Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 4/23/2001 12:00:00 AM

Sicología

Las personas prefieren vivir poco pero intensamente, como el legendario actor de Hollywood, sugiere un reciente estudio.

Que es mejor: ¿vivir una vida intensa pero corta o una vida larga pero menos interesante? Esa misma pregunta se la formularon un grupo de sicólogos de la Universidad de Illionis. Los resultados fueron publicados en la más reciente edición de la revista Psychology Science. A diferencia de lo que muchos creen las personas prefieren una vida más plenamente disfrutada, aunque sea por menos tiempo, que una menos excitante pero más larga. Estos hallazgos obligaron a los investigadores de la Universidad de Illinois a arrojar la teoría sobre el efecto James Dean, según la cual las personas prefieren la suerte fatal del legendario actor (James Dean murió a los 24 años cuando su carrera como actor estaba en su mejor momento) a vivir una existencia más larga pero monótona.

El estudio involucró a 204 personas, 149 estudiantes universitarios y 55 adultos. La técnica consistió en darles diferentes imágenes que mostraran la versión feliz y triste de vida de una mujer que nunca se casó ni tuvo hijos. Luego les pidieron que hicieran una valoración sobre qué tan deseable había sido su vida. Según Edward Diener, uno de los autores del estudio, la gente tiende a valorar como más positiva la vida si termina en una “nota alta”.

Los investigadores también encontraron que morir abruptamente es menos interesante cuando se ha tenido una vida miserable. En este caso fue mejor para los encuestados una vida larga y miserable.

Expertos en el tema de la felicidad hicieron buenos comentarios sobre el estudio pero advirtieron que era necesario profundizar más sobre el asunto para saber si el efecto James Dean se le puede aplicar a todo el mundo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1830

PORTADA

En la cuerda floja

La economía avanza a paso muy lento. Se necesita con urgencia un estartazo, pero el desánimo y el pesimismo limitan las posibilidades de una recuperación.