Semana Videos

Filtrar:

VIDEO

La pareja que fabricó una silla de ruedas para su bebé

La niña de apenas 13 meses se tuvo que someter a quimioterapia y su cuerpo quedó inmóvil de la cintura para abajo.

Compartido 0 Veces

La enternecedora historia de Evelyn Moore ha trascendido más allá de su natal Canadá. Sus padres le fabricaron una silla de ruedas a la pequeña tras ser diagnosticada con neuroblastoma en la columna vertebral.

El neuroblastoma es un tipo de cáncer infantil muy agresivo que se extiende rápidamente por el tejido nervioso de la glándula suprarrenal, el cuello, el tórax o la médula espinal. Debido a su avanzado crecimiento el tumor no pudo ser extraído y por eso la pequeña fue sometida a un tratamiento de quimioterapia cuando solo tenía cuatro meses de edad.

Como resultado de esta enfermedad, el cuerpo de la pequeña quedó paralizado de la cintura para abajo. Los médicos dijeron que Evelyn podría aprender a gatear con sus brazos mientras cumplía los dos años y crecía lo suficientemente para usar una silla de ruedas infantil.

Pero los padres de la niña no quisieron esperar tanto tiempo. La madre buscó por internet las instrucciones para fabricar la silla, el padre compró los materiales y entre ambos fabricaron una silla de ruedas casera por menos de 100 euros.

La familia Moore buscaba que Evelyn tuviera la oportunidad de moverse por sus propios medios para descubrir el mundo, tal como lo hacen todos los niños a su edad. El resultado fue sorprendente, pues la pequeña logró dominar con facilidad esta herramienta para desplazarse.

Kim, la madre  de Evelyn, buscó en internet la frase "Cómo fabricar una silla de ruedas casera para bebés" y en la red social Pinterest encontró un tutorial de una silla de ruedas creada a partir de un sillón Bumbo que había hecho una madre para su bebé con problemas de movilidad.

En una noche, Brad, el padre de la niña, construyó la silla con ayuda de su mujer para darle una nueva oportunidad de explorar el mundo a su pequeña.

Evelyn aun no es consciente de que no puede utilizar sus piernas. Por instinto aprendió a moverse naturalmente en la silla de ruedas que está personalizada con su nombre.

Según sus padres, al principio a la niña le costó acostumbrarse a utilizarla. Pero ahora que tiene 13 meses puede ir hacia adelante, atrás, doblar esquinas y dar vueltas a toda velocidad, tanto que han tenido que modificarla para que no fuera tan rápido.

Cargando Comentarios...