Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 12/13/1999 12:00:00 AM

ZIP ZOM BANG

Los videojuegos se han convertido en el mejor entretenimiento de niños y jóvenes. ¿Qué tan <BR>buenos son?

Es de noche y se escuchan pasos a lo lejos. Un hombre corpulento tiene en sus manos una
ametralladora lista para ser disparada ante la más mínima sospecha de peligro. Y cuando se da cuenta de la
presencia de la heroína su reacción es apretar el gatillo. Ella también descarga las municiones de su Uzi en
el cuerpo del maleante. Después de un segundo de tensión el hombre cae al piso. Ella corre pero no se
percata de una puerta en el corredor y cae en una trampa. Su cuerpo es atravesado por lanzas que hacen
chispear sangre para todos lados. La heroína esta muerta. Por fortuna esto no es una historia más de
violencia sino una de las típicas escenas que puede vivir un niño cuando se entretiene con los videojuegos
o programas de computador que están causando furor entre los jóvenes. Los videojuegos no son una novedad
pero el hecho de que esta industria esté creciendo a pasos agigantados _algunos calculan que tiene
ganancias mayores a las que arroja la del cine_ ha generado una seria preocupación en los hogares y los
colegios. ¿Qué tipo de juegos deberían ver?, ¿cuánto tiempo deben jugar?, ¿es nocivo para los niños?,
¿incrementa la violencia? son algunos de los interrogantes que pasan por la mente de cualquier padre
cuando ven a los niños totalmente absortos jugando a Doom, Tom Raider, Diablo, Baldur's Gate o The Dark
Project.El tema también angustia porque la tecnología ofrece cada vez imágenes más reales y con esto los
juegos son llamativos y envolventes. Cualquiera podría pensar, entonces, que estos juegos vuelven más
agresivos a los niños y que tienden a sacarlos de la realidad en que viven.Pero los expertos consideran que
la gran mayoría de estos juegos son apropiados para los niños. Sólo un 20 por ciento de ellos tienen
contenidos violentos y son éstos los que realmente preocupan a padres y educadores. Pero aun en estos
casos las investigaciones no arrojan resultados concluyentes.El tema es muy reciente como para que existan
estudios concretos y confiables. No obstante la gran mayoría de los especialistas se atreven a concluir que
con los videojuegos sucede lo mismo que con la televisión y otros medios masivos. Según el investigador
L. Rowell Huesmann, de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, los videojuegos por sí solos no
representan un peligro. Sin embargo, pueden convertirse en un riesgo si se conjugan con otras variables.
"Así como cada cigarrillo incrementa las probabilidades de un cáncer de pulmón, estar expuesto a este
tipo de violencia incrementa las posibilidades de un comportamiento así".Los expertos consultados por
SEMANA coinciden con esta observación. Para David Walsh, presidente y fundador del Instituto Nacional de
Medios y Familia, los videojuegos de roles en los que hay que matar para avanzar o para ganar puntos
pueden resultar un peligro cuando ya de por sí hay un ambiente hostil y agresivo en el hogar.El fin del juegoEl
juego, cualquiera que sea, es importante en los niños pues lo ayudan a soportar la ausencia de la madre.
Según la sicoanalista infantil Clara Gómez de Melo, por sí solo no puede ser culpable de la mala o buena
crianza de los hijos. "La gente piensa que la fiebre está en las sábanas", afirma, y por eso culpan a los juegos
cuando los errores están en la falta de amor o en el abandono de los niños. En algunos casos, dice ella, esa
ausencia, ya sea debido al trabajo o a la falta de interés por la crianza de su hijo, pueden generar un
abandono y un maltrato. "Si en este contexto se ofrecen este tipo de juegos como sustitutos de la madre y
para que no la molesten, ahí hay un problema".Y aunque para muchos suene extraño, en estos casos es
mucho más sano que el niño pueda desahogar esa agresividad en un aparato en el cual sus actos no tienen
trascendencia en la vida real.Como se sabe, no todos los juegos son violentos y muchos van más allá de
simplemente apuntar y disparar. José Luis Pérez, ingeniero de Future Kids, una compañía especializada en
software educativo, opina que hay una gran variedad de programas de estrategia que fomentan la creatividad y
les ayuda a los niños a desarrollar habilidades para la solución de problemas.Pero no sólo el contenido debe
ser un aspecto para cuidar sino también el tiempo que los niños pasen jugando. La sicóloga María Clara
Arboleda piensa que gastar muchas horas pegados al televisor o al computador debe alertar a los padres,
sobre todo cuando el niño está dejando de hacer otras actividades necesarias en el proceso de socialización,
como jugar al aire libre o interactuar con otros niños de su edad.En Estados Unidos, en promedio, un niño
gasta siete horas a la semana en videojuegos. Pero si este dato se suma al que pasa frente a la televisión
