Miércoles, 7 de diciembre de 2016

| 1989/04/17 00:00

EL HUESO POROSO

Una nueva terapia arroja luces de esperanza en la prevención de la osteoporosis.

EL HUESO POROSO

A medida que aumentan las expectativas de vida, una sombra se cierne sobre las mujeres: la osteoporosis. Enfermedad que afecta a una de cada cuatro y que causa tal deterioro en los huesos, que un estornudo es suficiente para que se rompa una costilla.
Este progresivo debilitamiento de los huesos afecta principalmente a las mujeres después de la menopausia, cuando el nivel de la hormona llamada estrógeno disminuye. Aunque es una enfermedad que se conoce desde hace muchos años, sólo desde ahora se están realizando investigaciones que conduzcan a encontrar tratamientos que logren detenerla o incluso prevenirla. No en vano se sabe que con el aumento de la esperanza de vida, la mujer pasa una tercera parte de su vida en la etapa post-menopáusica. Y son muchas las mujeres que como resultado de esta enfermedad, pierden varios centímetros de estatura, desarrollan joroba olo que es peor quedan inválidas.
Los huesos se vuelven frágiles con la edad porque la capacidad del organismo para metabolizar el calcio y el fósforo se debilita. Hombres y mujeres transforman estos minerales en forma diferente y en el sexo débil el deterioro parece ser más rápido. A medida que el calcio desaparece del esqueleto, deja grandes espacios en la estructura del hueso que, en apariencia, se vuelve poroso.
Una dieta alta en calcio y otros nutrientes esenciales puede ayudar a prevenir la osteoporosis y la vitamina D y el ejercicio, estimulan la absorción del calcio. Sin embargo, los expertos saben que el asunto no es tan simple. Se sabe que para evitar la osteoporosis es esencial mantener el nivel del estrógeno. Hasta el momento se ha empleado una terapia hormonal para lograrlo, y algunos aseguran que es tan eficaz, que puede llegar a evitar el deterioro óseo. Sin embargo, esta terapia tiene numerosos efectos secundarios, entre los que se cuentan el incremento de peso, la inflamación de los senos, sangrado del útero y posiblemente un aumento en el riesgo de desarrollar cáncer del seno o del endometrio y enfermedades circulatorias.
Ahora, una nueva terapia arroja luces sobre la esperanza de prevenir la osteoporosis y de tratarla en forma simple, sin el uso de drogas. Investigaciones recientes, realizadas en Inglaterra, revelan que la osteoporosis podria ser no sólo detenida, sino reversible, mediante la utilización de suplementos de calcio. El suplemento utilizado se llama microcristaline hidroxapatite** (MCHC) que combina la forma natural de mineralización del calcio con fósforo y colágeno, la proteína que se encuentra en el cartílago del hueso, la piel, los tendones y los tejidos.
El MCHC es ahora la base de una innovadora aproximación integral que se le está dando a la osteoporosis y que combina el suplemento y las propiedades saludables de todo el espectro de la luz. Esta se puede obtener en forma de tubo, similar al de la luz fluorescente, y puede ajustarse a cualquier tomacorriente. El efecto es llevar la luz del sol a la casa o la oficina. La relación que esto tiene con la osteoporosis es que la luz del sol desencadena la producción de vitamina D en la piel que, a su turno, permite que el calcio de los alimentos sea absorbido y depositado en los huesos. Esta vitamina también aumenta la cantidad de magnesio extraido de la dieta diaria, el cual se necesita también para la absorción de calcio. En la terapia, el espectro de luz actúa como catalizador y por lo tanto, desempeña un papel significativo dentro del tratamiento, ya que la cantidad de calcio que se consuma no es lo importante, sino la cantidad de éste que el organismo sea capaz de absorber.
La vitamina D parece influir en todos los mecanismos conocidos, mediante los cuales el calcio puede ser absorbido. La deficiencia de esta vitamina se presenta especialmente entre las personas que ven muy poco la luz del sol. Una buena manera de que el organismo reciba esta vitamina son las caminatas bajo el sol, que permiten que el calcio se deposite en los huesos mediante la presión que el cuerpo ejerce sobre ellos.
Para quienes trabajan bajo techo todo el día o tienen pocas posibilidades de tomar el sol, la mejor alternativa para la terapia hormonal tradicional, podría ser una combinación de la nueva MCHC y los beneficios saludables de la luz del espectro total, que hasta el momento parecen ser los tratamientos más eficaces contra este mal que se ha convertido en el "talon de aquiles" del sexo débil.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.