Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1994/09/26 00:00

VICTIMA DE SU PROPIO INVENTO

La cadena 'CNN', que creó la fórmula de transmitir 24 horas de noticias, debe competir ahora con sus imitadores.

VICTIMA DE SU PROPIO INVENTO

EL CHISTE DE MOda en los pasillos de la sede principal de CNN en Atlanta es que la cadena necesita con urgencia una buena guerra. La broma, que recuerda el impresionante cubrimiento de la guerra del Golfo Pérsico, es producto de una crisis de audiencia por la que atraviesa la empresa que inventó el arte de dar noticias alrededor del mundo y sin parar.

Si bien es cierto que en los últimos meses la cadena sufrió una extraña sequía de noticias internacionales, la caída de la sintonía tiene más que ver con el hecho de que la competencia se aprendió muy bien la fórmula con la que CNN triunfó. Catorce años de cubrimiento ininterrumpido la convirtieron en un oráculo internacional donde presidentes y dictadores en apuros se enteraban más rápido de los acontecimientos por CNN que a través de sus propios sistemas de inteligencia. La señal de la cadena que transmitió en directo la guerra del Golfo Pérsico, el intento de golpe en la Unión Soviética y la caída del Muro de Berlín se internacionalizó de tal manera, que presentadores como Bernard Shaw, Peter Arnett y Larry King, son hoy tan conocidos en el mundo como cualquier estrella de Hollywood.

El invento parece haber cumplido, sin embargo, su vida útil. La década de gloria y reinado de los ratings de CNN se acerca a su fin. En los últimos meses, sus directivos descubbrieron que la competencia saturó la televisión de noticias al instante y de cubrimientos en vivo. Y en consecuencia, durante el primer semestre de este año se registró un bajonazo de un 25 por ciento en los niveles de audiencia Aunque estos venían bajando gradualmente, la dura realidad llegó a mediados de junio, cuando explotó el caso Simpson en Estados Unidos. Hace un par de años las cámaras de CNN hubieran tenido el absoluto control del drama en la Corte, en las calles y los escenarios del crimen. Pero las cadenas grandes, algunas medianas e incluso pequeñas se montaron en el tren de la producción en vivo y dejaron a CNN como una opción más.

Desde afuera los analistas responsabilizan de la situación a CNN por haber bajado la guardia en el concepto de exclusividad. En un principio la cadena guardaba con mucho celo las grabaciones de grandes acontecimientos, pero con el mejoramiento de la tecnología satelital, empezó a ofrecerlas a un precio cómodo a las estaciones regionales, las cuales tomaban la imagen, le agregaban sus comentarios y análisis y en general la hacían más accesible para su público.

La opción que ha estudiado CNN para salir de la crisis es darle a sus programas un toque más de revista que de noticia escueta. Pero ese giro implica un nuevo riesgo: perder al televidente que busca noticias. Los directivos están conscientes del riesgo y sostienen que aunque se agregue programación regular, su principal preocupación será la información. Y en ese sentido parecen tener planes de ahorro. A pesar de la crisis, la cadena envió 70 personas a cubrir las elecciones de Suráfrica y, por primera vez en la historia de la televisión estadounidense, dos de sus reporteros transmitieron en vivo desde Corea del Norte. Estos y otros esfuerzos no se reflejaron en los ratings, lo que ha llevado a los directivos a pensar que el problema no es de competencia ni de inmediatez sino de falta de interés de la parroquial audiencia gringa. Como dijo un ejecutivo de CNN: "Parece que no hay mucho interés en las noticlas internacionales, a menos que haya una gran crisis o que esté de por medio una participacion directa de Estados Unidos".

Tal vez este sea el motivo por el cual CNN envió la semana pasada a su presentador estrella, Bernard Shaw a transmitir en vivo desde La Habana los detalles de la crisis migratoria que vive la isla. En un hecho sin precedentes -y que podría ser explicado en parte por la amistad de Ted Turner, el propietario de la cadena, con Fidel Castro- CNN pasó en vivo 90 minutos de una tediosa intervención del comandante en torno de los esfuerzos que ha hecho su gobierno por contener a los balseros que salen hacia las costas de la Florida. Lo cierto es que CNN ha sido la víctima de su propio invento.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.