Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 5/1/1989 12:00:00 AM

Buen provecho

Ciertos nutrientes pueden acelerar la recuperación de los enfermos e incluso proteger contra el cáncer.

Buen provecho, Sección Salud, edición 361, May  1 1989 Buen provecho
Aunque todo parecía indicar que los nutricionistas se pasaban la vida diseñando la dieta ideal, que rebaje el mayor número de kilos en el menor tiempo, las últimas noticias indican que sus investigaciones no se concentran solamente en desaparecer esos kilos indeseados. Su más reciente descubrimiento consiste en haber comprobado que algunos nutrientes pueden ser utilizados no sólo como alimento sino también como estimuladores del sistema inmunológico.

En los últimos meses los especialistas andan atareados en numerosos experimentos con varios nutrientes, como las grasas, los aminoácidos, las vitaminas A, E y B-6 y algunos minerales, con el propósito de analizar sus efectos inmunológicos. Y han encontrado que algunos de ellos pueder prevenir las infecciones post-operatorias, las enfermedades cardiacas e incluso proteger al organismo contra el cáncer. "Con los resultados obtenidos hasta el momento podemos afirmar que algunos nutrientes se pueden convertir en medicamentos muy potentes que aceleren la recuperación de pacientes enfermos e incluso prevengan la enfermedad", dice el doctor Robert A. Good, del hospital All Children's de la Florida.

Los pacientes que más se beneficiarán con estos hallazgos son los niños, los ancianos, algunos pacientes que sufren de cáncer, los que hayan sufrido quemaduras y las personas que van a ser sometidas a cirugías mayores, tratamientos que de alguna manera disminuyan la acción del sistema inmunológico. Además, es posible que estos nutrientes puedan ser utilizados para contrarrestar el envejecimiento del sistema inmunológico y así prolongar los años de vida.

Aunque todavía falta mucho camino por recorrer, en algunos hospitales ya se están diseñando dietas para casos específicos. La más común es la utilizada en pacientes que han sido sometidos a un trasplante y que ayuda a evitar que el organismo rechace el nuevo órgano. De la misma manera, en pacientes que han sufrido quemaduras se están experimentando diferentes sustancias que, administradas por vía intravenosa, se espera disminuyan el riesgo de contraer infecciones.

En el Instituto Shriner de Cincinnati se hizo un estudio con 57 pacientes que habían sufrido de quemaduras. Estos, generalmente no reciben ningún alimento durante las 24 horas siguientes al accidente. Se demostró sin embargo, que la administración inmediata de una sustancia especial a través del tubo gástrico, disminuye el riesgo de contraer infecciones hasta en un 50%. La dieta especial que se les diseñó, rica en vitaminas A y E, hierro y otros elementos y grasas provenientes del aceite de pescado, logró acortar la permanencia de los pacientes en el hospital y disminuyó el número de muertes, comparado con el de pacientes que seguían una dieta regular.

La sustancia que ha resultado ser más útil en los nuevos tratamientos es el aceite de pescado. En el Centro Médico de Albany se comprobó que algunos suplementos altamente refinados de este aceite, pueden suprimir los síntomas de la artritis reumatoidea. Y en Nueva Inglaterra los científicos están analizando la posibilidad de que este aceite prevenga que aquellos pacientes con principios de cáncer en el seno, colon y próstata, hagan metástasis. Es decir, que el cáncer afecte a otros órganos.

Pero en esto se cumple también el viejo adagio de que cualquier extremo es vicioso. Así como la deficiencia de estos nutrientes puede ser perjudicial para las defensas del organismo, el exceso de ellos también lo es. De la misma forma que una deficiencia del elemento zinc disminuye la actividad de las células del sistema inmunológico, un exceso de este elemento --la cantidad diaria recomendada es 15 miligramos --puede causar un debilitamiento del sistema inmunológico. Así mismo, un exceso de grasas poliinsaturadas puede deteriorar la capacidad del sistema inmunológico. Los especialistas aseguran que estas grasas, incluso cuando son consumidas en el nivel recomendado (el 10% del total de calorías), pueden ser perjudiciales.

No cabe duda pues, que la moderación sigue siendo la clave para una dieta sana y ahora también para un sistema inmunológico sano.Estas son algunas de las sustancias que lo afectan:

*Los ácidos grasos: Las dietas altas en ácidos grasos poliinsaturados, que se encuentran en el aceite de maíz y de soya, alteran el sistema inmunológico. En cantidades excesivas, estos ácidos grasos retrasan el proceso de maduración de las células del sistema de defensa. Así mismo, inhiben la formación de linfocitos, las células primarias de este sistema.

De acuerdo con un estudio reciente de la Universidad de Cornell, un exceso de ácidos grasos poliinsaturados puede ayudar a facilitar el trasplante de órganos, pero al mismo tiempo puede promover el desarrollo de tumores.

*Nucleólidos: Estas sustancias presentes en las dietas comunes, no se encuentran en las dietas líquidas administradas a pacientes que tienen dificultad para deglutir. En varios laboratorios norteamericanos se ha demostrado que las dietas bajas en nucleótidos inhiben las funciones inmunológicas. Los experimentos con animales de laboratorio señalan que, aunque facilitan el trasplante de órganos, al mismo tiempo aumentan el riesgo de contraer infecciones bacterianas.

*Arginina: En los experimentos realizados con animales se añadió este aminoácido y se intensificó así la defensa del sistema inmunológico incluso en casos de desnutrición y cáncer avanzados. En la universidad de Pensilvania se demostró que la arginina puede estimular las funciones del sistema inmunológico en pacientes cuyas defensas están debilitadas por la enfermedad o una cirugía. Se está estudiando la posibilidad de suprimir las infecciones post-operatorias añadiendo arginina a las dietas.

*Elementos trazos: Las dietas basadas en granos son generalmente deficientes en este mineral. El zinc es esencial para la producción de hormonas tímicas, necesarias para la maduración de las células del sistema inmunológico. La deficiencia del zinc durante el cuidado prenatal y los primeros años, puede causar un daño permanente en el sistema inmunológico.

La deficiencia del hierro durante los primeros años, puede también causar una deficiencia inmunológica posterior. El hierro es un ingrediente esencial en varias enzimas que ayudan al organismo a defenderse contra las infecciones.

*Vitaminas: La deficiencia de vitamina A puede aumentar el riesgo de contraer infecciones en los ojos y en el aparato gastrointestinal. Como un exceso de esta vitamina puede ser altamente tóxico, algunos médicos recomiendan tomar beta-caroteno, presente en varios vegetales y frutas. Por su parte, una deficiencia de vitamina B-6 perjudica la actividad de la hormona tímica, de vital importancia para la maduración de las células inmunológicas.

Lo que estas investigaciones parecen demostrar es que salud y belleza van ligadas y en cuestión de dietas, no sólo los kilos cuentan.-

EDICIÓN 1861

PORTADA

Prieto en la mira

La imputación de cargos al exgerente de la campaña de Santos sorprendió. Pero esta no tiene que ver con el escándalo de Odebrecht ni con la financiación de las campañas. ¿Por qué?

Les informamos a todos nuestros lectores que el contenido de nuestra revista impresa en nuestro sitio web será exclusivo para suscriptores.

Queremos conocerlo un poco,
cuéntenos acerca de usted:

Maria,

Gracias por registrarse en SEMANA Para finalizar el proceso, por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com

Maria,

su cuenta aun no ha sido activada para poder leer el contenido de la edición impresa. Por favor valide su correo a través del enlace que enviamos a:

correo@123.com