Jueves, 8 de diciembre de 2016

| 1983/02/21 00:00

DIABETES: MORTAL AMENAZA

6.5 millones de colombianos son candidatos a contraer la enfermedad.

DIABETES: MORTAL AMENAZA

El 25% de los colombianos es geneticamente portador de diabetes, por lo cual está propenso a desarrollarla en el curso de su vida. Esto arroja un aterrador balance para el pais: unosseisy medio millones de habitantes son candidatos a contraer la enfermedad. Lo más grave del panorama es que muchos ni siquiera lo sospechan. ¿Siempre fue así? Aparentemente sí, aunque la incidencia de la diabetes creció proporcionalmente desde el momento en que la humanidad comenzó a mejorar sus condiciones alimenticias.
Si nos remontamos a través de la historia descubrimos que Areteo, un griego de Capadocia que vivió en el primer siglo de nuestra era, fue quien bautizó a la diabetes con el nombre que aún lleva. La palabra equivale a "correr a través de un sifón ", aludiendo a la gran eliminación de líquidos que el mal provoca en el organismo. El mismo Areteo señalaba que "la diabetes es un extraño mal que consiste en que la sangre y los huesos fluyen juntos para la orina". Para entender lo que el antiguo diagnosticador del mal buscaba representar basta conocer los principales sintomas de la mencionada sublevación orgánica: gran flujo de orina, acompañado de una sed extrema y mucho apetito que, no obstante ser satisfechos, pareciera que alimentos y líquidos escaparan del cuerpo, debilitando a los afectados hasta producir su muerte.
Tales antecedentes, sumados a la ignorancia de quienes padecen el mal ofrecen un cuadro verdaderamente aterrador. Tomando como referencia estadísticas de organizaciónes de los Estados Unidos, se llega a la siguiente conclusión: la diabetes es la tercera enfermedad causante de la muerte después de las afecciones del corazón y el cáncer. Las cifras aconsejan, por lo tanto, respetar a la diabetes como una verdadera epidemia. Hay más: "si por un milagro mañana fuera posible curar todas las formas de cáncer, la esperanza de vida se elevaria en dos años. Pero si se suprimiera la obesidad (antecedente directo de la diabetes en la mayoria de los casos), la expectativa de vida se elevaría en siete años". La afirmación corresponde al doctor Abner Notkins, director del "National Cancer Institute" de los Estados Unidos.
ALERTA DULCE
Hasta 1921 la diabetes era mortal casi siempre. A partir de ese año, y gracias al aporte de la insulina en la lucha contra el mal, los casos controlados se multiplicaron por quince y por veinte lo que llevó a "perderle el respeto", y a la creencia de que se trataba de una enfermedad venial, más una molestia que un auténtico peligro. Naturalmente, a la diabetes poco le importa lo que los hombres piensen de ella: si no se la combate eficazmente, actúa, y siempre para mal. Entre la enorme cantidad de afectados, muchos quedan ciegos, o deben amputárseles miembros. Sin contar los que quedan con problemas vasculares.
La totalidad de los especialistas coinciden en señalar que el mayor peligro de la enfermedad es la ignorancia por parte de los que la padecen. No es posible, afirman, protegerse de un mal desconocido. En rigor, la única manera de prevenirla es acudiendo al médico aun en aquellos casos en que no haya elementos de sospecha.
¿De dónde viene la diabetes? El misterio cubre sus orígenes. Ya se sabe que el factor más importante de la diabetes es la herencia. Ahora se descubrió que tal herencia se traslada según las leyes clásicas que determinan el color de la epidermis, la altura o cualquier otro rasgo físico. En términos prácticos, se descubrió que si dos diabéticos se casan y tienen tres hijos, uno de ellos por lo menos no podrá eludir la enfermedad. Si el diabético es sólo uno de los cónyuges el estigma se trasladará más débilmente y así por el estilo.
