Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 9/24/2013 12:00:00 AM

Doctor Castro: Sufro de vértigo, nauseas y desequilibrio

El Doctor Castro* resolverá sus dudas sobre temas médicos, psicológicos o sexuales en este espacio.

Doctor Castro:

Mi nombre es Gilma Esther Fonseca Corredor, y estoy interesada en conocer su percepción referente a la enfermedad que me aqueja desde hace aproximadamente 5 años. 
El diagnóstico es Síndrome de Meniere, para lo cual he estado bajo un tratamiento farmacológico. El último tratamiento fue la aplicación de una inyección en el oído interno llamada Sucanato de Metilprednisolona. Después de la aplicación de esta inyección, no se volvió a presentar el vértigo durante 3 meses, pero sí se mantuvo en alto nivel el desequilibrio, los pitos y el oído tapado.


Sin embargo, esta semana tuve un nuevo episodio de vértigo con mucha intensidad, vómito y diarrea, incluso perdí el conocimiento. 


La Enfermedad de Meniere (EM) es una patología que afecta el oído interno y cuya causa aún no es clara por lo que también se conoce como Síndrome de Meniere, debido a que es un conjunto de signos y síntomas sin una explicación clara hasta el momento. Esta enfermedad se presenta en su mayoría en adultos. Es muy raro que se presente en niños aunque hay casos descritos. 

En estudios publicados en los últimos años, como por ejemplo el realizado por Katsarkas en el 2008, se evidenció que en pacientes mayores de 75 años esta enfermedad es mucho más frecuente de lo que se pensaba anteriormente. 

Los síntomas generalmente son ataques recurrentes de vértigo (sensación de que el mundo le da vueltas), acompañados de náuseas y vómito que duran unas pocas horas. También pueden tener pérdida de audición en el oído afectado, sensación de plenitud aural (sentir el oído tapado) o tinnitus (piticos en el oído). 

Para hacer el diagnóstico se deben descartar causas cardiológicas, neurológicas, odontológicas, entre otras. Generalmente se hace evidente cuando empieza la presentación cíclica de los ataques agudos.

Las metas del manejo son evitar las constantes recaídas, disminuir el tinnitus y la sensación de vértigo para mejorar la calidad de vida ya que se puede tornar en una situación muy incapacitante.
El manejo medico de la EM se enfoca en controlar la sintomatología principalmente e inicia con cambios en el estilo de vida.

Se recomienda una dieta baja en sal aproximadamente de 1 a 2 gramos por día. Se ha propuesto el uso de diuréticos como hidroclorotiazida, furosemida o espironolactona, pero aún no se ha comprobado que sean realmente efectivos. La betahistina, un vasodilatador, ha demostrado tener un buen efecto sobre los ataques vertiginosos, sin embargo, no es tan efectivo en cuanto al tinnitus. Se ha pensado que los corticoesteroides podrían ser usados en el tratamiento de la enfermedad debido a la sospecha de que sea de origen autoinmune, pero todavía no hay recomendaciones claras y se esperan más estudios para tener mayor claridad sobre su uso.

Hay procedimientos más invasivos propuestos para el tratamiento de la EM. La Labrintectomía Química, aplicando un antibiótico de la familia de los aminoglucósidos en el oído medio ha sido propuesto, sin embargo, aumenta el riesgo de presentar complicaciones y efectos adversos como la ataxia (movimientos descoordinados). Procedimientos quirúrgicos como la saculotomía o la inserción de tubos de ventilación transtimpánicos también han sido propuestos, con una buena tasa de mejoría, sin embargo, al igual que en el caso anterior, con mayores riesgos como por ejemplo la pérdida de la audición.

Las cirugías más radicales como la laberintectomía o la deaferencia vestibular son opciones para los pacientes con síntomas muy severos que no han respondido a ningún otro manejo médico, no obstante, son casos muy especiales y se debe recordar que siempre el médico debe escoger la mejor opción para el paciente.

“La Enfermedad de Meniere es una de las patologías más complejas en el área de Otorrinolaringología, ya que usualmente es de difícil manejo pues los síntomas son muy incapacitantes. En el caso que comenta la paciente, es necesario determinar la severidad del Meniere, pues el tratamiento difiere en cada persona. 

Se recomienda llevar una dieta baja en sal y en azúcares polinsaturados, al igual que mantener un estilo de vida saludable. Cuando procedimientos como la inyección de medicamentos intratimpanicos no surte efecto nos hace pensar en un Meniere severo y de mal pronóstico por la incapacidad que puede presentar la paciente; este caso debe ser manejado idealmente por un Otorrino Otólogo.

Existen procedimientos quirúrgicos como la ablación de nervios, pero se debe valorar el riesgo – beneficio previamente” comenta el doctor William Muñoz, médico especialista en Otorrinolaringología.
La EM es incapacitante y puede llegar a alterar de manera importante la calidad de vida de las personas. La educación acerca de esta patología es fundamental para que el paciente no se frustre fácilmente y pueda llevar un ritmo de vida normal.

* Si tiene una duda sobre un tema médico, psicológico o sexual, escriba al Dr. Castro a DoctorCastro@semana.com. La idea de este espacio es dar una orientación general sobre importantes temas clínicos. En ningún momento esta columna pretende reemplazar la visita a un médico. El doctor Castro es egresado de la Universidad del Rosario y trabaja actualmente en el grupo de endocrinología de la clínica Palermo y en su consulta particular.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.