Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 2002/12/01 00:00

Crece la epidemia

El sida aumenta en el mundo mientras se debate cómo lograr que los infectados tengan acceso a los tratamientos.

Se celebra una jornada más de la lucha contra el sida. El número de los infectados aumenta en medio de la indiferencia de todos. Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) más de cinco millones de personas en el mundo habrían contraído el virus del VIH en este año, elevando los casos acumulados a 42 millones, dos más que el año pasado. El continente africano es el más golpeado pues 70 por ciento de los casos se presentan en la región subsahariana, lo que ha originado una crisis social de gran magnitud. A causa de la enfermedad la población tiene dificultades para cultivar y trabajar y esto origina hambrunas que dificultan más la situación. Según la Organización Panamericana de la Salud en América Latina hay 1,5 millones de casos mientras que en Estados Unidos se estima que los infectados ascienden a un millón. En Colombia es difícil calcular la magnitud del problema ya que hay un subregistro y además las entidades de salud no se ponen de acuerdo frente al número de casos. Onusida calcula 140.000 infectados mientras que el Ministerio de Salud reporta hasta la fecha más de 44.000. A pesar de que el número de afectados no es tan alto como en los países desarrollados, paradójicamente mueren más personas en los del Tercer Mundo por la falta de acceso a los medicamentos de alto costo. No obstante, para algunos expertos, no son los precios los culpables del acceso a los tratamientos sino el estigma que rodea a la enfermedad. A pesar de las campañas no se ha logrado erradicar la creencia de que esta enfermedad afecta sólo a homosexuales, drogadictos, prostitutas y promiscuos. De hecho, este año se reportó que el número de mujeres con el virus sigue aumentando. La visión de que afecta a una minoría influye cuando se diseñan políticas de salud pública, pues los gobiernos consideran que es más importante atacar otras necesidades más apremiantes que el sida.

Las recientes investigaciones para encontrar una vacuna le han dado esperanza al mundo. Sin embargo es demasiado pronto para cantar victoria ya que los estudios aún no han arrojado resultados. Por eso, mientras el milagro ocurre, por trillado que parezca, la única manera de enfrentar a la enfermedad es la prevención.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.