alguna posición o práctica sexual.
 
• Audio
Este tipo de relación incluye todo lo que sea de viva voz entre los participantes. El sexo por teléfono es también una forma de sexo virtual y se puede dar a través de cualquier medio que reproduzca sonidos, no solo de la voz sino también de música u objetos. La modulación del tono de la voz, además de las palabras usadas, juegan un rol clave en este tipo de relación.
 
• Audiovisual
Se da cuando los miembros de la pareja se envían por correo electrónico fotografías o videos sugerentes que incluyen contenido sexual explícito y lo ven en su computador, celular o tableta. Además, está el uso de la webcam o las videollamadas por Skype, que permiten mantener el contacto a distancia de la forma más real posible.
 
• Juguetes virtuales
Durante los últimos años han surgido nuevas herramientas que les permiten experimentar más a las parejas a nivel virtual. Ahora existen vibradores que se pueden conectar a un computador o a dispositivos móviles y pueden ser controlados con ciertos comandos por la pareja. Además, hay videojuegos en los que los usuarios pueden tocar a personajes virtuales y cumplir sus fantasías.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.