Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 3/6/1989 12:00:00 AM

COMO DE INFARTO

El dolor severo en el pecho no siempre es síntoma de un ataque cardíaco.

El dolor en el brazo izquierdo, la presión en el pecho y la dificultad para respirar son síntomas que comúnmente se asocian con el infarto. Sin embargo, los estudios demuestran que éstos pueden presentarse por diferentes razones, desde problemas en el esófago hasta la ansiedad. "Para el paciente es muy difícil diferenciar entre el dolor en el pecho y aquel que se experimenta en el esófago", dice el doctor Joel Richter, gastroenterólogo del Instituo Bowman Gray de Medicina. "Es muy importante que al hacer el diagnóstico los médicos comprendan que existen múltiples causas para el dolor én el pecho".

El dolor en el esófago, conocido como "acidez", puede ser el resultado de ácidos gastrointestinales, anormalidades en la presión o espasmos en el esófago, que pueden causar también intenso dolor en el brazo izquierdo.
La detección de problemas en el aparato digestivo es hoy en día más fácil gracias a procedimientos como la endoscopia. En casos extremos, en los que se hace necesaria una cirugía, el esófago puede ser examinado durante 24 horas, a través de un tubo que se inserta por la nariz. El paciente continúa con sus actividades normales mientras el médico detecta los movimientos del aparato digestivo. El tratamiento es un poco más complicado debido a que las drogas que se formulan pueden tener efectos secundarios.
Como generalmente los síntomas son recurrentes, los médicos consideran que la enfermedad debe ser tratada paulatinamente.

La pericarditis, una inflamación de la parte externa del corazón, también presenta sintomas similares a los del infarto. Sin embargo, un electrocardiograma da signos que ayudan a diferenciarlo de éste. Los problemas en la pared torácica, por ejemplo, la neuritis, una inflamación o dolor del nervio; la costocondritis, una inflamación de los cartilagos que forman la unión entre el esternón y las costillas; cualquier problema pleural como la pleuritis, que se presenta cuando la capa que recubre los pulmones se inflama, son enfermedades que fácilmente se pueden confundir con un ataque cardiaco.

Los pacientes nerviosos pueden llegar incluso a presentar un cuadro similar al del infarto, porque su ritmo cardiaco se acelera, experimentan mareos, problemas respiratorios y dolor en el brazo izquierdo. En este caso el diagnóstico es aún más complicado porque los exámenes médicos no revelan ninguna enfermedad. "En aquellos pacientes en quienes se descartan los problemas cardiacos, el diagnóstico se hace difícil porque los síntomas se pueden repetir en periodos de 24 horas, sin que los médicos detecten el problema", explica el doctor Richter.

En un artículo aparecido recientemente en el periódico The New York Times, un grupo de médicos exponen los problemas al tratar el dolor en el pecho ya que éste es subjetivo y varia según el paciente. La explicación verbal del paciente resulta difícil de analizar porque es un proceso complejo en el que inciden factores sicológicos, como la ansiedad y la depresión. Factores culturales y ambientales también que se an un papel importante. El autor explica que es dificil cieterminar si el dolor o los problemas sicológicos aparecen primero. El articulo menciona un estudio realizaclo por el doctor Paul Costa que procura determinar el papel que juegan los problemas sicológicos. "Las personas que sufren de ansiedad generalmente concentran su dolor en el pecho) y por lo tanto en el temor al infarto", afirma el doctor Costa. Aquellos que sufren neurosis, que experimentan miedo, irritabilidad y un sentimiento de impotencia, son los pacientes que con más frecuencia se quejan de dolor en el pecho. En una investigación llevada a cabo por el doctor Costa a 83 pacientes que iban a ser sometidos a cirugías en el corazón, se les solicitó que describieran detalladamente el dolor que experimentaban. Los pacientes con un alto índice de neurosis reportaron experimentar trastornos, aceleramiento del ritmo cardiaco y altas temperaturas, más frecuentemente que los demás. Sin embargo, presentaban menos problemas cardiacos.

Lo que este estudio parece dejar claro es que aunque el dolor en el pecho no se puede ignorar, no siempre es el sintoma de un infarto. -
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.