Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2004/12/12 00:00

Treinta consejos para un buen viaje

Un viajero prevenido vale por dos. Por eso SEMANA ofrece pequeñas claves para un vuelo feliz y sin contratiempos.

Piense con tiempo su destino, viaje ligero, vístase cómodo, no lleve objetos cortopunzantes ni polvos blancos de ningún tipo...

La temporada alta ya llegó y los aeropuertos, como es costumbre, pronto estarán a reventar. Así que lo mejor será que se prepare desde antes de hacer las maletas y evite líos y 'osos' innecesarios en el aeropuerto, el avión y el regreso. Aquí, 30 consejos de expertos para un buen viaje.

Antes de empacar

1. Tómese su tiempo para decidir a dónde quiere ir y en qué época del año, sobre todo si va al exterior. No es lo mismo ir en diciembre a París que a Buenos Aires, o que a Nueva York y Los Ángeles.

2. Mientras más temprano compre el pasaje más posibilidades tiene de conseguir una tarifa especial y un buen puesto en el avión.

3. No se limite: usted puede comprar su pasaje en la aerolínea, a través de una agencia de viajes o directamente en el aeropuerto. Si viaja con su familia y no quiere perder tiempo averiguando el mejor hotel o los planes recomendados, lo mejor será que compre un paquete turístico a través de una agencia. Pero si usted es uno de esos viajeros expertos que no gustan de las agencias, seguramente sabrá que no necesita intermediarios.

4. Aunque en Colombia apenas está naciendo la costumbre de comprar pasajes por Internet para vuelos nacionales (algunos sostienen que el producto está en prueba y muy pronto se podrá), sí puede adquirirlos para viajes en el exterior. También puede hacer reservas por este medio y comprar para ciertos trayectos internacionales un tiquete electrónico, que no es otra cosa que un código para acceder a la información de su viaje sin necesidad de un pasaje en papel.

5. Una vez hecha la reserva, usted cuenta con tres días hábiles para pagar el tiquete.

6. Siempre verifique los datos del tiquete y reconfirme la hora de salida, incluso el mismo día de su viaje.

7. Saque al menos dos copias de su cédula, sus tarjetas de crédito, pasaporte y demás documentos importantes, déjelas con una persona de confianza y tenga guardadas las otras copias en un lugar distinto al de los documentos originales.

El equipaje

8.
Viaje ligero, no sólo porque es más cómodo, sino porque hoy en día cobran mucho más por el sobrepeso de las maletas. El límite varía según la aerolínea, pero no será menos de 20 kilos ni más de 30. Verifique. Y piense dos veces si vale la pena llevar esa corbata, esa falda o esa chaqueta que 'de pronto' necesitará.

9. No se le ocurra llevar en su equipaje de mano maizena, harina, talcos, cortauñas o limas de metal, encendedores a gas, tijeras, pinzas o agujas de tejer... Le darán problemas en los puestos de control. Algunos guardias demasiado perspicaces también querrán decomisarle una pluma y sospecharán de sus cuchillas de afeitar.

10. Más bien lleve una revista, un buen libro, música (la de los aviones por lo general no es la mejor) y si es un cinéfilo empedernido, un computador portátil con DVD y un par de buenas películas.

11. No apile bolsas o libros en su equipaje pues no se sabrá qué son cuando pase por los rayos x y seguramente tendrán que revisarlos manualmente.

12. Recuerde que en ciertos países (como México, por ejemplo) no permiten entrar alimentos ni productos perecederos. De modo que será mejor dejar el paquete de bocadillos veleños en casa.

13. Puede que su perro o su gato sean para usted parte de la familia y quiera que viajen en el asiento de al lado. Sin embargo, para que su mascota pueda viajar (no con usted, sino como parte de su equipaje), deberá pedir autorización a la aerolínea para que le reserven un guacal. También deberá llevar una copia del carné de vacunas del animal y obtener un certificado del ICA en el aeropuerto.