Todo lo que se sabe al respecto es que la diabetes surge por la destrucción de cierto tipo de células--las "beta" del pancreas, que son las que producen la insulina. ¿Y qué es la insulina? Una sustancia que descompone la glucosa que corre por la sangre, trasformándola en elementos más simples para que el organismo pueda utilizarlos obteniendo energía o almacenándola en forma de grasa. Ultimamente se sospecha que la diabetes tiene causas diversas. Seguramente viene por herencia, pero también pueder ser consecuencia de una mala dieta en el comienzo de la madurez (exceso de calorías) o por efecto del estrés.
Parte del drama de la diabetes consiste en la complicidad del paciente para el desarrollo de la misma. Como la diabetes "no duele", a cada instante el diabético se siente tentado a comer lo que sabe que le está prohibido. Los médicos reconocen que muchos pacientes suelen suministrarse dosis superiores de hipoglucemiantes o insulina para pasar una gran comilona abundantemente rociada con licores, o bien restringen su dieta en vísperas de acudir al médico, para que el resultado de los análisis "sea bueno". Ese es un juego extremadamente peligroso, dado que en el mismo apuestan la vida. De no existir la insulina comercial, tales engaños no serían posibles. De hecho la diabetes se mantenía invicta hasta 1921 en que irrumpe en el mercado de la insulina.
Los primeros en descubrir que la orina de los diabéticos era dulce fueron médicos de la India. Para ubicar ese principio hay que retroceder hasta el siglo VI. A finales del siglo pasado, dos alemanes --Minkowski y Von Mering--hicieron varios experimentos que dieron la pista. Tras extirparles los páncreas a varios perros--querlan averiguar si era esencial para la vida- descubrieron que la orina de esos animales atraía a las moscas. Al analizar el líquido, se comprobó un alto contenido de glucosa. Se dedujo así que el páncreas producía alguna misteriosa sustancia que regulaba la presencia del azúcar en la sangre. En 1909, esa hipótesis fue bautizada "insulina" y el 30 de julio de 1921, dos investigadores canadienses Frederick Banting y Charles Best--aislaron la insulina, aplicándola exitosamente a un perro con el páncreas extirpado: a las pocas horas de inyectada, el nivel de glucosa en la sangre comenzó a descender.
La insulina aplicable por vía oral --el más reciente descubrimiento en la materia--y el páncreas artificial, son los más importantes auxiliares modernos de los diabéticos. Mediante estos avances, sumados a una dieta estricta a la que deben someterse los enfermos, es posible aumentar el promedio de vida de los que la padecen y reducir la mortal amenaza de un mal que a pesar de todo no se rinde en su letal misión sobre la tierra.-
EL MEDICO ACONSEJA
El Dr. Silvano Alvarado pide tener en cuenta estas recomendaciones para el mejor control de la diabetes.
. Toda persona mayor de 21 años debe ser sometida a una glicemia análisis que determina la presencia del azúcar en la sangre--y que se realiza antes y después del desayuno. Particularmente si hay antecedentes de familiares diabéticos.
En tal caso deberá ser sometido a una "curva de glicemia" que incluye cuando menos cuatro muestras de sangre.
· Un exceso de sed y apetito y la tendencia a una eliminacion anormal de orina deben ser causa de sospecha de una diabetes, por lo menos incipiente.
· El control de la diabetes desde el punto de vista de medicación y dietética debe estara cargo de un médico.
· A partir de los 30 años toda persona --aun aquellos que no registren antecedentes diabéticos- deberá someterse a pruebas de laboratorio relacionados con la diabetes, por lo menos una vez al año.
· Una instrucción masiva al público sería beneficiosa para prevenir y combatir la diabetes. Si la gente se informa suficientemente sobre las consecuencias fatales de la presencia de azúcar en la sangre, los riesgos serán cada vez menores.
SEMANA.. ¿Qué debe hacerse con un paciente de diabetes que ingresa al estado de coma?
Silvano Alvarado.. Llevarlo al primer centro de salud. No suministrarle nada, menos insulina, aunque el enfermo pueda llevarla consigo. En el hospital o clínica podrán determinar las necesidades del enfermo, mediante pruebas que se realizan a todo aquel que llega inconsciente. -

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.