Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

Ventana Modal

Este contenido se reemplaza via ajax por el del html externo.

×

×

| 7/18/1988 12:00:00 AM

EL MILAGRO ESTA POR VERSE

Con más pesimismo que optimismo, se reúne en Estocolmo la Conferencia Mundial del SIDA.

No es usual que las conferencias médicas se lleven a cabo en coliseos destinados a ferias comerciales, y eso es lo que ocurrió la semana pasada en Estocolmo. La explicación es que en ningún otro local hubiera cabido la Cuarta Conferencia Internacional sobre el SIDA, a la que asistieron nada menos que 7 mil participantes provenientes de los cuatro puntos cardinales del planeta, para escuchar la no despreciable cantidad de 3.200 conferencias sobre el tema. Si algo demostró tan impresionante reunión, fue el enorme interés que sigue suscitando el SIDA alrededor del mundo, máxime en cuanto aún es muy poco lo que se sabe en concreto sobre esa, la enfermedad del siglo.
Pero, a pesar del gran número de trabajos presentados, los organizadores fueron claros desde el principio en que no habría anuncios espectaculares en cuanto a curas milagrosas, y que en materia de vacunas, había menos optimismo que el año pasado en la reunión de Washington. Pero a pesar de todo se presentaron conclusiones de gran importancia:
.Un documento de dos páginas elaborado por el doctor Arthur Gottlieb, presidente de una pequeña compañía de biotecnología denominada Imreg Inc., anunció que, en un estudio de seis meses, la droga denominada Imreg-1,logró "disminuir significativamente" el riesgo de que unos pacientes que ya sufrían de "Complejo Sida" -una situación precursora del síndrome- desarrollaran el mal completamente.
Pero como es común en este tema, las reacciones variaron entre el optimismo desbordante y la total incredulidad. Un vocero de la autoridad norteamericana de drogas y alimentos -Food and Drug Administration- asumió la actitud usual de ese organismo: "Esperamos recibir los datos clínicos que sustancien las propiedades atribuidas a esa droga". Entre tanto, el doctor Gottlieb declaró que el estudio sobre los efectos de la droga se llevó a cabo en ocho centros médicos de los Estados Unidos sobre 158 pacientes, de los cuales 141 sufrían el complejo relacionado con el SIDA y los 17 restantes sufrían del sarcoma de Kapossi, una de las manifestaciones más comunes del síndrome. Dos tercios de los participantes fueron tratados con Imreg-1, un tercio recibió un placebo, y todos fueron observados durante seis meses. Como resultado, se encontró que el riesgo de desarrollar el SIDA fue cinco veces mayor en quienes no recibieron la droga.
.Pero si el reporte sobre una nueva esperanza farmacológica abrió alguna claridad sobre el futuro tratamiento del SIDA, algunas conclusiones alcanzadas por separado en distintos países trajeron consigo mayor confusión sobre el modo como el SIDA se comporta desde el punto de vista epidemiológico. Según investigadores de los Estados Unidos, Bélgica, Canadá, Kenya, Suecia y Alemania Federal, existen variaciones marcadas en la forma como cada individuo trasmite el virus o es contagiado por él. Las conclusiones plantearon nuevas preguntas, sin solución todavia, sobre la posible existencia de varios tipos de respuesta individual a las diferentes clases de virus que existen, en relación con su contagio por vía sexual.
En un trabajo presentado a nombre de la Universidad de Berkeley, la doctora Nancy Padian dijo que "hay clara evidencia de que algunas personas adquieren el virus HIV simplemente con algunos contactos mientras otras son mucho más resistentes y no quedan afectadas a pesar de numerosas relaciones". La doctora Padian basó sus conclusiones en un estudio comparativo entre compañeras sexuales de hombres infectados, que quedaron contagiadas después de menos de cien relaciones sexuales, frente a otras que solamente adquirieron el virus tras más de mil relaciones de ese tipo. Lo que se deduce de allí, según la doctora Padian, es la necesidad de estudiar los diferentes tipos de virus que atacaron a los varios pacientes, la cantidad encontrada en cada uno de ellos y su susceptibilidad a la invasión viral.
Por su parte, los investigadores suecos presentaron el caso de un hombre que repartió el virus a solamente cinco de sus siete compañeras sexuales, de las cuales sólo dos contagiaron a su turno a otros individuos. Lo interesante de estos casos es además que la única causa de contagio fue el contacto sexual vaginal y no homosexual.
