Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/14/2012 12:00:00 AM

Una verdad agridulce

Científicos estadounidenses exigen controlar el azúcar como si fuera una droga: con límites de edad e impuestos. Nutricionistas colombianos reclaman falta de educación.

Son fáciles de conseguir, se puede abusar de ellas, su impacto en la sociedad es negativo y son tóxicas. Estos son los criterios para controlar el consumo de ‘drogas comunes’ como el alcohol o el tabaco.

Desde este mes, investigadores en Estados Unidos quieren ponerle trabas al uso de una sustancia más: el azúcar.

Basta revisar el empaque de cualquier alimento procesado para saber que el azúcar está en todas partes. Su omnipresencia las conoce todo aquel que, al no querer parar de comer postres, advierte que el azúcar puede ser adictivo. Y nadie ignora el impacto negativo que tiene en sociedades en que las cifras de obesidad aumentan exponencialmente.

¿Pero alguien había pensado que este dulce acompañante podría ser venenoso?

Robert Lustig, pediatra endocrinólogo de la Universidad de California, está convencido de ello. Según él, el azúcar no sólo no tiene valor nutritivo.

Además —como le dijo a SEMANA— “es un tóxico”. Se trata de un tóxico ‘crónico’, que termina lentamente con la vida de quien lo ingiere en exceso, como el alcohol.

Lo que afirma Lustig podría cambiar la forma como la sociedad percibe a aquellos granos blancos que la han acompañado durante décadas. El pasado 2 de febrero publicó el artículo “Azúcar, la verdad tóxica” en la revista Nature.

Allí, llama al Estado a combatir el uso de dulces producidos industrialmente y exige que se restrinja su consumo. Como el alcohol, escribe Lustig, el azúcar causa enfermedades como la hipertensión, lípidos elevados, disfunciones cardíacas y hepáticas e inflamación del páncreas.

Para el científico, la culpa la tiene la fructosa. Cada molécula de azúcar de mesa (sacarosa) consiste de dos partes: glucosa y fructosa.

Para endulzar la Coca-Cola, por ejemplo, se usa el jarabe de maíz de alta fructosa, un tipo de azúcar que contiene una dosis más alta de fructosa que el azúcar refinado de caña o de remolacha azucarera.

Lustig ve a la fructosa como la causa del aumento de la obesidad y la diabetes en Estados Unidos.

En Colombia, los efectos perjudiciales del azúcar también son notorios.

Según la más reciente Encuesta Nacional de la Situación Nutritiva, uno de cada cinco colombianos toma gaseosas diariamente. Ya en 2005 se había concluido que, al año, un adulto promedio toma 148 litros de gaseosa y refrescos y consume 29 kilos de azúcar y panela.Hoy más de la mitad de los adultos y uno de cada seis jóvenes sufren de exceso de peso.

Pero el sobrepeso no es el único problema. “Mucha gente cree que es la causa de enfermedades como la diabetes. Pero el 20 por ciento de los obesos tienen un metabolismo normal”, dijo Lustig a SEMANA.

“Casi la mitad de las personas con un peso normal desarrollan lo que llamamos ‘síndrome metabólico’”. Este describe la acumulación de varias enfermedades como la diabetes, la hipertensión y los lípidos elevados. En Estados Unidos, se estima que el 35 por ciento de la población padece de este síndrome. En Colombia, entre el 25 y el 45 por ciento.

Para frenar la difusión del ‘síndrome matabólico’, Lustig propone controlar el consumo de gaseosas. Sugiere estrategias exitosas en la restricción del alcohol y del tabaco, como impuestos, límites de edad y la prohibición de publicidad. Dinamarca, Francia y Hungría ya cobran, o pronto cobrarán, un impuesto añadido por la compra de dulces. Y Costa Rica, donde el 20 por ciento de los niños son gordos, acaba de prohibir la comida chatarra y las gaseosas en colegios públicos.

En Colombia, la Ley de Obesidad exige comida saludable en centros educativos. Pero no es suficiente. Según Claudia Angarita, presidente de la Asociación Colombiana de Nutrición Clínica, “el consumo de azúcar puede estar ocasionando altas tasas de síndrome metabólico”. Angarita cree que el gobierno debe promocionar la educación nutricional.

No es posible decir si los impuestos europeos y la prohibición costarricense reducirán la diabetes y la obesidad. Pero aun si solo pudieran frenar su crecimiento, sería una razón para que Colombia siguiera ese ejemplo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1842

PORTADA

La voltereta de la Corte con el proceso de Andrade

Los tres delitos por los cuales la Corte Suprema procesaba al senador se esfumaron con la llegada del abogado Gustavo Moreno, hoy ‘ad portas’ de ser extraditado. SEMANA revela la historia secreta de ese reversazo.