Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 6/21/2009 12:00:00 AM

Vivir conectados

Las comunicaciones unificadas se convirtieron en religión obligatoria de los negocios de hoy.

Primero fue el viejo teléfono análogo, después vino la voz sobre IP y ahora llega la Telepresencia, una manera de comunicarse casi de ciencia ficción, mediante la cual las empresas entierran para siempre las formas antiguas de conectar a sus empleados.

La telepresencia es la fase avanzada de las comunicaciones empresariales modernas y consiste en conectar participantes remotos de una reunión mediante sofisticados sistemas de audio y video digital de alta definición, que producen la sensación de estar allí de cuerpo presente. Los participantes de la reunión se sienten inmersos físicamente, aunque estén a miles de kilómetros, y después de tomar parte en un encuentro virtual de este tipo ya nadie querrá volver a utilizar Skype.

La implantación de la Telepresencia en el seno de la empresa genera numerosas ventajas, como la optimización de costos o el incremento de la productividad. El servicio de Telepresencia reduce los gastos en viajes y alojamientos y la pérdida de tiempo que suponen los desplazamientos o el insufrible jet lag. El Grupo Telefónica, en asocio con Cisco, provee una solución de Telepresencia en el mercado colombiano que incluye las salas, las comunicaciones y la gestión del servicio, para aquellas empresas que necesitan reunir a sus ejecutivos y a sus clientes sin tener que desplazarse.

Otro proveedor de esta tecnología es la compañía Polycom, que ofrece su 'Telepresencia Experience', un sistema con calidad de imagen de 1080p, que resulta útil en aplicaciones como la telemedicina, por ejemplo. Con sistemas de este tipo se han realizado hasta cirugías a distancia.

Pero no se necesitan sistemas tan sofisticados para aprovechar las telecomunicaciones corporativas actuales. Se conoce como comunicaciones unificadas a los sistemas que integran en una misma red las transmisiones de voz, datos y video, todo bajo el protocolo IP, el mismo de Internet, que sustituye a la tradicional comunicación mediante el teléfono análogo, costosa y tecnológicamente obsoleta. Un informe de la compañía Siemens -que fabrica una solución llamada OpenScape- asegura que las comunicaciones unificadas reducen hasta 35 por ciento los costos de las comunicaciones empresariales, el consumo de energía por llamadas hasta en 90 por ciento y optimiza en 20 por ciento los costos inmobiliarios de las empresas.

En Colombia cada vez más organizaciones adoptan las comunicaciones unificadas. Especialmente el sector financiero, en donde se utilizan aplicaciones de trabajo colaborativo para tomar decisiones delicadas, como estudios de crédito, por ejemplo, entre funcionarios que están ubicados en diferentes seccionales. El Sena utiliza un sistema de comunicaciones unificadas que conecta 175 sitios en el nivel nacional y más de 21.000 computadores.

Para Simbad Ceballos, gerente de Cisco Colombia, el principal cambio que este tipo de soluciones trae en una empresa es sobretodo cultural. "Es un esquema participativo, que genera inclusión en la organización, que genera nuevas ideas y colaboración".

Las comunicaciones unificadas se suelen vender como servicio, administrado por el proveedor mediante un pago mensual, sin necesidad de adquirir en todos los casos la infraestructura. Una empresa que desea adoptar estas tecnologías necesita no solamente redes, telefonía IP y software, sino especialmente cambios en su concepto organizativo. "La riqueza está en una cultura del intercambio de ideas y la participación espontánea entre diferentes departamentos", insiste Ceballos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.