Lunes, 20 de febrero de 2017

| 2005/02/20 00:00

Vivir en paz

Un afiche que enseña 12 reglas básicas de concicencia está caitivando al mundo.

Vivir en paz

La asociación Argentina para la Infancia es una ONG dedicada a la familia y la niñez. Desde su fundación, hace 50 años, se ha propuesto educar a padres e hijos en temas como resolución de conflictos en forma pacífica, resiliencia, prevención del maltrato y promoción de la buena convivencia. Su principal fuente de ingresos son las ganancias que resultan de la venta de los productos de Unicef. Con ello financian la mayoría de sus actividades: conferencias, asesorías sobre maltrato y adopción, jornadas y talleres de reflexión, capacitación sobre infancia, familia y sociedad.

Las Naciones Unidas decretaron 2004 como el año de la familia, lo que llevó a las directivas de la asociación a pensar en una campaña para promover el tema. "Nos pareció que hablar de las reglas de convivencia era apropiado para los colegas y otras ONG", dijo a SEMANA María Martha Hall, directora de la entidad.

María Martha y sus colaboradores se sentaron con diseñadores gráficos para lanzar ideas sobre el formato, los colores, las gráficos y el texto. Finalmente se decidieron por un afiche que estuvo listo en marzo del año pasado. El pliego de papel estaba dividido en dos columnas de diferentes colores. En la primera se encontraba el listado de seis hábitos cotidianos. ¿Encendió? Apague. ¿Ensució? Limpie. ¿Desarmó? Arme. En la otra columna se apreciaba otro tanto de recomendaciones éticas de buenas costumbres para toda la vida. ¿No sabe hacerlo mejor? No critique. ¿No vino a ayudar? No moleste. ¿Prometió? Cumpla. Al final, en la parte baja del cartel decidieron colocar dos hábitos que la gente ha ido olvidando cada vez más. Siempre pida: "Por favor" y siempre diga: "Gracias".

La Asociación comenzó a repartir el afiche en forma gratuita entre aquellas entidades relacionadas con la niñez y la familia. Pero en la medida en que el afiche comenzó a conocerse llegaron solicitudes de padres, madres, educadores, empresarios y políticos interesados en tener su propia copia para colgar en oficinas o en sus hogares.

El éxito fue asombroso. Aunque son sugerencias obvias, la gente se siente identificada en una u otra posición, ya sea porque alguna vez ha querido que no lo critiquen o porque alguna vez ha incumplido. El éxito, según la directora, es que el afiche resalta esos pequeños detalles que a veces se olvidan pero que hacen una diferencia del cielo a la tierra en las relaciones con los demás. También ha cautivado porque es una buena manera para que padres e hijos reflexionen. "Cuando un niño lee '¿Abrió? Cierre' y al lado de estas palabras se muestra un grifo, de alguna manera se le pide que piense sobre muchas cosas. El gasto del agua o el hecho de que si él no la cierra otro tendrá que hacerlo y se verá perjudicado. Es pensar que si no es bueno para todos no va", dice.

Una nota sobre el afiche que apareció hace un par de semanas en el diario El Clarín, de Buenos Aires, le dio proyección internacional al afiche. Han recibido pedidos y propuestas para traducirlo a otros idiomas de países como Estados Unidos, Venezuela, Alemania, España, Israel y Honduras. Ellos lo envían siempre y cuando el destinatario pague la tarifa postal. También lo archivaron en un formato digital para suministrarlo por correo electrónico a quien lo necesite. No han faltado quienes les piden versiones más pequeñas con imán para pegar en la nevera, pero por ahora está descartado por falta de presupuesto.

El éxito del afiche ha generado un costo que no se imaginaban. De un lado obligó a la asociación a prolongar la celebración del año de la familia un año más. "Una acción de 12 meses se nos volvió permanente", afirma María Martha. Van a organizar jornadas con especialistas para complementar el mensaje del afiche. De otro lado se han visto abocados a hacer nuevas impresiones del mismo. Originalmente fueron 500 copias, pero la cifra ya va en 1.500, costo que la asociación ha tenido que asumir de su propio bolsillo. ¿Por qué no lo cobran? María Martha dice que no pues la misión de esta ONG ha sido educar a las familias y tienen un compromiso muy claro con el bienestar de los niños. Y como bien lo saben ellas, y como lo enseña el afiche, si lo prometieron hay que cumplir.

Para más información, escriba a aainfancia@speedy.com.ar

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.