y el computador, la cifra total de tiempo frente a una pantalla sube a 32 horas, lo cual para los investigadores
es ya demasiado.El control sobre el material, el tiempo utilizado y la guía cariñosa de los padres en este
proceso pueden ser la clave para que estas nuevas tecnologías no sean nocivas para los niños. Pero como
dice la sicoanalista, lo más importante es no abandonar a los niños y ofrecerles un ambiente de cariño y
afecto necesarios para su desarrollo. En ese contexto todos los juegos los ayudarán a crecer. nConsejosLos
videojuegos no deben ser una alternativa para 'deshacerse' del niñoLos padres deben saber qué tipo de
videojuegos tienen los hijosEs conveniente controlar el material de acuerdo con la edad del niñoEs preciso
poner límites de tiempoSe deben ofrecer otras alternativas de diversiónAunque en ciertas edades los juegos
violentos deben minimizarse, si el niño tiene acceso a ellos es bueno que los padres le expliquen que se
trata de un juego de diversiónPros y contrasSegún la sicóloga María Clara Arboleda los juegos no son malos
por sí solos. Muchos de ellos pueden incluso llegar a tener consecuencias benéficas en los niños. Estas
son algunas de las áreas en que puede ayudar a los niños:Motricidad AtenciónCoordinaciónCreatividadCuando
se juegan en exceso, sin embargo, pueden generar problemas en:El proceso de socialización del
niñoAumento de la agresividadAumento de radiación que recibe el ojoRiesgo de problemas cardíacos o
epilepsia, sobre todo en juegos de rol y cuando existe propensión a este tipo de enfermedadesLa locura
PokémonPara un padre con hijos entre 7 y 12 años la palabra Pokémon probablemente ya hace parte de su
lenguaje cotidiano. Para quienes no están familiarizados con el asunto Pokémon es un videojuego y un
programa televisivo de dibujos animados japonés que ha cautivado a los niños del mundo. La historia se
basa en que existen miles de criaturas extrañas llamadas Pokémon, abreviatura para Pocket Monster
(monstruos de bolsillo), que si son bien entrenadas pueden evolucionar y volverse mucho más poderosas.Con
esta simple idea Pokémon se ha convertido en el juego más exitoso del mundo. Lo que sorprende a los
observadores de estos fenómenos es que ha sido global, rápido, ha empleado todo el concepto de
multimedia y, a diferencia de otros programas de televisión cuya popularidad se desvanece en corto tiempo,
éste ha sido duradero. Para confirmar lo anterior sólo basta con echarle un vistazo a las cifras que está
arrojando en materia de ventas. Nintendo, la compañía que lanzó el videojuego hace un par de años, ha
vendido ya siete millones de copias, de las cuales 5,5 millones se han registrado en los últimos cinco meses.
Pokémon fue creado por Satoshi Tajiri, un japonés de 34 años, quien en 1996 le vendió la idea a Nintendo para
que lo comercializara como un juego de video. En 1998 entró a Estados Unidos como un programa de
televisión y hoy también existe un juego de cartas cuyo objetivo es coleccionar la mayor cantidad de
monstruos posibles, intercambiar láminas y así convertirse en un entrenador Pokémon. No hay que ser un
excelente negociante para saber que hoy prácticamente cualquier artículo que tenga la imagen de un
Pokémon tiene garantizada su venta. Ya existen muñecos, ropa, comida y hasta una agenda digital en cuya
pantalla los niños pueden observar el dibujo animado, el juego y las cartas coleccionables. La semana
pasada la Warner Brothers lanzó su primera película titulada Pokémon: The First Movie, que promete revolver
aun más la locura generada con los productos anteriores.Pero aunque los Pokémon no son violentos este
juego tiene alarmados a los expertos en Estados Unidos, donde la euforia por estos personajes ha
tomado dimensiones exageradas. "La queja no es la violencia sino el hecho de que los niños se están
obsesionando con el concepto, en especial con el de coleccionar las cartas de las 150 variedades de
Pokémon", dijo a SEMANA David Walsh, presidente y fundador del Instituto Nacional de Medios y Familia.
En este país los rectores de los colegios han reportado incidentes de estudiantes que se las roban, tienen
riñas con sus compañeros o simplemente no atienden clase por estar cambiando las láminas. En algunos
casos los precios por las 'monas' más difíciles de conseguir han llegado a oscilar entre 100 y 400
dólares.Otros, sin embargo, piensan que este no es un fenómeno nuevo pues la obsesión por cambiar
imágenes coleccionables siempre ha generado este tipo de comportamientos.Así como en el juego,
en en cual mientras más luchen los pequeños monstruos tendrán más poderes, todo indica que en la
realidad las críticas sólo servirán para darle más fuerza al fenómeno de los Pokémon. Porque si una cosa es
verdad es que estos monstruos son de bolsillo en cuanto a su tamaño. Pero, en lo que tiene que ver con su
popularidad, ya están por las nubes.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.