Sin embargo, en este aspecto los resultados más significativos fueron los presentados por las universidades de Manitoba en Canadá y Nairobi en Kenya, por un lado, y por los investigadores de la República Federal de Alemania, por el otro. En el primer caso, el doctor W. Cameron informó sobre un estudio de 85 hombres que sostenian relaciones con prostitutas en Nairobi. La conclusión que se sacó fue que los hombres no circuncidados o que tenían úlceras genitales eran mucho más propensos a adquirir el contagio que los demás. En cuanto a la investigación alemana, se encontró evidencia de que sostener relaciones con un número elevado de mujeres es mucho más peligroso que tener contactos frecuentes con una que se sepa infectada. Lo que los investigadores dedujeron es que un gran número de compañeras sexuales incrementa los riesgos de que se encuentre a alguien que sea un trasmisor de gran eficiencia.
.Si bien aún no hay mayores esperanzas de conseguir una cura definitiva para el sindrome, la conferencia examinó algunos trabajos relacionados con el tratamiento de las enfermedades que se producen a raíz de la baja de defensas del organismo, como la neumocytis carini, que es la líder como causa inmediata de la muerte de pacientes de SIDA. En este aspecto un aerosol de pentamidina resultó la estrella, cuando investigadores de la Universidad de San Francisco informaron de pruebas exitosas en pacientes cuya condición había avanzado considerablemente. La clave del anuncio no fue la droga en sí, que ya lleva varios años de haber sido desarrollada, sino su administración mediante un aerosol finisimo que hace llegar pequeñas gotas del fármaco a los también pequeños sacos de aire en los pulmones conocidos como alvéolos. Esta forma de terapia fue inventada para los pacientes de SIDA, porque éstos no toleran la inyección con que se administra normalmente -les puede producir abscesos y bajas de la presión arterial, así como baja del nivel de azúcar en la sangre- y porque brindaba la posibilidad de ser administrada en casa.
Se trata del primer reporte documentado sobre el éxito de ese tratamiento, el que se atribuyó a la calidad de la nebulización del aerosol norteamericano, mientras curiosamente la delegación británica presentó un trabajo en el que no recomienda el uso de la pentamidina por resultar inocua, aunque concedió que tal vez el problema estaba en la calidad de su nebulización, que por permitir gotas más grandes no tenía la capacidad de hacer llegar la droga a su destino.
.Pero pocos fueron los trabajos que revelaron alguna esperanza de encontrar una vacuna contra el síndrome. Uno de los que al menos trajo un débil rayo fue el presentado por el Centro de Investigación de Primates de Nueva Inglaterra, que informó sobre investigaciones llevadas a cabo en macacos. El equipo usó una vacuna hecha mediante el virus SIV, que produce una situación parecida al SIDA en esa especie. Los investigadores dijeron que uno de los dos monos inmunizados que luego fueron inyectados con el virus sobrevivió durante 315 días sin haber dado muestras de haber resultado infectado. El alentador anuncio fue opacado por la aclaración de que otros ejemplares inyectados sobrevivieron en forma muy dispareja y además, en un estudio anterior se había observado que la vacuna no resultaba efectiva cuando los animales eran inyectados con grandes cantidades del virus. Pero los resultados preliminares del nuevo trabajo llevaron a los investigadores a comenzar un nuevo experimento, sobre la creencia de que han demostrado que la vacuna contra el SIDA es "teóricamente posible".
Pero en lo que sí no parece haber mayor esperanza es sobre la situación de los portadores asintomáticos -aquellos que aunque están infectados no muestran síntomas de la enfermedad. Por lo que se sabe, la gran mayoría tarde o temprano desarrollará el SIDA en toda su gravedad, y el paso del tiempo parece demostrar que finalmente todos, el 100%, resultarán afectados. Como se ve, en materia de SIDA unas son de cal y otras son de arena, pero la balanza sigue inclinándose más hacia el pesimismo que hacia el optimismo.


¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 1855

PORTADA

Exclusivo: la verdadera historia de la colombiana capturada en Suiza por ser de Isis

La joven de 23 años es hoy acusada de ser parte de una célula que del Estado Islámico, la organización terrorista que ha perpetrado los peores y más sangrientos ataques en territorio europeo. Su novio la habría metido en ese mundo.