Martes, 6 de diciembre de 2016

| 2016/06/08 09:49

Cinco formas curiosas en las que la ciencia usa la orina

Más allá de avisarnos si tenemos alguna infección o enfermedad, la ciencia investiga una serie de soluciones que la orina puede ofrecer en el futuro.

Cinco formas curiosas en las que la ciencia usa la orina Foto: Pixabay
;
BBC

Todos los días en repetidas ocasiones, sin pensar un instante en lo útil que puede ser, desechamos la orina, ese líquido transparente y amarillento de característico aroma.

No sólo nos puede servir para detectar infecciones y enfermedades, sino que además puede venir a mano a la hora de cultivar plantas, conducir un auto o incluso ir al espacio.

Al menos así lo ha probado la ciencia varias veces.

1. De la vejiga al cultivo

En la localidad de Brattleboro, en Vermont, Estados Unidos, más de 100 voluntarios donan su preciado líquido para la ciencia.

Allí opera el Rich Earth Institute, donde se cultivan lechugas, zanahorias y se mantiene el pasto verde y sano con la orina, una práctica extendida en Asia.

El proyecto, que empezó en el 2011 y cuenta con el apoyo de la Universidad de Michigan, está probando que nuestra agua residual es un excelente fertilizante que además ayuda a gastar menos agua.

Según los especialistas, la mayoría de los agricultores utilizan fertilizantes de nitrógeno y fósforo sintéticos.

La orina está llena de estas sustancias.

Eso sí, no se trata de usar los cultivos como inodoros.

La Organización Mundial de la Salud recomienda almacenar el líquido antes de ser usado en cultivos de alimentos.

En las directrices se explica que si se trata del huerto de una casa, el tiempo de almacenamiento debe ser de un mes para eliminar cualquier agente que pueda ser dañino para la salud.

Mientras que se se trata de uso industrial, entonces la espera debe ser de al menos seis meses.

2. ¿Dientes de orina?

Puede parecer ciencia ficción, pero en China científicos lograron crear dientes a partir de células madre encontradas en la orina.

Investigadores del Instituto de Biomedicina y Salud de Guangzhou publicaron recientemente un estudio en la revista Cell Regeneration donde explican cómo habían creado estructuras parecidas a un diente con pulpa, dentina y esmalte.

El problema estaba en que no eran tan duros como los naturales.
Sin embargo, el trabajo abona el camino para un día utilizar las células de la orina en la regeneración de dientes.

Tras publicarse el trabajo, el odontólogo John Comisi, de la Academia General de Odontología de Estados Unidos, le dijo a la cadena estadounidense CBS que al tratarse de un desecho del cuerpo humano, en la orina hay células, "por lo que tiene sentido que se puedan utilizar de esta forma".

3. Cargadores de celulares y otros dispositivos

"Uno de los productos que podemos estar seguros de un suministro infinito es nuestra orina", dijo el doctor Ioannis Ieropoulos, del Laboratorio de Robótica de la Universidad de Bristol, en Reino Unido, cuando hace unos años explicaba cómo había desarrollado una forma de cargar los teléfonos celulares con orina.

Y él no ha sido el único en volcarse en la orina para aprovechar energía de este desecho humano.

Recientemente, investigadores de la Universidad de Bath, también en Inglaterra, desarrollaron una célula de combustible en miniatura que puede generar electricidad a partir de la orina.

Esto, según los expertos, puede ser una solución para ofrecer energía asequible y renovable.

Una célula de combustible microbiana utiliza procesos eléctricos biológicos naturales de las bacterias para convertir materia orgánica -sí, como nuestro líquido amarillo- en electricidad.

Otra ventaja es que según los investigadores, estas baterías son económicas (cada dispositivo cuesta unos US$1,5) eficientes y producen casi cero residuos en comparación con otros métodos de generación de electricidad.

Estas baterías permiten cargar -al menos en laboratorio- teléfonos celulares y otros dispositivos eléctricos.

4. No hay que pararse al baño

En la universidad de Ohio, Estados Unidos, la científica Gerardine Botte se ha especializado en convertir la orina en combustible de hidrógeno.

La premisa parece simple. Si la orina contiene dos compuestos que podrían ser fuente de hidrógenos (amoníaco y urea), si se coloca un electrodo en el agua residual para aplicar una corriente suave, el gas de hidrógeno que se produzca podría usarse para alimentar una celda de combustible.

Según el diario británico The Guardian, la tecnología que ha desarrollado esta profesora de ingeniería química y biomolecular tiene un sistema que opera de manera muy similar a la electrólisis del agua, "un proceso que se utiliza para producir hidrógeno".

La ventaja del sistema de Botte está en que el amoníaco y la úrea de la orina utilizan menos fuerza para mantener los átomos de hidrógeno, por lo que se necesita menos energía para separarlos.

De lograr producir suficiente combustible con la orina de seres humanos, ¿significará que cuando viajemos en auto no habrá que parar para ir al baño?

5. Pipí embotellado en el espacio

Para hidratarse, los astronautas se toman su propia orina -y la de sus colegas- en la Estación Espacial Internacional.

Cuando se está a medio camino entre la Tierra y la Luna, conseguir una fuente de agua potable es una tarea muy cuesta arriba.

Allá arriba, el astronauta canadiense Chris Hadfield explicó que el 93 % del agua que se utiliza, se reutiliza.

Aprovechan cuanto líquido puedan, incluidos el sudor y la orina.
"Sabe a agua embotellada", le dijo a Bloomberg Layne Carter, del Centro de Vuelo Espacial Marshall de la NASA.

Eso sí, hay que superar el "trauma" psicológico de pensar que te estas tomando tus residuos.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.