Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 11/5/1990 12:00:00 AM

EL AYUNO EN EL BANQUILLO

¿Secreto de longevidad, purificador del organismo o peligro para la salud? Los expertos aún no se ponen de acuerdo.

Millones de personas en el mundo practican el ayuno, pero no por razones religiosas sino estéticas, y dietéticas. Sus seguidores son, claro está, en su mayoría mujeres. Pero el ayuno, por tanto tiempo considerado como una forma de purificar el organismo, y con frecuencia, el último recurso de los que no han podido perder peso por otros métodos, se ha vuelto punto de controversia. Mientras unos aseguran que limpia el organismo de toxinas y que puede ser la clave de la longevidad, otros señalan que representa un serio peligro para la salud.

Las épocas en que ayunos implicaba pasar el día a punta de agua ya han quedado atrás. Una versión menos ascética, incluye jugos de fruta sin azúcar, frutas, vegetales y consomés, y los expertos sostienen que produce el mismo resultado: ayuda a eliminar toxinas y deja a la persona revitalizada. Sin embargo, los críticos de medidas tan drásticas advierten sobre los peligrosos cambios que se pueden operar en la bioquímica del cuerpo y por eso recomiendan que quien se someta a un ayuno, debe hacerlo bajo estricta sugervisión médica.

Técnicamente, el ayuno es la eliminación de nutrientes por un periodo fijo de tiempo, que puede oscilar entre 1 v 14 días. Pero el ayuno no necesariamente significa deprivación. Su versión moderna ofrece alternativas de 800 calorías en jugos, vegetales y frutas y, ocasionalmente, una dieta de sólo arroz integral y manzanas. La premisa es que el ayuno puede disminuir las dosis de toxinas que se acumulan diariamente en el organismo por el consumo de alcohol, cafeína y tabaco, y aditivos y preservativos contenidos en muchos alimentos. El ayuno, entonces, libera al organismo de la tarea usual de eliminar productos de desecho, para que concentre su energía en purificarlo. No obstante, muchos especialistas sostienen que no hay bases científicas para estimular a las personas a ayunar, porque no hay evidencia suficiente de que abstenerse de consumir alimentos equivale a limpiar el organismo.

Aun el ayuno modificado -la dieta de 800 calorías se ha convertido en blanco de críticas. Aunque puede derivar en una perdida de peso -hasta un kilo diario-, investigadores de la Universidad de Harvard han demostrado que las personas que pierden peso rápidamente, tienen una tendencia tres veces mayor a recuperarlo que aquellos que lo hacen gradualmente. Más aún, ayunos repetidos de siete días o más disminuyen el ritmo del metabolismo, lo cual determina que sea más difícil mantener un peso bajo o perder peso en futuras dietas.

Ayunar también puede causar cambios drásticos y peligrosos en la bioquímica del cuerpo. Cuando se disminuye el consumo de alimentos, la primera orden que recibe el organismo es asegurar un suministro constante de combustible (glucosa) al cerebro. Cuando las reservas de glucosa se agotan, el organismo compensa esa deficiencia convirtiendo las proteínas de los músculos (incluido el corazón), para llenar los requisitos de combustible. Esto causa la pérdida de tejido muscular, lo mismo que de sustancias esenciales como sodio, magnesio y potasio.

Las personas que recurren al ayuno como el último recurso para perder peso, lo que hacen es coquetearle a un demonio mucho más peligroso: la anorexia, un desorden alimentario relacionado con problemas emocionales. La clave está en el cambio de conducta y hábitos y esto sólo es posible en forma gradual y no en interrupciones gastronomicas abruptas.

Un ayuno de un solo día al mes es poco probable que cause daño. Pero, más de ese tiempo, la caída en los niveles de azúcar puede producir efectos secundarios como dolores de cabeza, desmayos, cólicos, náuseas e irritabilidad. Ayunos de una semana o más pueden derivar en condiciones más serias como arritmia cardíaca, cálculos renales. ataques de gota y, en casos extremos, hasta la muerte.

Un ayuno ocasional de un día, sin embargo, puede tener un resultado favorable, según se desprende de una reciente y controvertida investigación adelantada por la facultad de medicina de la Universidad de California. Una dieta baja en calorías -sostiene la investigaciónpuede extender la vida de roedores y otros animales entre un 20 y un 60 por ciento. Extrapolando los resultados a los humanos, procedimiento muy controvertido, los investigadores sostienen que si las personas reducen su peso ideal entre un 10 y un 20 por ciento, disminuyen la susceptibilidad al cáncer, la diabetes y las enfermedades cardiovasculares, y aumentan la expectativa de vida, dependiendo de la edad a la cual se empiecen a hacer los ayunos cortos y periódicos, y de qué tan fieles hayan sido para mantener su peso por debajo del ideal establecido.

A pesar de los riesgos, los médicos hacen una concesión: quienes se someten a ayunos de uno o dos días por razones físicas o sicológicas no corren ningún peligro. Pero como aun cortos períodos de abstinencia de alimentos le restan energía al organismo, se muestran contrarios al ayuno en los días de trabajo y sugieren disminuir los posibles efectos colaterales mediante la supresión de bebidas cafeinadas, alcohol y tabaco, y el incremento del consumo de carbohidratos complejos -pastas, granos, cereales, panesun día antes del ayuno. De esta manera, los carbohidratos se almacenan en los músculos para proveer energía y el cuerpo podrá utilizarlos como combustible por uno o dos días. Advierten además que siempre debe consumirse una dieta de por lo menos 800 calorías y agua en grandes cantidades. El ayuno, pues, no ofrece muchas perspectivas para quienes quieren perder peso seguro, y todavía la balanza no se ha inclinado a favor de la nueva y peregrina teoría de que puede ser una clave de la eterna juventud.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.