Domingo, 11 de diciembre de 2016

| 2002/03/01 00:00

Cirugía antes de nacer

Un grupo de médicos de Estados Unidos operó con éxito a un feto de cinco meses de gestación que tenía un problema del corazón.

Cirugía antes de nacer

Cuando el pequeño Jack nació varios cirujanos cardiovasculares de la Universidad de Loma Linda lo esperaban ansiosamente. Ellos tenían sospechas de que el niño viniera con una válvula izquierda que detendría el crecimiento del ventrículo que le provocaría una enfermedad conocida como síndrome del ventrículo izquierdo hipoplásico. Esta zona del corazón es la de mayor bombeo de sangre y al dejar de crecer no puede llevar a cabo su función. Se dice que los niños con esta enfermedad nacen con medio corazón. Pero lo que sucedió con Jack fue asombroso. Después de exámenes y chequeos su órgano funcionaba normalmente y no se requirió la intervención de los cirujanos.

Su mejoría no se debe a un milagro. Estos mismos cirujanos ya lo habían operado antes de nacer, introduciendo una aguja en el abdomen de la madre cuando Jack apenas estaba en su quinto mes de gestación, para lo cual se requirieron una docena de médicos, enfermeras y técnicos. Tanto la madre como el feto fueron anestesiados. La obstetra lo movió gracias a técnicas de ultrasonido para colocarlo en una posición en la que el médico tuviera mejor acceso al corazón. Cuando el niño estuvo en la posición correcta otro cirujano lo sujetó con firmeza. Luego se insertaron las agujas en el útero y, guiados por un monitor que proyectaba imágenes, realizaron la operación. Lo que ellos hicieron fue abrir la válvula pero no estaban seguros de si se mantendría abierta a lo largo del embarazo. Por eso aguardaban su nacimiento con tanta ansiedad.

Por fortuna las válvulas del corazón del pequeño estaban en perfectas condiciones y él respiraba normalmente. Si esta condición no se trata los niños pueden morir justo después de nacer. Un tratamiento de estos necesita por lo menos tres cirugías y muchos de ellos no las soportan. Treinta por ciento de los bebés mueren en el intento. Y aun cuando la cirugía es todo un éxito muchos de los sobrevivientes necesitan un trasplante. La condición tiene tan mal pronóstico que cuando es diagnosticada en el feto muchos padres optan por abortar.

Por eso este grupo de expertos se arriesgó a operarlo cuanto antes. Este tipo de cirugías se hace en el mundo desde 1980 pero es estimado un procedimiento difícil y riesgoso. Sin embargo lo que sucedió con Jack fue considerado un evento de ciencia ficción pues es la primera vez que en Estados Unidos se corrige un defecto congénito en un feto. Las experiencias anteriores no habían sido muy buenas. Desde 1989 sólo dos de 12 niños operados en países como Inglaterra, Brasil y Alemania han sobrevivido. Los dos sobrevivientes tuvieron que ser intervenidos nuevamente al nacer.

Pero la cirugía realizada por el grupo de expertos de esta universidad sin duda abre las esperanzas para prevenir este y otros problemas congénitos del corazón de los bebés mientras aún se encuentran en el útero de la madre.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.