Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 2/27/1995 12:00:00 AM

...Y MULTIPLICAOS

Un estudio revela que los católicos viven la sexualidad más intensamente que los de otras religiones.

SIEMPRE SE HA creído que los católicos son, en su gran mayoría, los creyentes más mojigatos. Para muchos las creencias religiosas parecen reñidas con el disfrute de la sexualidad. Ahora, un extenso estudio revela que los católicos tienen sexo mucho más a menudo y están más dispuestos a disfrutarlo que las personas de otras religiones.
Eso es lo que sostiene el reverendo Andrew Greeley -un sacerdote católico y sociólogo del Centro Nacional del Investigaciones de Opinión de la Universidad de Chicago-, autor del libro: Sexo: la experiencia católica, publicado recientemente en Estados Unidos. Greeley analiza las respuestas sobre el comportamiento sexual de más de 4.000 estadounidenses, y lo que parece concluir es que aquellos hombres que prefieran hacer el amor a ver televisión deberían tener como esposa a una mujer católica. Dos tercios de los hombres casados con católicas reportaron tener sexo una vez por semana o más. "Si los católicos están reprimídos -dice Greeley-, están menos reprimidos que los otros".
Estas son las cifras que Greeley publica:
-El 65 por ciento de las parejas católicas tienen relaciones sexuales al menos una vez por semana, comparado con el 56 por ciento de los no-católicos (protestantes y judíos).
-La mitad de los católicos mayores de 55 años reportaron tener sexo al menos una vez por semana, comparado con 40 por ciento de los otros. Los católicos mostraron además tener el grado más alto de satisfacción sexual de la escala. El análisis que hace Greeley es que la religión católica toma la sexualidad como parte integral del ser humano. "Y cuando el amor es visto como algo sagrado es difícil pensar en él como algo pecaminoso", dice Greeley. la publicación de los resultados de este estudio ha levantado roncha en algunos sectores conservadores, los cuales no ven con buenos ojos la idea de establecer una comparación de actitudes sexuales con base en la religión que profesan las personas. Pero, según Greeley, sus ofendidos críticos son aquellos que intentan hacer creer que los católicos sufren de terribles inhibiciones sexuales. Lo que él quiere demostrar es que eso no es cierto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.