Martes, 16 de septiembre de 2014

| 2013/05/16 00:00

Un día con las gafas de Google

por Rory Cellan-Jones, periodista de la BBC

El corresponsal de tecnología de la BBC tuvo la oportunidad de probar durante 24 horas la revolucionaria nueva tecnología portátil de Google.

Cuando las gafas funcionan peor es cuando están lejos de una conexión de wi-fi fuerte. Foto: BBC
;
BBC

Promete transformar nuestras relaciones con la internet o convertirnos en cyborgs, invadiendo la privacidad del otro con despreocupación. Digan lo que quieran sobre las gafas de Google, ya que es definitivamente un tema de conversación.

Me he pasado 24 horas probando este dispositivo computarizado portátil, hablando con gente que está desarrollando aplicaciones para ellas y divirtiéndome con sus reacciones.

Opciones limitadas

El producto, que todavía dista de estar listo para los consumidores, ha estado en manos de desarrolladores en las últimas semanas, y muchos de ellos se reunieron en San Francisco para la conferencia I/O de Google.

Cuando tuve un par de horas para probarlas, descubrí que como cualquier nueva interfaz, las gafas tenían unos detalles por pulir.

La pantalla parece bastante más grande y más útil de lo que esperaba, como una televisión de tamaño razonable al otro lado de la habitación. Pero necesitas aprender una serie de comandos táctiles que están en el armazón de la gafa, y a menudo me encontré atascado en una serie de menús, yendo adelante y a trás y terminando en ninguna parte.

Por el momento, hay una cantidad limitada de cosas que puedes hacer con las gafas. Es como un celular inteligente pero sin aplicaciones, y muchas de las funciones están limitadas por la calidad de la conexión 3G del teléfono al que está vinculado. Por otra parte, puedes parecer medio bobo caminando por la calle y gritándote a ti mismo.

El reconocimiento de voz del aparato es muy inteligente, incluso parece entender mi acento inglés. Pero una vez más, cuando abandonas una conexión wi-fi potente, todo parece ser más difícil. ¿Y qué pasa con esos cuestionamientos sobre la privacidad de un aparato que puede grabar a otro sin que éste lo sepa?

Hablando solo

Cuando llevé las gafas durante un paseo por la playa con vistas al puente Golden Gate, unos ancianos que paseaban a su perro parecían más divertidos por ver a un extraño británico hablando sólo, que preocupados por su privacidad.

Donde las gafas de Google impresionan más es en su cámara. Porque captura exactamente lo que ves, logras el tipo de fotos que a menudo pierdes, con una cámara lista para la acción. Y en lo que respecta al video, las imágenes son mucho más estables de las que ves con una temblorosa cámara de teléfono.

Empezamos nuestra filmación visitando a uno de los mayores entusiastas de las gafas, el bloguero Robert Scoble. Realmente, él conoce el arte de tomar fotografías con ellas, cómo pueden comprobar en la foto que nos tomó mientras le filmábamos.

A pesar de su promesa de no pasar un día sin estas gafas o algo similar, tiene algunas críticas. El precio necesita ser el adecuado, dice, y el producto tiene que ser capaz de hacer mucho más para llamar la atención de una gran audiencia.

Nueva forma de interactuar con la red

Tal como suena, habrán pronto muchas aplicaciones. Los grandes y pequeños desarrolladores están en San Francisco mostrando sus proyectos. Rajiv Makhijani y dos amigos que ganaron la competencia de Google, Glass hackathon, están desarrollando una idea de videojuego social, que suena como una mezcla de la red social Foursquare y la página de citas match.com.

Grandes empresas del sector, incluyendo a Twitter, Facebook y Evernote, también están pensando en trabajar en aplicaciones.

Lo que me chocó es la fascinación que generó entre la gente de San Francisco el ver las gafas de Google por primera vez. A mi me da la impresión de que estamos listos para un nuevo modo de interactuar con la internet.

Las gafas de Google puede que sean torpes y definitivamente no van a recibir un premio por su estética. Existen serios debates sobre sus implicaciones legales y sociales.

Pero quizás de aquí a diez años pensemos que este es el momento en que la computación portátil saltó de las películas de ciencia ficción a la vida real.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×