Sábado, 10 de diciembre de 2016

| 1987/06/29 00:00

BUENA PARA TODO

Una liga internacional defiende la lactancia y promueve ún contacto más estrecho entre la madre y su hijo

BUENA PARA TODO

A mediados del presente siglo el mundo se recuperaba de una conflagración monumental, y soplaban nuevos vientos de progreso en todos los órdenes. Pero ese afán de superación trajo también sus resbalones: se impuso una costumbre que aún hoy sigue influenciando a millones de madres en todo el mundo: la de preferir alimentar a los bebés con leche en polvo, para dejar de lado la lactancia natural.

Quienes fueron bebés en los años cincuenta con casi total seguridad recibieron su dósis de tetero por todo contacto con su condición de mamíferos. Se recuerda de aquella época que Grace de Mónaco había escandalizado a una generación de madres al afirmar que la mejor leche para Carolina era la de su propia madre, y que alimentaría a su bebita del modo natural. ¡Qué anticuado! La bendita costumbre se mantiene hoy, treinta y tantos años después, aun a despecho de los esfuerzos que las autoridades sanitarias mundiales hacen por promover la lactancia.

Una de las organizaciones privadas que promueve la lactancia natural es conocida desde hace diez años en Colombia, aunque hasta ahora solo a nivel regional. Se trata de "La Leche League International", una liga de madres que se formó en 1956 en Estados Unidos con el propósito de servirle de contrapeso a la creciente incidencia de la alimentación artificial.
Precisamente Grace de Mónaco tuvo vínculos posteriores con esa organización y colaboró estrechamente con ella. Hoy cuenta con 8.500 miembros (o líderes) en cuarenta y dos países alrededor del mundo, y continúa con el mismo estilo de reunión de mamás que se cuentan su experiencia, aunque sus medios han llegado a una alta sofisticación. Se trata de un organismo consultivo de las Naciones Unidas sobre el tema, y mantiene la más adelantada información al respecto.

En Colombia La Leche (pues su nombre original es así, en castellano) se conoció en Medellín hace unos diez años por cuenta de una señora norteamericana, casada con colombiano, Carolina Evans de Villa. Ahora dos señoras de Bogotá están empeñadas en difundir su mensaje en Bogotá, con proyección a todo el país. Se trata de Elsa de Crane y María Luisa de Vélez. SEMANA entró en contacto con la primera de ellas, para conocer de cerca un esfuerzo privado que a todas luces parece quijotesco. "Yo entré en contacto con la Liga Internacional de La Leche el año pasado, en un viaje a Estados Unidos. Yo tenía a mi hija menor de pocos meses, y precisamente tenia problemas para alimentarla naturalmente, por lo que busqué ayuda y la obtuve. Al regresar a Colombia escribi para solicitar mi ingreso como líder voluntaria, y me enteré de los esfuerzos que ya se han estado haciendo en Medellín. Pensamos difundir al máximo grado posible las campañas de la Liga, porque consideramos de la mayor importancia social la alimentación óptima que el recién nacido recibe de su madre.
Nuestra meta inicial es encontrar la forma de llegar a todos los estratos de la población, en su propio contexto sociocultural ".

Según la señora Crane, quien además de madre es matemática con posgrado en economía, las reglas que se han impuesto en la sociedad han desvirtuado el papel de la lactancia. "Se les dice a las madres que a los bebés no se les debe alimentar sino cada cierto tiempo, dos o tres horas, lo que es absurdo, porque un alimento especialmente diseñado para él, como la leche materna, es fácilmente digerible, y por eso puede querer mucho más pronto. Pero con esa periodicidad y con la ingestión inoportuna de otros alimentos se pierde la capacidad de la madre de producir la leche, pues esta es la mejor demostración natural de la ley de la oferta y la demanda, que se corresponden aqui en un equilibrio absoluto".

Las ventajas de la lactancia representan a largo plazo una importancia vital para toda la existencia del individuo, hasta extremos no conocidos aún. "Amamantar a su hijo no solamente es bueno para él, sino para su madre", afirma la señora de Crane.
"Se pueden nombrar, por encima, cinco grandes categorias de ventajas de la leche materna".

Las ventajas a que se refiere son evidentes por sí mismas:

-Desde el punto de vista nutricional, es tan extenso el campo, que las investigaciones resultan aún cortas. Lo más elemental es decir que la leche materna es la que la naturaleza ha determinado para la especie humana.
La leche de vaca puede ser excelente para el ternero, pero para un bebé puede resultar un sustituto muy pobre. Hoy se sabe que la leche materna "debe" ser el único alimento al menos por los primeros seis meses de vida del bebé.

-La leche transmite al bebé todo el paquete inmunológico de la madre, con lo que su resistencia a las enfermedades se hace mucho mayor.

-La lactancia representa para el bebé mucho más que alimentación. El contacto prolongado con su madre le significa mejores perspectivas de ser una persona equilibrada y segura de sí misma. La lactancia cubre las necesidades sicológicas de calor, ternura y afecto. Para la madre, además, resulta de importancia en su estado hormonal, que, según se ha demostrado influye en su nivel de estrés.

-El factor económico hace que la vida de la madre sea más desahogada.
Promueve la integración familiar, pues el bebé puede entrar a la vida normal de la familia más rápido, sin las restricciones que implica la preparación y cuidado de los teteros.

-Finalmente, para la madre representa una más rápida involución del útero y menores probabilidades de cáncer del seno.

Los esfuerzos de Elsa de Crane y sus amigas por promover la lactancia natural a través de la Liga de La Leche resultan plausibles, y se concretan por ahora en la ayuda y asesoría a todas las madres que la deseen, así como la realización de reuniones y conferencias. Pero sus planes, de contar con el apoyo necesario, son grandes. --

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.