Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/18/1992 12:00:00 AM

SOBREVIVIENTES DEL TITANIC

AL CONMEMORARSE 80 AÑOS DE LA TRAGEDIA, VARIOS TESTIGOS <BR>RECUERDAN LA FATIDICA NOCHE DEL 14 DE ABRIL DE 1912.

A PESAR DE SU AVANZADA EDAD, cada detalle de lo sucedido la noche del 14 de abril de 1912 permanece grabado en su mente. Eran apenas unos niños, pero la tragedia sigue viva en su memoria. El estruendo impresionante de esa gigantesca mole de hierro desapareciendo bajo el agua; los gritos de auxilio y los gemidos de centenares de personas que luchaban con las olas para alcanzar los botes. Y aún se estremecen de saberse parte de ese grupo que se salvó en un naufragio en el que murieron 513 de los 1.497 pasajeros.
Al conmemorarse 80 años del hundimiento del barco más lujoso del mundo, la revista norteamericana Town & Country reunió a nueve de esos sobrevivientes. Son los últimos testigos de la tragedia. Sus edades están entre los 81 y los 103 años. Y aunque toda la vida han luchado por borrar de su mente esa pesadilla, la curiosidad de la gente no lo ha permitido. La historia del transatlántico que estaba destinado a asombrar al mundo y que se hundió en en el Atlántico norte durante su viaje inaugural, ha fascinado, intrigado y horrorizado al mundo. Millones de personas conocen cada instante de lo sucedido esa fatídica noche y las anécdotas acerca de los aristócratas pasajeros que pagaron 512 libras (cerca de 25 mil dólares de hoy) por una suite en primera clase, para un trayecto de apenas seis días, desde Sout hamptonn hasta Nueva York.
Víctima de un iceberg gigantesco y de un capitán negligente, el lujoso palacio flotante diseñado para satisfacer todas las demandas del confort, carecía del número adecuado de botes salvavidas. Su historia ha sido contada, escrita, filmada, pintada y cantada. La imagen de los músicos tocando mientras los pasajeros se dirigen a los botes salvavidas, el coraje de los hombres que sabiendo que no podrían salvarse ayudan a embarcar a las mujeres y a los niños, es un drama que ha inspirado siete películas, 12 series de televisión, 28 libros, una comedia musical, una obra de teatro y varios centenares de pinturas y canciones.
Esa leyenda con todo su drama y sus tesoros fue revivida en 1985 cuando, después de 15 años de búsqueda, una expedición dirigida por el geólogo Robert Ballard -compuesta por científicos franceses y norteamericanos- finalmente encontró el casco del majestuoso barco, enterrado en el fondo del mar, a 4.000 metros de profundidad. Las fotografías y las imágenes de los restos y objetos del Titanic le dieron la vuelta al mundo. La semana pasada, en una subasta de objetos del Titanic se vendieron los mensajes telegráficos que se enviaron desde y hacia el barco esa noche: 14 comunicaciones que compró un entusiasta por 120 mil dólares.
Ahora, al conmemorarse 80 años, la tragedia vuelve a revivirse. Esta vez a través de quienes fueron testigos del desastre. De acuerdo con la Sociedad Histórica del Titanic, existen 18 sobrevivientes, de los 52 niños que fueron salvados en los botes: ocho viven en Estados Unidos, seis en Inglaterra, dos en Francia, uno en Canadá y otro en Suecia. Algunos de ellos relataron al periodista de la revista norteamericana sus recuerdos de esa noche y cómo la tragedia marcó sus vidas, la mayoría perdieron a sus padres. Como Marjorie Robb, quien tenía 23 años -hoy tiene 103 y cuenta que mientras su madre vivió nunca le permitió hablar de la tragedia. Lo mismo dice Eleanor Shuman, de 81 años: "Durante el frenetico abordaje de los botes poco antes del hundimiento, mi hermano Harold, de cuatro años, cayó al mar". En cambio, Eva Hart, de 87, ha pasado su vida relatando sus recuerdos; uno de ellos, su terror cuando un oficial del barco desenfundó una pistola para restablecer el orden. "Dado el buen clima y las dos horas y media que le tomo el barco hundirse, todos los pasajeros podrían haber sobrevivido si hubiera habido suficientes botes salvavidas".
Algunas conservan reliquias del fatídico viaje. Eileen Schefer, de 91 años recuperó en una subasta hace unos años, por mil libras (un millón de pesos) una carta que había enviado a su institutriz describiéndole el Titanic, desde Queenstown, Irlanda, la última parada del barco antes de tomar rumbo a Nueva York: "En toda mi vida he realizado numerosos cruceros a bordo de los barcos más lujosos del mundo pero ninguno era tan hermoso, lujoso y confortable como el Titanic". La más joven de los sobrevivientes, Millvina Dean, de 80 años, pertenecía a una familia inglesa que viajaba a instalarse en América. Al desaparecer su padre en el desastre, su madre regresó a Inglaterra. Lo mismo le sucedió a Edith Brown, quien tenía 15 años.
Recuerda que antes de subir al bote su padre le insistió en colocarse una camiseta; su madre más tarde se dio cuenta que le había anotado el número de la caja de seguridad del banco. Winifred Quick, 88 años, guarda una bandera de la compañia White Star, dueña del Titanic, encontrada en la cartera de su madre después del rescate: "Nunca he podido olvidar el momento en que el gigantesco barco desapareció bajo las aguas". En cambio Louise Pope, de 84 años, aún conserva los zapatos que llevaba puestos esa noche pero no recuerda nada de la tragedia, por el severo shock que sufrió.
El año pasado se embarcó en el Queen Elizabeth II hacia Halifax, donde muchos de los cuerpos de las víctimas fueron enterrados, para participar en un servicio religioso. Para ella, "el desastre le abrió los ojos al mundo. Yo pienso que la muerte de tanta gente no fue en vano ".
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.