Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/21/2004 12:00:00 AM

Tesoro escondido

La novela de una escritora que murió en Auschwitz hace más de 60 años y que sólo se conoció este año gana premio de literatura en Francia.

Durante más de cinco décadas Denise Epstein conservó un viejo maletín que contenía pertenencias de su madre judía, Irene Nemirovsky, una escritora famosa en Francia durante los años 30 y fallecida en 1942 en el campo de concentración de Auschwitz, en plena Segunda Guerra Mundial. En el fondo de esta valija se encontraba escondido un tesoro literario que describía la Francia ocupada por los nazis y el gran éxodo de junio de 1940. Pero las notas escritas por Irene vieron por fin la luz apenas en septiembre de este año, cuando Denise, hoy de 75 años, tomó la decisión de publicarlas.

Hace dos semanas el libro, titulado Suite francaise, se convirtió en el ganador del premio

Renaudot, uno de los más reconocidos de la lengua francesa, que por primera vez se concede a una persona fallecida por una obra escrita 60 años atrás.

Irene nació en Kiev en 1903 en el seno de una familia acaudalada. Su padre era uno de los más ricos banqueros rusos y se aseguró de ofrecerle a ella la mejor educación. Irene aprendió a hablar varios idiomas y estudió en las mejores instituciones de San Petersburgo. La revolución rusa, sin embargo, los obligó a huir hacia Europa occidental y en 1917 los Navirosky se establecieron en París. Allí Irene ingresó a la Universidad de La Sorbonne a estudiar literatura.

En 1926 publicó su primera novela, Le malentendu. En 1929, a los 26 años, publicó su obra más exitosa hasta ese momento, David Golder, adaptada al teatro y al cine. Ese año dio a luz a su primera hija, Denise, fruto de su amor con Michel Epstein, con quien se había casado tres años atrás. Al año siguiente publicó Le bal, sobre el duro paso de la adolescencia a la edad adulta. En 1937 a su éxito profesional y al reconocimiento social se sumó la llegada de Elizabeth, su segunda hija.

Pero la suerte de Irene y su familia dio un giro inesperado cuando los alemanes ocuparon Francia en mayo de 1940. Tanto a ella como a su esposo les fue rechazada la nacionalidad francesa y tuvieron que marcharse de París para proteger sus vidas. Usaron todas sus influencias para evitar que los enviaran a los campos de concentración e incluso se convirtieron al catolicismo. Pero todo fue inútil: Irene tuvo que portar la estrella amarilla en el brazo, les despojaron sus pertenencias y los abandonaron todos aquellos que se catalogaban como amigos. En 1942, después de solicitar en vano ayuda al embajador alemán en París, la escritora fue arrestada por los alemanes y trasladada a Auschwitz, donde murió de tifo. Su nombre se perdió en el olvido.

Las niñas sobrevivieron al Holocausto gracias a que sus padres se las entregaron a una mujer católica que las fue escondiendo de casa en casa hasta el final de la guerra. Denise tenía 13 años cuando se llevaron a Irene y le entregaron el maletín. Al principio no podía ver con calma lo que guardaba porque "me llenaba de dolor y de cólera.", dijo. Sólo en 1970, cuando el tiempo había curado las heridas, ella logró ver los manuscritos como una novela y no como un testamento doloroso de su madre. Desde entonces trabajó en el proyecto de darle vida a la obra, transcribiendo y organizando los textos..

En septiembre de este año, cuando por fin fue publicada, la novela causó conmoción y la crítica inmediatamente la consideró una joya literaria de excepción por la calidad de su prosa y la crudeza de su testimonio. Algunos incluso la consideran la más importante descripción de la guerra después de los diarios de Ana Frank. Además revivió los recuerdos amargos de la colaboración francesa a los nazis.

"Es una victoria sobre el pasado", dice Denise sobre el libro, una obra inconclusa pues la idea de la autora era hacer cuatro volúmenes que, según aseguraba ella misma, serían su pieza maestra. Sólo logró escribir los dos primeros, pero eso fue suficiente para que el mundo, 60 años después de su muerte, lo reconociera como una obra maestra y un testimonio excepcional de una era de horror que se niega a caer en el olvido.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.