Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 2000/12/25 00:00

Vida interactiva

Se imponen los DVD y los sistemas de banda ancha para alcanzar mayores velocidades y mover más información.

Vida interactiva

Desde hace algunos años se viene dando en Estados Unidos el debate en torno a si las universidades tradicionales están condenadas a desaparecer para dar paso a la educación superior a través de Internet. Hay quienes dicen que sus costos son tal altos que en los países menos desarrollados no queda otra opción si se quiere brindar una cobertura mayor dentro de la población. De otra parte están quienes dicen que la figura profesoral no desaparecerá como orientadora en los procesos de aprendizaje, pues además cumple una importante labor a la hora de motivar al estudiante. Independientemente de quién tenga la razón, parte de las respuestas a estos interrogantes se encuentran en la carrera tecnológica y en los avances cada vez más sorprendentes en el mundo de la informática. Ya no solamente se habla de educación por Internet. Millones de personas en el mundo aprenden idiomas, reciben capacitación en sus empresas o simplemente se divierten sin salir de casa gracias a las ventajas de la era interactiva. Quienes tienen un módem, una unidad de CD Rom o un DVD, una cámara, un quemador de discos, un micrófono y un par de altoparlantes han descubierto posibilidades ilimitadas para hacer más fácil su trabajo o sencillamente relajarse y aprender con un tour virtual por el Lejano Oriente. La multimedia se ha ido apoderando de todo: del trabajo de oficina, en el que permite comunicaciones en directo con voz y video; del entretenimiento con la llegada de los paquetes de juegos de última generación, y hasta de la educación, pues en unos cuantos discos es posible tener la compilación de las más importantes enciclopedias y bases de datos sin necesidad de ir a las bibliotecas. Ni hablar del hecho de que el MP3 y el Napster han hecho realidad el sueño de miles: tener una discoteca completa sin pagar un dineral por ella y sin buscar piezas de colección por encargo. La dicha de los melómanos ha dado para varias demandas, que alegan el no pago de derechos de autor. Aun así, la revolución multimedia es un hecho. Los niños estudian interactivamente y los álbumes de fotos están llamados a desaparecer porque se imponen las tomas digitales almacenadas en CD con una definición de alta calidad al momento de la impresión.

Las unidades de DVD están reemplazando rápidamente a las tradicionales unidades CD Rom, pues incorporan la posibilidad de reproducir imagen y sonido de alta calidad. Además reemplazarlas no tiene ningún problema. A la hora de comprar los equipos es importante tener en cuenta algunas recomendaciones, como conocer el tipo de procesador, la capacidad de memoria, el disco duro, las tarjetas gráficas y de sonido y, por supuesto, la definición que ofrece el monitor. Del mismo modo, hay que mirar la unidad CD Rom o DVD, el módem, los programas y las opciones interactivas que se ofrecen.



La era de la banda ancha

Además de los adelantos en materia de equipos y computadores la llegada de los sistemas de banda ancha permitirán que las capacidades de la multimedia sean prácticamente ilimitadas. Gracias a las superautopistas de información no solamente se obtendrán mayores velocidades para conectarse a Internet. También es posible que una persona que chatea con otra desde distintas partes del mundo tenga voz, imagen y sonido e, incluso, la posibilidad de enviar fotografías con una rapidez sorprendente. Es como si una calle que ha tenido dos calzadas se ampliara a cuatro o seis. ¿Por qué no se había pensado en esto antes? Los altos costos en términos de infraestructura no permitían el uso masivo de la banda ancha ni su explotación a nivel comercial. Pero hoy en día empresas como ETB, AT&T, Telco, Diveo o Impsat están entrando a Colombia en un esquema de competencia que abarata los costos y permite a los usuarios escoger el mejor servicio. De cualquier modo ninguna empresa tiene el monopolio exclusivo del negocio y en este medio las alianzas están a la orden del día. Los más beneficiados serán los usuarios, tanto a nivel corporativo como doméstico, pues la banda ancha es como dar el salto del télex al teléfono celular. “Las superautopistas de la información ya están abiertas, asegura Hernando Jaramillo, vicepresidente de Impsat, la banda ancha permitirá que muchas empresas entren en la era informática con menos traumatismos y que millones de personas disfruten las posibilidades de la multimedia”, concluye.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.