Jueves, 2 de octubre de 2014

| 2013/02/02 00:00

Tota: un lago amenazado

El Ministerio de Ambiente conmemoró allí el día de los humedales. Pero un proyecto petrolero y la contaminación lo tienen en jaque.

Tota es uno de los complejos de agua más importantes del país. Foto: Archivo SEMANA

El día nacional de los humedales tuvo una celebración especial. Al lago de Tota, ubicado en el departamento de Boyacá, llegaron diferentes personalidades: el Ministro de Ambiente, Juan Gabriel Uribe; la embajadora de la Unión Europea, Tanya Van Gool; el embajador de Francia, Pierre-Jean Vandoorne; el director de la AFD en Colombia, Fabrice Richy; y el gobernador del departamento de Boyacá, Juan Carlos Granados.   

La razón que unía a los diplomáticos europeos con los representantes de la política ambiental del país era el lanzamiento del proyecto de Cooperación Internacional para la implementación de la Política Nacional de Gestión Integral del Recurso Hídrico en la Cuenca del Lago de Tota (Boyacá). Ese proyecto es fruto de un acuerdo de cooperación entre el Gobierno de Colombia y la Agencia de Cooperación Francesa y lo que busca en palabras sencillas es salvar el lago insignia del centro del país.

El problema es que sobre Tota se ciernen muchas amenazas. El año pasado este se ganó un no muy honroso premio en materia ambiental del mundo: el globo gris. Este selecciona a los cuerpos de agua que están siendo degradados y abandonados por el Estado. El jurado de ese premio se conmovió con la historia del lago vecino de los cultivadores de cebolla que se resistía a morir y por el que decenas de personas protestaron unos días desnudos. 

Este año el debate es otro. En Tota, la empresa francesa Maurel & Prom (de la que Pacific Rubiales tiene un 42 por ciento) busca allí reservas petroleras. La compañía francesa llegó al país en 2005, y en una de las adjudicaciones de bloques que hace la Agencia Nacional de Hidrocarburos se hizo, por medio de Hocol (otra petrolera), al bloque Muisca, un vasto territorio desde Chía hasta Sogamoso.  

Desde 2009, la empresa comenzó la exploración en una zona que abarca 250 kilómetros cuadrados y hoy tiene presencia en seis municipios: Pesca, Tota, Cuitiva, Iza, Fravitova y Aquitania. Como Boyacá es un departamento de minifundios, su trabajo interviene hoy 22.000 predios. Ahora hay todo un debate sobre si esa búsqueda del oro negro puede afectar la laguna. La Procuraduría ya pidió incluso al ministerio de Ambiente que no conceda la licencia ambiental para la explotación allí.

Pocos saben que Tota es el lago altoandino más grande de Colombia con 5.560 has de espejo de agua. Y que en el país hay más de 20 lagos y lagunas de categoría grande que almacenan 4.324’000.000 m3 de agua. Su conservación no solo es importante para la fauna y la flora que en ellos habitan, sino porque son unos complejos que equilibran el flujo de agua de los ecosistemas. La celebración del día de los Humedales en uno de ellos debería ser una buena señal para la tarea de conservarlos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×