Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×
Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

‘Gloomy Sunday’ o la canción del suicidio

La BBC prohibió la emisión de la pieza durante 61 años.

Compartido 0 Veces

Son muchas las leyendas urbanas que rondan el imaginario popular y que reviven en Halloween. Pero una, de décadas atrás, ha tenido tal impacto que incluso la BBC prohibió una canción hasta el 2002 por su causa.

Durante 61 años, la cadena británica no emitió la canción Gloomy Sunday (Domingo sombrío), compuesta en 1933 por el pianista judío húngaro Rezso Seress, luego de que fuera asociada por décadas a múltiples suicidios. Probablemente tampoco ayudó que el músico se estrangulara con un alambre en enero de 1968 en una cama de hospital.

La canción originalmente se llamó Vége a világnak (El mundo se acaba), pero la letra original fue reemplazada por el poema Szomorú Vasárnap (Domingo triste) de Lászlo Jávor, para luego ser grabada por el cantante húngaro Pál Kalmár, en 1935. Pero fue con la voz de Billie Holiday, en 1941, que se popularizó en el mundo de habla inglesa. Desde entonces, se le conoce como la "canción húngara del suicidio".

El tema habla de un hombre desolado que perdió a su amada y se propone quitarse la vida un domingo, el mismo día de la semana en que ella desapareció.

Aunque ciertamente Gloomy Sunday no es el primer ni será el último tema melancólico en el vasto repertorio musical de la humanidad, quizá las circunstancias sociales y políticas de la época de la Gran Depresión y el impulso de los medios colaboraron a darle su sombría reputación. Por ejemplo, un artículo de la revista Time del 30 de marzo de 1936 hablaba de un repunte de los suicidios en Hungría conectados con la pieza.

“La policía de Budapest, investigando el suicidio de un zapatero llamado Joseph Keller, descubrió que Keller había dejado una nota en la que citaba versos de la conmovedora Szomorú Vasárnap, del compositor Seress”, decía el texto y agregaba que en el Danubio habían aparecido varios cuerpos de suicidas sosteniendo en sus manos la partitura de la canción. Como si fuera poco, señalaba que al menos dos personas se habían disparado después de escucharla.

Cuando la versión de Billie Holiday se popularizó en Europa y EE. UU., ya era conocida como “la canción húngara del suicidio”, después de que la prensa estadounidense informara en los años treinta sobre el contagio de la 'epidemia' a través del Atlántico. La prensa de la época llegó a relacionar la canción con al menos 19 suicidios. Por eso, la BBC retiró el tema de su programación en 1941.

Incluso el investigador de ciencias sociales Steven John Stack de la Universidad Estatal Wayne (Detroit, EE. UU.) y sus colaboradores publicaron en el 2008 en la revista Omega: Journal of Death and Dying un artículo que analiza la leyenda asociada a Gloomy Sunday.

La respuesta de Stack, sin embargo, no es rotunda: “No está claro si hubo un aumento extraordinario de suicidios durante el período de esta canción popular”, comenta el investigador. “Los registros de la década de 1930 no son muy buenos. Sin embargo, si lo hubo, es probable que las circunstancias de la época en Alemania (la Gran Depresión, el auge del nazismo) pudieran haber creado un ambiente idóneo para que los suicidas se identificaran con la canción”.

Cargando Comentarios...