Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/16/1992 12:00:00 AM

Sexo en la Luna

Con el próximo viaje al espacio de una pareja de astronautas se inicia la era del amor sin gravedad.

EN POCO TIEMPO un hombre y una mujer contemplarán románticamente la Tierra, desde su nido de amor en la Luna. Se trata de dos astronautas norteamericanos que, en septiembre, iniciarán la era de las parejas en el espacio. Hasta ahora, el sexo de los astronautas había sido apenas el tema de comentarios maliciosos sobre las andanzas de las misiones mixtas en órbita; sin embargo, ahora es un serio asunto del programa espacial. Pero también ha demostrado lo puritana que es la NASA.
Temerosos de aparecer ante el mundo como los celestinos del amor sideral, el sexo en el espacio ha sido uno de los asuntos más secretos de la era espacial. Aunque se sabe que es un tema que ocupa a los científicos desde hace un tiempo, los funcionacios de la Agencia Nacional para la Aeronáutica y el Espacio guardan hermético silencio. La razón para ese mutismo es el temor de que los contribuyentes norteamericanos piensen que van a pagar una orgía sideral. Para evitar murmuraciones, los candidatos para este auténtico viaje de luna de miel -el piloto Marck Lee, de 38 años, y la ingeniera mecánica Jan Davis, de 37- ya han contraído matrimonio.
En un momento en que la NASA se prepara para iniciar una era de misiones de larga duración, con tripulaciones compuestas por hombres y mujeres, la sexualidad en el espacio es un tema obligado. Se espera que para 1996 se encuentre en órbita la anhelada Estación Espacial, lo cual exige a los astronautas permanecer por lo menos seis meses en el espacio. Y al comenzar el siglo XXI está programada la exploración a Marte, un viaje que podría tomar dos años o más. "Es absurdo pretender que no haya sexo en una misión espacial", afirmaba recientemente una siquiatra en una revista norteamericana. "Este es parte normal del comportamiento humano, y ocurre dondequiera que haya hombres y mujeres juntos ".
Pero aparte de la especulación popular sobre los prometedores efectos de la falta de gravedad en la relación amorosa, numerosos expertos han demandado el acceso a este tipo de programas: sexólogos que quieren explorar nuevos campos de la sensualidad humana en la ingravidez; sicólogos que desean conocer los efectos del confinamiento en la sexualidad, biólogos que quieren iniciar el estudio de la reproducción humana en el espacio... Pero la NASA, cuidadosa de su reputación, se niega a hacer públicas sus deliberaciones.
Hasta ahora, el sexo entre astronautas era prácticamente imposible. Las pequeñas e incómodas cápsulas espaciales, no permitían mayor movimiento y ningun tipo de privacidad. Como describía un astronauta del programa Apolo, "es como estar de camping con siete amigos". Pero el advenimiento de la Estación Espacial amplía las posibilidades de intimidad. Si la cápsula era una carpa, la estación será un hotel. Al respecto, el antiguo astronauta del programa Apolo, Michael Collins, sugiere en su libro "Misión a Marte" que la tripulación esté compuesta por parejas casadas. "Así tendrían mejores oportunidades de sobrevivir al estrés producido por la soledad y la monotonía". Y advierte que "una atmósfera de bar de solteros podría ser un desastre ".
Pero al parecer, el tema de la sexualidad ya fue superado por la NASA. Ahora el punto álgido es el de la contracepción. Probablemente los biólogos va a tener que diseñar anticonceptivos a toda prueba, porque el embarazo de una astronauta podría poner en serio peligro una misión.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.