Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1989/05/29 00:00

ALTA TENSION

Se le culpa de todo, pero el estres no es tan malo como lo pintan.

ALTA TENSION

Se le culpa de todo, desde la calvicie hasta el mal genio, pero nadie hace nada para combatirlo. El estrés parece sufrir del mismo mal que padecen ciertos personajes: todos hablan de él pero nadie lo toma en serio. Es por ello que ultimamente, quienes sí lo toman en serio, han decidido poner las cosas en claro. Y han empezado por la definición. El estrés es una respuesta sicofisiológica que capacita al individuo para lidiar eficazmente con su ambiente. Siempre que nos enfrentamos a una situación de " peligro" aparece el dilema de "huir o luchar". Y por epopéyica que suene la situacion, esto es algo que ocurre constantemente en la vida cotidiana. Y es normal, porque prepara al organismo para actuar: los musculos se tensionan, el corazón late más fuerte y el consumo de oxígeno aumenta; pero ese estado de alerta no le permite al individuo razonar. Por ello, cuando estas emociones de tensión y angustia se prolongan más de lo normal, el estrés se convierte en una energía negativa que acaba por desgastar el sistema nervioso. Por eso, aunque muchos consideren que de los males del mundo moderno éste es el menos malo, un reciente estudio realizado por la Academia Nacional de Medicina Familiar de los Estados Unidos demostró que el estrés juega un papel importante en las muertes causadas por enfermedades cardiacas, accidentes, suicidios y aun el cáncer.

Al parecer, cuando esta reacción se vuelve crónica, esa descarga de adrenalina (hormona que aumenta desaforadamente en caso de estrés) que se produce en el organismo continúa circulando en la sangre, excitando continuamente el sistema nervioso autónomo, lo que puede ocasionar en el organismo cambios irreversibles, con graves consecuencias para la salud.
Por ello, no es de extrañar que la palabra estrés haya adquirido en los ultimos años una connotación tan negativa. Sin embargo, según los expertos, una adecuada dosis de estrés es indispensable para ser productivo y creativo.

Los investigadores han encontrado que las personas que están en capacidad de manejar una cierta cantidad de estrés durante periodos cortos de tiempo, puedeN obtener resultados muy positivos. Este se convierte entonces en el motor que lleva a una persona a seguir adelante. Aunque el organismo reacciona de la misma forma ante el estrés negativo o el positivo, lo importante, dicen, es aprovechar las situaciones que lo producen para sacarles el mejor partido. Y para ello es necesario aprender a manejar el estrés. "Esa preparación consiste, en primer lugar, en el cuidado del organismo para que pueda responder adecuadamente" dice el psicólogo clínico Edgardo Levisman, del Instituto de la Familia de Bogotá. Según el psicólogo, las bases para combatir los efectos negativos del estrés son:

.Una alimentación sana. Es decir, una dieta balanceada con horarios regulares y tomarse el tiempo para comer calmadamente.

.Hacer ejercicio regularmente. Practicar un deporte que no sea competitivo.

.Tener una vida sexual satisfactoria. Recientes investigaciones han llevado a concluir que una buena vida sexual, es decir, sin culpa involucrada, es definitiva para combatir e estrés.

.Dedicar un tiempo adecuado a al entretención. La recreación y la diversión representan el ejercicio de la respuesta contraria a la del estrés: relajación. Una persona con un alto grado de estrés, el conocido "sindrome del ejecutivo", es incapaz de someter su organismo al descanso completo, porque se ha convertido prácticamente en un "adicto" a la descarga de adrenalina.

.Saber reír. Uno de los medios más efectivos para convertir el estrés en algo positivo es la risa. Los expertos están convencidos de que las personas con sentido del humor, que pueden reir incluso en los peores momentos, no tienen una respuesta de tensión y angustia tan intensa como aquellos que no lo hacen.

.Tener un grupo de apoyo para desahogarse. Contar con una familia o un círculo de amistades cercanas en las que se pueda confiar, para compartir y discutir los problemas y encontrar soluciones, determina en gran medida la capacidad del individuo para enfrentar la vida.

RESPIRE PROFUNDO
Los síntomas claros del estres como problema se manifiestan en insomnio, irritabilidad, alto nivel de ansiedad (que se traduce en taquicardia, problemas respiratorios, mareos, desmayos, diarrea, vómitos, etc.), dolores musculares y urinación frecuente.
Si no hay un cambio y esta situación se prolonga, las defensas del organismo se resienten y el paso que sigue puede ser una enfermedad como la hipertensión, la úlcera, los dolores crónicos de espalda, sin que exista una causa física aparente, problemas cardiacos e incluso puede desembocar en un cáncer. Aunque los científicos aun no tienen una prueba directa de esto, han encontrado una importante relación entre su aparición y los altos niveles de estrés.

Tradicionalmente el estres se ha manejado a través de la relajación, que consiste en la disminucion del ritmo cardiaco y de la respiración y la distensión de los musculos. Esto no es tan fácil como parece a simple vista; por ello, algunas personas deben aprender a hacerlo, recurriendo a técnicas disciplinarias como la sofrología, la meditación trascendental, el yoga, la acupuntura o la digitopuntura, mientras que otras lo consiguen en actividades recreativas o sociales, tejiendo, leyendo o haciendo ejercicio.

Pero además de aprender a relajarse, se hace necesario aprender a controlar las emociones. Esto es vital para que el estrés se convierta en algo positivo. Lo que cuenta no es que tan ocupado se esté o cuántas responsabilidades se tengan, sino la forma como se miran las situaciones y como se reacciona ante ellas. Por ello, dentro de las actuales tecnicas de curacion, ha surgido una nueva terapia, de orientación cognitiva. "No son los acontecimientos de la vida los que nos alteran, sino el significado que les damos.
Esa interpretación es la que condiciona la respuesta fisiológica de estrés. Cuando la realidad es interpretada constantemenle en forma negativa, el cerebro recibe la señal de peligro y desencadena los cambios fisiologicos de tensión o ansiedad", señala el psicologo Levisman. "Por ello se hace necesario aprender a modificar nuestra forma de pensar para enfrentar la realidad adecuadamente, tomando el control de las emociones".

En un momento en que la agresión y la violencia se convierten en agentes estresores que, en nuestro medio, se enfrentan a diario, es hora de empezar a pensar en serio en la prevención del estrés, e incluso, como lo ha propuesto recientemente un grupo de médicos colombianos del Centro de Rehabilitación del Estres, empezar a considerar la "estresología" como especialización medica. Porque, casi 50 años después de que el endocrinólogo checo Hans Seyle, premio Nobel de Medicina, descubriera el efecto de la reacción corporal y creara la palabra estres, empleando el mismo termino usado en ingenieria para señalar la fatiga del metal, no existe duda de que este no es ni más ni menos que la tasa de uso y desgaste del organismo. Y eso nada tiene que ver con la edad. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.