Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/4/1998 12:00:00 AM

YO TENGO YA LA CASITA...

Personajes de la política y la farándula abrieron las puertas de sus fincas para mostrar cómo se sacuden la fama los fines de semana.

Poseer un lugar de descanso, un paraíso lejos del mundanal ruido, se ha convertido en el sueño de quienes han logrado estabilidad económica. Después de la casa propia, los dos carros, los colegios bilingües de los hijos, losbuenos restaurantes y la ropa de marca la meta es la finca a pocas horas de la ciudad. Es la posibilidad de escaparse de la rutina, del agite, del estrés y los trancones. Pero es un sueño que sólo muy pocos pueden hacer realidad. Tener una finca es poder desconectarse del mundo, aunque no de sus placeres. Es respirar aire puro, cambiar de ambiente, ver otra cosa sin preocupación alguna por itinerarios de aviones, tiquetes y reservas de hotel. Y esto seduce más que a nadie a los famosos, quienes buscan intimidad, alejados de la mirada indiscreta del público. SEMANA logró que seis personajes de la vida nacional abrieran las puertas de sus refugios y contaran cómo consiguieron hacer su sueño realidad.
En Tener una finca es un sueño que muy pocos pueden realizar
Jaime Garzón
Campamento guerrillero
Hace más de 10 años el humorista compró un lote en La Calera para construir un pequeño refugio que, según él, "tiene más cara de campamento guerrillero que de finca de descanso". El lugar está hecho a su medida: pequeña cocina-comedor, presidida por una fotografía del ex presidente César Gaviria, el equivalente para la desmesura de Garzón del Sagrado Corazón. No falta la tradicional despensa, el baño, una zona social y la alcoba o 'sala de actos', como él la llama sarcásticamente. Todos los fines de semana, sin falta, se refugia allí para darle un break a su agitada vida. Pero no se desconecta porque, asegura, no le gusta perderle el hilo al acontecer nacional. Acomodado en una colorida hamaca, escucha radio y lee periódicos, revistas y libros. Para entretenerse experimenta en la cocina y cuida de las 25 gallinas que lo mantienen convencido de que él es el gallo. Manuel TeodoroRecuerdos de infanciaSegún el periodista no hay mejor lugar para descansar que su finca fuera de Bogotá. La hermosa casona fue construida por su abuelo materno hace más de 40 años y desde entonces ha sido escenario privilegiado para reuniones sociales. En un extremo de la sala hay una mesa de piedra que fue, literalmente, la primera piedra, la que sirvió de punto de partida para la construcción de la casa. En el otro, sobre la chimenea, reposa la colección de llaves de hotel que el abuelo reunió a lo largo de su vida. En cada rincón lo asaltan los recuerdos de infancia. Los fines de semana Teodoro y su esposa disfrutan el raro placer ya olvidado de hacer mercado en la plaza del pueblo y, de vez en cuando, organizan asados que acaban convertidos en verdaderas parrandas.
Manuel Busquets
Refugio sabaneroHace 15 años el actor, cuando viajaba por una carretera de la sabana, divisó un letrero que decía: "Se vende una fanegada". Decidió parar y bajarse a preguntar cuál era el terreno en venta. Quedó seducido y luego de cierta dosis de regateo logró acordar el precio con un viejito alemán, el dueño del predio. Desde entonces la finca se ha convertido prácticamente en su casa y no son pocas las ocasiones en que, después de interminables horas de grabación, decide viajar a altas horas de la noche para encerrarse en su refugio sabanero. Aquí estudia los libretos y dedica sus horas libres a cuidar sus dos caballos. Su amor por la finca es tal que ya tiene huerta, cultivos de cartuchos y estanque con peces.
Amparo Grisales
Su popularidad y su legión de admiradores hacían muy difícil que la diva colombiana encontrara un lugar para preservar su intimidad. Pero lo logró, nada más y nada menos, que en la isla de San Andrés.
Allí, en medio de la vegetación caribeña y muy cerca del mar, la actriz tiene una pequeña casa en donde se refugia cuando quiere escapar de los reflectores y las cámaras. La decoración es sencilla pero posee todas las comodidades. Y la atención es full : varios empleados le satisfacen sus más mínimos deseos, pues como diva que es le gusta ser atendida a cuerpo de... reina. Paraíso tropical
María Paulina Espinosa
Dos fincas en unaCuando hace años la dirigente política compró en Portugal un mosaico de la Virgen, supo que tendría que ponerlo en un lugar especial. Luego de pensarlo mucho decidió hacerle una especie de altar. Lo curioso es que se convirtió en el punto de partida de la que sería su casa de descanso, un lugar con bosques de pinos, eucaliptos y frondosos jardines. Pero la casa no es una sola. Cuando su familia se enteró de la decisión puso el grito en el cielo y exigió la edificación de otra, pues era necesario un espacio adicional, aislado, para poder dormir. La famosa 'Pum Pum' es una mujer supersociable y, por lo general, va a la finca acompañada de amigos, con los que realiza tertulias que se prolongan hasta altas horas de la noche.
Carlos Ronderos
Cabaña 'unplugged'La mejor cura para el estrés que sufre el ministro de Comercio Exterior es pasar los fines de semana en su finca de descanso. Ubicada en la sabana de Bogotá, la casa tiene una maravillosa vista sobre un cerro de vegetación nativa que hace olvidar la destructiva mano del hombre. Ronderos supervisó la construcción y ayudó a diseñar cada espacio según sus necesidades. No hay televisor, ni radio, ni ningún tipo de electrodoméstico, pues el objetivo, por encima de todo, es descansar. La decoración es austera pero se destaca la chimenea, cómplice ideal para las largas tardes que el Ministro dedica a la lectura.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.