14. Las tulas y back-packs son más cómodos de cargar en viajes largos que suponen posteriores trayectos en tren o bus. Pero no son tan cómodos en las requisas de los aeropuertos.

15. El save bag, ese empaque plástico en el que algunos envuelven sus maletas en los aeropuertos, no es una mala idea si lleva objetos de valor, como cámaras, o teme que alguien quiera introducir elementos no deseados en su equipaje. Pero puede correr con la mala suerte de tener que romperlo (por supuesto después de haberlo pagado) a causa de una requisa sorpresa. Es mejor usar un candado pequeño.

En el aeropuerto

16. Vístase de manera sobria y cómoda. Recuerde que no va a una fiesta y mientras más llamen la atención sus prendas, más posibilidades tiene de parecer sospechoso y ganarse una requisa de más.

17. Use zapatos o tenis que pueda sacarse y ponerse fácilmente. En algunos países (como Estados Unidos) podrán pedirle que se los quite hasta tres o cuatro veces.

18. No pierda tiempo en el detector de metales. Quítese la chaqueta, las joyas y el cinturón, pues es probable que deba volver a quitárselos. Muchos recomiendan quitarse también los piercings y para las mujeres, no llevar sostén con varillas de metal.

19. No se siente en la sala de espera. Recuerde que va a estar sentado en el avión durante un buen rato.

En el avión

20. La mejor silla depende en buena medida del carácter del pasajero. Para los que necesitan estirar las piernas, sufren de hiperactividad y van al baño con frecuencia, lo mejor será el pasillo. Para quienes gustan de dormir y no tienen la necesidad de pararse tan seguido, será la ventanilla; eso sí, lejos de las turbinas.

21. Muchos viajeros expertos afirman que es una verdadera pesadilla quedar atrapado en el puesto de la mitad de la fila del medio de los aviones de cabina ensanchada (Boeing 747, 767 y 777, Airbus A 340), sobre todo en vuelos largos. Por el contrario, los mejores asientos están junto a las salidas de emergencia o en las divisiones internas de la nave, en las que hay espacio extra para estirar los pies.

22. Si viaja con bebés, los puestos de las divisiones internas serán los mejores, pues podrá poner la pañalera e incluso tendrá suficiente espacio para colocar un coche plegable.

23. Lleve sus propios audífonos. Algunas aerolíneas cobran por su uso.

24. No espere recibir banquetes a la hora de la comida. En los vuelos nacionales tendrá como mucho un austero refrigerio. De modo que no es mala idea llevar su propia comida, ojalá no un jamón o un queso demasiado olorosos.

25. Ojo con el alcohol: hace más efecto en el avión. Tampoco es buena idea viajar con resaca.

26. Igual sucede con los alimentos: si come muy pesado antes de volar, puede ganarse un dolor de cabeza o una buena indigestión. La razón es que el metabolismo cambia a la altura crucero, que es aún mayor que la del Everest.

27. Por favor, no se lleve del avión las almohadas, los cubiertos, las cobijas ni los chalecos salvavidas.

Al llegar

28. Siempre reconfirme su regreso. Muchos lo olvidan y se llevan sorpresas a la hora de volver. Puede hacerlo en el aeropuerto, en una oficina de la aerolínea o telefónicamente.

29. Si pierde su pasaporte o alguno de sus documentos, diríjase a una estación de Policía y ponga el denuncio. Le serán muy útiles las copias que previamente sacó (punto 7). Si está en el exterior, vaya al consulado colombiano más cercano y pida que le expidan de nuevo su pasaporte, o en su defecto un permiso temporal.

30. Si su equipaje se pierde, haga el reclamo de inmediato en la aerolínea. Tenga claro su color, contenido y características especiales, pues mientras más indicaciones dé, tendrá más posibilidades de encontrarlo pronto. La aerolínea está en la obligación de devolvérselo o pagarle el equivalente si no lo encuentran.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.